Amigos del Club de Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo “The effect of cognitive load on nonverbal behavior in the cognitive interview” de Frosina p., Logue M., Book A., Huizinga T., Amos S. y Stark S. (2018), en el cual se analiza el efecto de la carga cognitiva como productora de cambios en el comportamiento no verbal (CNV) a la hora de mentir y decir la verdad.

En la detección de la mentira se consideran varias señales no verbales como indicadoras del engaño y/o de la verdad. Sigue habiendo ciertas discrepancias sobre el valor de algunas, como mirar a los ojos o el parpadeo. También hay dudas sobre la causa y el significado de algunos gestos, como los movimientos de manos o el uso de ilustradores. ¿Cuál es la solución?

Los autores del estudio hacen hincapié en la necesidad de tener en cuenta las diferencias individuales en el análisis del CNV. Por esa razón, incluyen en su estudio una variable con posible impacto en la relación entre carga cognitiva y los cambios (o ausencia de ellos) en el CNV: los rasgos psicopáticos. Se espera que los sujetos con rasgos psicopáticos y que mienten muestren señales no verbales distintas a los que también engañan, pero no presentan estos rasgos.

El aumento de la carga cognitiva, una herramienta clave en la entrevista cognitiva, puede exagerar y, por tanto, sacar a la luz las diferencias entre mentirosos y sinceros. La razón es que para mentir hay que utilizar más energía mental para crear y mantener consistencia en una historia que no es real. Si se aumenta la carga cognitiva se quitan recursos para seguir con una mentira de manera eficiente.

Este estudio tiene el objetivo de examinar si los cambios en el CNV durante la entrevista cognitiva son consistentes con 3 posibles causas: aumento de la ansiedad, aumento de la carga cognitiva o ambas. Además, se predice que los rasgos psicopáticos se relacionarán con cambios en la expresión de señales no verbales cuando se introduce carga cognitiva.

El diseño del estudio consiste en dos condiciones: veracidad y falsa coartada. Participan 150 estudiantes asignados de manera aleatoria a cada condición. Ambas condiciones implican jugar Connect Four (Conecta 4/ 4 en Línea) y siempre juegan un participante y un investigador (I1). Mientras juegan, el investigador habla de diversos temas cotidianos. Después de 7 minutos, un segundo investigador (I2) entra en la sala (tiene su escritorio ahí), recoge un libro y se va. Juegan 5 minutos más, después de lo cual el I1 sale a hablar por teléfono. Cuando vuelve, el juego continúa y 3 minutos más tarde I2 vuelve a la sala para recoger su cartera del escritorio. Cuando la abre reclama que le faltan 10$. El I1 le cuenta que el participante ha estado muy poco tiempo solo en la sala. El I2 va a pedir ayuda a un tercer investigador (I3) para dilucidar qué ha pasado. Por último, el participante es interrogado por el I3 y antes de la entrevista se le informa de que recibirá 10$ si consigue convencer al I3 de su inocencia.

Lo anteriormente descrito representa la condición de veracidad. En la condición de falsa coartada ocurre exactamente lo mismo, excepto que a los participantes se les informa de todo lo que va a pasar, se les pide que roben los 10$ y se les instruye en la construcción de una coartada. Si consiguen convencer al I3 de su inocencia, pueden quedarse los 10$.

Como variables dependientes se miden los rasgos psicopáticos (Self-Report Psychopathy Scale: Version III, SRP-III; Williams, Nathanson & Paulhus, 2003) y se registra la frecuencia por minuto de varias señales no verbales: parpadear, gestos repetitivos, movimientos del tronco y la mirada directa (a los ojos). El aumento de la frecuencia de estas señales no verbales se considera como resultado del aumento de la ansiedad. En cambio, la disminución de la frecuencia de estas se considera como resultado del aumento de la carga cognitiva.

Se dan cinco fases en la entrevista cognitiva: línea base, contar la historia cronológicamente, contar la historia en orden inverso, volver a contarla cronológicamente y un reto. Se graban tanto las condiciones experimentales como las entrevistas.

Se encuentra apoyo para cambios provocados por la carga cognitiva. Con el aumento de la carga cognitiva la frecuencia de los gestos repetitivos disminuyó. La frecuencia del parpadeo aumentó a medida que la entrevista progresó, por lo que podría estar relacionado con un aumento de la ansiedad. Los movimientos del tronco no mostraron cambios con el incremento de la carga cognitiva. En los estudios previos se consideró que la frecuencia de la mirada directa debe aumentar con el aumento de la carga cognitiva, pero en este estudio disminuyó significativamente.

Estos resultados en conjunto muestran que los cambios en el CNV se pueden dar tanto por el aumento de la ansiedad como de la carga cognitiva y no es tan fácil predecir esos cambios. También se destacan diferencias en el CNV a lo largo de la entrevista entre los que deben mentir y los que dicen la verdad. Los que mintieron parpadearon cada vez más desde el inicio hasta el final de la entrevista, pero no hay diferencias significativas.

Se observan más cambios en los movimientos del tronco de aquellos que mienten y son significativos en el momento en el cual se debe contar la historia hacia atrás. En esta fase de la entrevista se observa también una disminución importante en la mirada directa en ambos grupos, pero con diferencias. Aquellos que mienten miran más a menudo a los ojos a lo largo de toda la entrevista que los que dicen la verdad. Los cambios más relevantes aparecen en los gestos repetitivos. Los que mienten disminuyen drásticamente el uso de estos gestos y, una vez más, el punto clave de la entrevista es cuando se debe contar la historia hacia atrás. En cambio, los que dicen la verdad mantienen un ritmo relativamente constante en el uso de gestos.

Por lo tanto, la fase de la entrevista cognitiva que requiere contar una historia hacia atrás es clave en observar los cambios en el CNV. Esto lleva directamente al impacto de la carga cognitiva y se debe subrayar que las diferencias observada ocurren en comparación con la línea base. Solo la mirada directa ha mostrado diferencias importantes también entre la fase de contar la historia cronológicamente y hacia atrás.

Por último, y en cuanto a los rasgos psicopáticos, en la fase de línea base de la entrevista cognitiva ninguna señal no verbal se ha mostrado diferente. Además, los cambios en la frecuencia de parpadeo, mirada directa y gestos fueron similares entre sujetos con y sin rasgos psicopáticos a medida que aumentaba la carga cognitiva.

Solo los movimientos del tronco aumentaron en los sujetos con rasgos psicopáticos que mintieron y, especialmente, desde la fase de contar la historia hacia atrás. Se plantea que más movimientos del tronco sirven como distractores para los demás y una ventana abierta que facilita la influencia sobre otros. Los autores consideran este hallazgo suficiente como para considerar que aún queda sobre la mesa la importancia de las diferencias individuales en el CNV (especialmente de los rasgos de personalidad).

Como conclusión, tanto la carga cognitiva como la ansiedad son importante en la tarea de determinar el CNV en el contexto de la interrogación. La mejor manera de detectar las señales no verbales indicadoras de engaño parecer ser la consideración de las diferencias individuales y, por tanto, un buen registro de la línea base del CNV.

Si quieres conocer  mejor estas y otras técnicas de análisis de la  comunicación no verbal no te pierdas nuestro curso  de Experto Universitario en  Comunicación no Verbal  y Personalidad con,  con becas especiales para los lectores del Club del Lenguaje no Verbal.