Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Cultural Similarities and Differences in Emblematic Gestures”, de los autores David Matsumoto y Hyisung C. Hwang, de la San Francisco State University, que analiza las similitudes entre los gestos simbólicos de diferentes culturas.

Los gestos representan una parte importante de la comunicación no verbal de los seres humanos, y en los últimos años muchas han sido las investigaciones realizadas sobre los mismos. Representando un elemento complementario a nuestra capacidad comunicativa, no es de extrañar que así sea. Los gestos nos permiten ilustrar nuestro discurso, transmitir ideas más o menos complejas, y modular el significado de nuestra comunicación verbal.

Hay muchos modos de clasificar los gestos. Sin embargo, la mayor parte de las clasificaciones suelen dividirlos en dos grandes grupos: aquellos que se utilizan durante el discurso verbal (también conocidos como gestos coverbales), y aquellos que se utilizan sin llevar a cabo comunicación verbal alguna (los llamados gestos emblemáticos o simbólicos). Cada cultura suele tener ciertos gestos asociados a sus creencias o su estilo de comunicación, ya sean de un tipo o de otro. Sin embargo, ¿Podríamos llegar a encontrar gestos cuyo significado trascendiera de lo meramente cultural? ¿Existen gestos simbólicos generalizados entre las culturas? Esa es la pregunta que da lugar a esta investigación.

Para poder comprobar la hipótesis sobre la generalización cultural de los gestos simbólicos, llevaron a cabo un listado con palabras o expresiones básicas que pudieran resumirse en gestos, todos de distintas culturas. Una vez con este listado, solicitaban a alguien de esta cultura que llevasen a cabo los gestos frente a individuos de su misma cultura. Si estos eran capaces de entender su significado, este gesto era seleccionado para ser presentado ante otras culturas.

Este proceso de selección, cribado y presentación a miembros de las distintas culturas dio lugar a dos grandes bloques de resultados. En primer lugar, se encontró que, como era de esperar, una gran parte de los gestos variaban según la cultura en la que tuvieran lugar. Esto se debía a tres razones esenciales: que el mensaje tuviera distintos emblemas o símbolos según la cultura (los gestos específicos para los insultos, por ejemplo), que el emblema o símbolo tuviera distintos significados (por ejemplo, el símbolo de hacer un anillo con el pulgar y el índice y levantar los otros tres dedos puede significar “vale”, “ok”, pero también “dinero”), o que el símbolo o emblema exista exclusivamente en una cultura concreta (por ejemplo, el mensaje de “disculpa” solo existe en ciertas zonas de Asia). En segundo lugar, sin embargo, se encontraron ciertos gestos que tenían significados comunes interculturalmente, siendo la mayor parte de ellos gestos transmisores de mensajes muy básicos (“sí”, “no”, “no lo sé”).

¿Cuál es la conclusión que los autores destacan de estos resultados? Que si bien la cultura influye en la creación de gestos simbólicos propios de cada tipo de sociedad, las constantes guerras, migraciones, y la cada vez más evidente globalización (entre otros fenómenos) provocan que cierto tipo de gestos se estén universalizando,  lo cual a su vez puede ser representación de que las primeras transmisiones a nivel cultural entre dos grupos distintos suelen comenzar con elementos básicos (como en este caso, mensajes con un significado verbal muy simple), para ir posteriormente adquiriendo elementos más complejos a nivel de significado. Existen, por tanto, gestos simbólicos comunes entre las distintas culturas, los cuales muy probablemente sean fruto de un lento pero inexorable proceso de unificación comunicativa de las mismas.