, Reconocimiento de la emoción, locus de control y dificultades emocionales y conductuales en niño. Club de Lenguaje No Verbal, Club del Lenguaje no Verbal

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal esta semana presentamos el artículo “The Association of children’s locus control orientation and emotion recognition abilities at 8 years of age and teacher’s rating of their personal and social difficulties at 10 years” de Nowicki, Bliwise y Joinson. En este artículo nos hablan de la relación entre los problemas de reconocimiento de las emociones en la expresión facial, la orientación del locus de control y los problemas conductuales y emocionales en niños.

En el presente estudio se hipotetizaba que los niños de ocho años que son menos exactos en el reconocimiento emocional de rostros y voces, cuyo locus de control sea externo y que sean de sexo masculino, tendrán más posibilidades de que sus maestros los señalen como que tienen mayores dificultades emocionales y conductuales a la edad de diez años.

La muestra se obtuvo del Estudio Longitudinal de Avon para Padres e Hijos (ALSPAC) que era un estudio prospectivo de cohorte de nacimiento basado en la población y diseñado para investigar la interacción del medio ambiente y el genotipo en la salud y el desarrollo de los niños. Se mantiene el contacto activo con unos 10.000 niños de la región de Avon (suroeste de Inglaterra) que nacieron entre 1991 y 1992.

La información sobre el reconocimiento de la expresión fácil se recogió basándose en el Análisis de Diagnóstico de Precisión No Verbal 2 (DANVAC 2), en el cual había pruebas de rostros y de voces de niños. La de rostros constaba de 24 fotografía de caras de niños, cada rostro mostraba una de las siguientes emociones: miedo, felicidad, tristeza e ira. Las imágenes eran a color de niños y niñas en edad escolar, cada una de ellas se mostraba durante dos segundos. Después el niño tenía que identificar la emoción que se mostraba. Las imágenes incluyen tres estímulos de alta intensidad y tres de baja intensidad para cada emoción. La prueba de voces eran 24 grabaciones donde los niños decían la frase: “Voy a salir de la habitación, pero volveré más tarde”. Las emociones representadas eran la felicidad, la tristeza, la ira y el miedo, mostraba tres estímulos de alta intensidad y tres de baja intensidad para cada emoción.

Para medir el locus de control se utilizó la versión inglesa de la Escala de Control Interno – Externo de Nowicki y Stickland (CNSIE). Una persona que obtenga la calificación de “interno” tiene más resultados donde los eventos están bajo su control que una persona “externa”.

Se utilizó el WICS – II para evaluar la función cognitiva, que era la versión más actualizada de la Escala de Inteligencia para niños e Wecksler. Se usó una versión corta ya que se utilizaban solo los elementos aleatorios, excepto en la prueba de codificación que se usó entera.

Los profesores completaron el Cuestionario de Fortalezas y Debilidades (SDQ) que es una prueba muy utilizada en salud mental de niños y adolescentes. Mide cuatro constructos de salud mental: dificultad de atención/ hiperactividad, problemas de conducta, síntomas emocionales y comportamiento prosocial. Cada uno de ellos se mide a través de cinco ítems calificados con una escala de Likert de tres puntos. Cada constructo se valora del 1 al 10 siendo la puntuación más alta la que indica graves problemas de salud y un comportamiento prosocial más bajo.

La literatura previa sugiere que las habilidades de procesamiento no verbal son importantes para el bienestar de los niños y niñas, pero existen diferencias de género para estas habilidades, así como para los problemas emocionales y de comportamiento que se experimentan. Los resultados de este estudio son consistentes con la literatura previa, ya que se encuentra diferencias en el número total de emociones y de comportamientos. Los maestros informaron de un número mayor de problemas en los chicos que en las chicas y de un locus de control externo mayor en niñas que en niños. Además, los chicos tenían más errores en el reconocimiento de caras felices, voces tristes, caras enfadadas y voces con miedo, mientras que las niñas tuvieron más errores en el reconocimiento de las voces felices.

El coeficiente intelectual verbal, el género, la cantidad de errores de reconocimiento de la emoción en los rostros tristes, enfadados y con miedo y el locus de control surgieron de los análisis como predictores estadísticamente significativos de las dificultades emocionales y los problemas conductuales.

Para evaluar si los errores en la identificación de emociones en caras y voces reflejaban un sesgo específico o se distribuían de forma más aleatoria, los análisis se repitieron con un enfoque en un patrón específico de errores. Estos análisis revelaron efectos principales estadísticamente significativos para clasificar incorrectamente las expresiones como felices, tristes o temerosas a los ocho años en relación a un mayor número de calificaciones por parte de los profesores de tener problemas emocionales y conductuales a los diez años. También fueron factores predictivos de estos problemas el CI verbal, el género y el locus de control externo.

Por tanto, como se había hipotetizado los niños que fueron menos precisos en la identificación de emociones tuvieron más dificultades según las evaluaciones de sus profesores. Esto es así porque para un buen funcionamiento los niños necesitan saber como se sienten sus compañeros y las expresiones faciales son una buena fuente de información. Aquellos niños que tengan dificultades en el procesamiento de las caras tendrán mayores dificultades a la hora de hacer amigos que es un objetivo importante en esa etapa de la vida. Los niños tuvieron más errores en el reconocimiento de la ira que las niñas, aunque no mostraban un sesgo de atribución errónea hacía esa emoción. Los errores con las caras enfadadas se asociarán con dificultades emocionales y de comportamiento social, ya que no identificar bien esa emoción aumenta las posibilidades de dificultades sociales. El reconocimiento de la voz se presentó como menos importante ya que los niños dependen más de lo que ven que de lo que escuchan.

En relación al locus de control mostraron más problemas aquellos que tenían uno externo. La existencia de una fala de conexión entre el comportamiento y los resultados interfieren con que los niños aprendan de sus malos comportamientos. Además, hace menos probable que persistan en alcanzar una meta o en que acepten la responsabilidad de sus acciones o en la recopilación de información, ya que ven los resultados como productos de la suerte o del destino. El poseer un locus externo está asociado a resultados negativos de personalidad, sociales y emocionales.

Como se había hipotetizado los maestros señalaron que presentarían más dificultades los niños que las niñas. Estos resultados hay que tomarlos con cautela porque la mayor parte de los maestros son mujeres. Las maestras pueden ser más propensas a ver el comportamiento típico de los niños como un mal comportamiento en niños varones. Además, también puede ser que los malos comportamientos más visibles en el aula sean los de los niños ya que las niñas suelen enfocar esos problemas a su interior y no hacerlos tan visibles.

En conclusión, los niños varones de ocho años que eran peores en el reconocimiento de las emociones y tenían un locus de control externo eran calificados como poseedores de mayores dificultades emocionales y conductuales por sus profesores a los diez años. No se encontraron interacciones entre los tres factores predictivos y los resultados. Los efectos fueron aditivos y no condicionales.

Las intervenciones para mejorar las habilidades de reconocimiento de emociones y para guiar el aprendizaje apropiado de los niños en la orientación del control pueden ayudar a reducir el número de dificultades en el colegio. Los ejercicios enfocados en grupos pequeños en la lectura de expresiones faciales durante seis semanas mejoraron la capacidad de los niños para identificar la emoción en las caras de adultos y niños. Se requiere una investigación más profunda en este aspecto al igual que en comprobar si se puede realizar una intervención para volver más interno el locus de control.