, La expresión facial y las redes sociales, Club del Lenguaje no Verbal, Club del Lenguaje no VerbalEstimados amigos del Club del Lenguaje no Verbal. En esta ocasión, nos hacemos eco de la investigación llevada a cabo por Piortr Szarota del Instituto de Psicología de la Academia de Ciencias de Polonia. El autor analiza las diferencias interculturales en la preferencia por poner como fotografía en las redes sociales una expresión de alegría frente a la preferencia de poner una expresión de seriedad. Para ello, analiza 2000 fotografías de 10 países diferentes, las cuales fueron publicadas en Windows Live Messenger. Estudios anteriores a esta investigación reflejan diferencias significativas en casos como el de situar la fotografía en una demanda de empleo. En este caso hombres y mujeres sonreían más si el puesto de trabajo a cubrir era de baja categoría que si el puesto cubrir era de alta categoría. A priori, la expresión de alegría es comunicativa de un deseo de afiliación o de sumisión. La investigación sugieren que se puede confiar más en una persona sonriente que en una que no lo es. Igualmente diferentes investigaciones reflejan que la sonrisa y la risa favorecen la formación de relaciones de cooperación.

Por otro lado es importante tener en cuenta que las diferencias culturales influirán en la expresión emocional en función de determinadas normas sociales. Independientemente de que la expresión facial de las emociones básicas sea universal, sociedades como por ejemplo la japonesa, marcan que, ante la presencia de otras personas, no es correcto expresar una emoción y, por tanto, la reprimirán. Pero no sólo las condiciones culturales afectarán a la expresión facial. Por ejemplo, antes de la caída del muro de Berlín, se midió la expresión y la postura de diferentes trabajadores mientras tomaban cerveza en los bares, tanto de un lado del muro como del otro. El resultado ofreció que los trabajadores de la parte occidental sonreían mucho más y mantenían una postura mucho más erguida que los trabajadores de la parte oriental.

Por ello, Szarota se plantea estudiar las diferencias entre las fotografías de personas de Europa del este y las fotografías de personas de la denominada Europa occidental, mediante el primer estudio que analiza fotografías seleccionadas por cada persona de manera individual como su foto de perfil de la red Windows Live Messenger. Los resultados mostraron una clara diferencia entre las fotografías de ambos grupos, mostrando las personas de la Europa occidental una marcada preferencia por mostrar una sonrisa en las fotos, ocurriendo lo contrario en los antiguos países comunistas. Una primera explicación que aporta el autor sería la existencia de menores índices de felicidad y satisfacción por la vida registrados por las personas de este último grupo. Una segunda explicación que aporta el autor es la posibilidad de que la cultura de los países de Europa del este influya en la asertividad, afectividad y desconfianza de sus habitantes. Una tercera explicación, radicalmente diferente, vendría dada por la cultura de la sinceridad que marcaría que una sonrisa sólo debe ser mostrada cuando realmente se siente, dándose en los países del este una menor presencia de la sonrisa social.

Por último, el autor concluye que existe una considerable mayor presencia de sonrisa en las fotografías de mujeres que en las fotografías de hombres, lo cual podría venir justificado por las diferencias de roles sociales que aún en la actualidad existen entre hombres y mujeres.