, Un emblema en toda regla: la peineta de Aznar, Club del Lenguaje no Verbal

Fuente: elperiodico.com

Foto: EFE

Una de las clasificaciones más interesantes realizadas por Paul Ekman a lo largo de sus númerosos años de estudio y publicaciones en el ámbito del lenguaje no verbal es la de los gestos en tres tipos: los emblemas, las ilustraciones y las manipulaciones.

Los emblemas son signos realizados con el cuerpo que tienen un significado concreto en una cultura concreta. Por lo general se hacen de manera intencionada, pero en ocasiones pueden ser realizados de manera inconsciente. Cuando se pretende hacer de manera consciente, este signo será muy marcado y evidente. Cuando el signo se realice de una manera velada o parcial, estaremos ante una realización inconsciente. Además, el emblema realizado de manera consciente se le presentará claramente al interlocutor, ya que lo que pretendemos, es sustituir el lenguaje verbal y nuestra intención es que nos entiendan a través de ese signo. Si es un emblema inconsciente no se lo presentaremos a nuestro interlocutor de una manera clara, será como decirnos a nosotros mismos lo que nos gustaría decirle a él. La realización de este tipo de signos de manera inconsciente será un fiel reflejo de que la persona intenta ocultar parte del mensaje.

Las ilustraciones son un conjunto de gestos que intentan subrayar y amplificar el mensaje verbal. Habitualmente se realizan con las manos, pero también podemos enfatizar el mensaje mediante el uso de los músculos faciales y en menor medida del resto el cuerpo. El uso de las ilustraciones dependerá de cada individuo, siendo lo verdaderamente importante para nosotros la variación que se produzca de dicho uso durante el discurso. Una persona que no utilice este tipo de indicadores no verbales y en un momento concreto del discurso aparezcan, estará demostrando que, en ese momento concreto, presenta un incremento emocional.

Las personas utilizamos las ilustraciones cuando nos resulta difícil encontrar la manera de explicarnos verbalmente o cuando creemos que a nuestro interlocutor le costará entender lo que estamos diciendo. Bajo nuestro punto de vista, estos indicadores serán muy importantes en el discurso político, por su carácter visual, porque pueden ayudar a que el mensaje sea entendido por un público heterogéneo y porque demuestra el compromiso del político con el contenido de su discurso. Cuando una persona demuestra un entusiasmo o interés que realmente no siente, lo expresará verbalmente pero no irá acompañado de ilustraciones. Éste será el principal indicador de engaño mostrado a través de las ilustraciones. Cuando una persona mide sus palabras no aparecen tantas ilustraciones, ya que su discurso verbal está excesivamente pasado por el filtro de la razón. Cuando impartimos sucesivamente el mismo discurso, en las primeras ocasiones aparecerán más ilustraciones que en las sucesivas ya que conforme nos acostumbremos a repetirlo la carga emocional disminuirá drásticamente. Este punto será también importante en el discurso político.  Cuando se repite sucesivamente el mismo discurso deberá prestarse especial atención a no disminuir la carga emocional aplicada a éste para conseguir transmitir siempre con la misma intensidad.

Las manipulaciones (Ekman 1992) serán aquellos movimientos en los cuales una parte del cuerpo «masajea, frota, rasca, agarra, pincha, estruja, acomoda o manipula de algún otro modo a otra parte del cuerpo». Este tipo de indicadores pueden ser breves o prolongarse durante una buena parte del discurso. Las de tipo breve parecen indicar alguna acción concreta como rascarse alguna parte del cuerpo y las más prolongadas parecen no tener finalidad alguna. Este tipo de indicadores puede extenderse también a los objetos que la persona tenga a su alcance. Se interrumpen o disimulan cuando la persona se percata de que está siendo observada. Cada individuo tiene su manipulación favorita. Las manipulaciones aumentan ante la presencia de emociones negativas, siempre y cuando la persona se encuentre en una situación formal tal y como nos ocupa en este análisis. En ambientes familiares y gran confianza las manipulaciones pueden ser un signo de relajación. Según Ekman (1992) los sujetos que muestran muchas manipulaciones son considerados mentirosos, independientemente de que éstos diga la verdad o no.

Como indicamos en el título del post, Aznar nos ofreció el pasado diecinueve de febrero un emblema consciente en toda regla. Un gesto utilizado como sustitución de un mensaje verbal.

.

Rafael López Pérez – Socio director PotenZiaT – Director Club Lenguaje No Verbal

.

NOTA: El presente artículo es un artículo de opinión. La interpretación de la Comunicación no Verbal debe ajustarse a dos reglas fundamentales: intepretar los gestos como parte de una “frase” , es decir, de manera correlativa, e intepretar los gestos en función del contexto. Cuando analizamos una fotografía estamos carentes, en cierto modo, del contexto y la correlación de gestos. Ello puede inducirnos a error. En cualquier caso, tan solo pretendemos que éste sea un ejercicio de decodificación de los mensajes subliminales que a nivel subconsciente podemos enviar y recibir a través del lenguaje no verbal. Siempre con el objetivo último de difundir la importancia de la Comunicación No Verbal entre nuestros lectores.