Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Vocal Fry May Undermine the Success of Young Women in the Labor Market”, de los autores Rindy C. Anderson, Casey A. Klofstad , William J. Mayew y Mohan Venkatachalam, de la Universidad de Duke y la Escuela de Negocios Fuqua, que analizan cómo influye el uso del «vocal fry» en la imagen trasmitida a los demás. 

El vocal fry (o «voz rasgada» en español) se refiere a un tipo de voz caracterizado por vibraciones irregulares e intermitentes de las cuerdas vocales. Se produce mediante un cierre de los pliegues vocales estando éstos relajados, permitiendo así que el aire «burbujee» al pasar entre ellos y produciendo un sonido de frecuencia muy baja. Podemos aquí ver un ejemplo de a qué sonido nos estamos refiriendo y cómo es una forma de hablar cada vez más popular entre las jóvenes.

Hay quien afirma que esta forma tan particular de hablar es una forma de hacer parecer el tono de voz propio más bajo, ya que es el tipo de voz que se percibe como más fuerte y dominante. Es decir, que se utilizaría como un método de mostrar seriedad, inteligencia y determinación. Sin embargo, otras corrientes consideran esta moda como algo desagradable, que muestra a la persona como inmadura y maleducada, ya que en cierto modo la voz suena como si la persona estuviera aburrida.

Ante la falta de cohesión entre los distintos puntos de vista se llevó a cabo esta investigación, que busca analizar cómo se percibe realmente a las jóvenes que hablan con voz rasgada de cara a su perfil profesional. Para ello, se utilizó la voz de siete mujeres jóvenes de entre 19 y 27 años y siete varones jóvenes de entre 20 y 30.  Fueron grabados diciendo la frase “gracias por considerarme para esta oportunidad”, tanto en su tono de voz normal como con la voz rasgada.

El experimento se llevó a cabo en línea a 800 oyentes (400 hombres y 400 mujeres). Para maximizar la validez externa, se dividió a la muestra en tres grupos de edad: 18-33 (n = 265, 133 mujeres y 132 hombres), 34-50: (n = 268, 134 mujeres y 134 hombres) y 51-65 (n = 267 133 mujeres y 134 hombres). Aleatoriamente se les asignaba analizar las voces de los hombres o de las mujeres (sólo uno de los dos tipos para evitar saturación). Se oían las dos voces de cada persona, presentadas en orden aleatorio, y se pedía posteriormente que juzgaran cuál de las dos percibían como más educada, competente, confiable, atractiva y a cuál de las dos contratarían. Una vez evaluado todo esto se pasaba al siguiente par de voces y así sucesivamente.

Los resultados muestran que las mujeres que hablan con voz rasgada o vocal fry son vistas como menos competentes, menos educadas, menos fiables, menos atractivas y son menos contratables laboralmente. Además, esas percepciones eran aún más fuertes cuando el interlocutor era otra mujer. A nivel general, la voz rasgada era percibida negativamente en ambos sexos, por ambos sexos y en cualquier franja de edad por parte del oyente.

Por lo tanto, de cara a una entrevista de trabajo o incluso en cualquier entrevista o conversación en la que uno quiera parecer competente o mostrarse educado debe evitarse el uso de la voz sesgada y hablar en nuestro tono de voz natural, sea el que sea. De lo contrario, no sólo empañaremos nuestra propia imagen, ofreciendo una peor versión de nosotros mismos, sino que además, ¿quién querría hablar con alguien que parece aburrido de escucharle?