, Modelo integrador de formación de las impresiones (II). Club de Lenguaje No Verbal., Club del Lenguaje no Verbal

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal esta semana concluimos el artículo “Making Sense of Other People’s Encounters: Towards an Integrative Model of Relational Impression Formation” de Quadflieg y Westmoreland. En este artículo nos proponen el Modelo Integrativo de Formación de Impresión Relacional (IMRIF) que nos habla de cómo nos formamos las impresiones sobre los demás en nuestros encuentros diarios.

El Modelo Integrativo de Formación de Impresión Relacional (IMRIF) tiene como objetivo principal comprender y predecir las propiedades psicológicas de las impresiones basadas en encuentros. Se basa en que una tercera persona que presencia un encuentro entre dos o más personas es capaz de generar impresiones relacionadas con la naturaleza de las relaciones que mantienen, cosa que no sería posible sí sólo observasen a una de ellas. Principalmente se centra en aquellas relaciones de dos personas que se producen debido a las obligaciones sociales que tenemos. Lo que busca es identificar los atributos psicológicos fundamentales que determinan la formación de las impresiones, como son la precisión, el consenso y la funcionalidad.

El IMRIF postula que la variación de la precisión se vincula a cuatro tipos de atributos psicológicos que son los atributos de contenido, los atributos de destino, los atributos de los receptores y los atributos de contexto.

Se ha reconocido que las impresiones sobre el tipo de relación que mantienen dos personas son más precisas que las que se forman en relación a la calidad de esta relación. Esto confirma que la variación de las propiedades psicológicas depende de los atributos de contenido. Estos atributos que están relacionados con el tema de la impresión.

También se cree que la variación de la funcionalidad está determinada por los sentimientos. Las impresiones espontáneas basadas en el encuentro están acompañadas por respuestas afectivas rápidas, como la ansiedad, el disgusto, la admiración o la calidez. Estas respuestas afectivas pueden guiar las propias intenciones o acciones de los preceptores, por ejemplo, se comprobó que los encuentros que generan admiración son propicios para el aprendizaje social observacional. El IMRIF cree que la distinción entre las respuestas cognitivas y afectivas de los preceptores frente a los encuentros de otras personas puede ser muy relevantes en relación a la funcionalidad.

Aún queda por investigar y establecer una taxonomía clara basada en evidencia que sirva para describir impresiones basadas en el encuentro con respecto a su precisión, consenso y funcionalidad.

Los encuentros sociales pueden variar mucho en término de atributos objetivos visuales. También está claro que hay algunos atributos que influyen más que otros, como pueden ser el lugar donde se produce, en grado de similitud interpersonal, el nivel de comunicación directa, o su lenguaje no verbal.

De la comunicación no verbal se extraen mucha información relacionada con la proximidad física de las personas a través de su grado de contacto visual, su contacto interpersonal, alineación postural, alienación facial, sincronía de movimiento, coordinación de acciones… pero todavía no queda claro como usan los preceptores utilizan esta información para formar sus impresiones.

También se ha observado que diferentes observadores pueden llegar a conclusiones distintas de un mismo encuentro. Hay personas que son mucho más precisas que otras en sus impresiones. Esto es debido a que las propias experiencias y expectativas interpersonales de los observadores juegan un papel influyente a la hora de formar sus impresiones sobre un encuentro. Por ejemplo, las personas que tienden a la evitación (con poco deseo de buscar apoyo en los demás) juzgan como menos favorables los encuentros positivos que las personas con una evitación más baja.

Además, se ha descubierto, aunque habría que seguir investigando, que las personas que padecen esquizofrenia y trastorno del espectro autista formulan impresiones menos precisas y consensuadas. Las personas con esquizofrenia están menos atentas a las caras o la orientación corporal cuando observan un encuentro. Las personas que padecen un trastorno del espectro autista están incapacitadas para extraer marcadores visuales de compromiso no verbal y tienen dificultades para comprender los motivos sociales que guían las interacciones.

Hay que destacar el papel importante de los atributos del receptor en la formación de impresiones basadas en el encuentro. Específicamente destacan la edad, la salud mental, el género, la personalidad, las actitudes sociales y el estado emocional.

Los atributos menos estudiados han sido los de contexto, que son, aquellos relacionados con las circunstancias situacionales bajo las que se producen las impresiones. Los más estudiados han sido el método de exposición, la duración de la exposición y el punto de vista. El método de exposición hace referencia al medio a través del cual los preceptores pueden presenciar en encuentro entre otras personas, como puede ser en vivo, a través de un video, de una fotografía, de un dibujo o una pintura… No queda claro cómo afectan ya que, por ejemplo, se ha comprobado que observar un acto racista en video genera más angustia que verlo en directo, por tanto, este punto requiere más investigación.  Igualmente, no está claro el efecto de la duración de la exposición. En relación al punto de vista se ha comprobado que es más fácil de analizar la persona que inicia la acción cuando se encuentra en el lado izquierdo que cuando se encuentra en el derecho.

Este modelo presenta limitaciones, a pesar de que identifica cuatro atributos principales todavía no es capaz de explicar como influyen cada uno de ellos en la formación de impresiones.