, El deseo en la mirada: la dilatación pupilar delata la excitación sexual. Club Lenguaje no Verbal., Club del Lenguaje no Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Eyes Have It: Sex and Sexual Orientation Differences in Pupil Dilation Patterns’”, de los autores Gerulf Rieger y Ritch C. Savin-Williams, de la Universidad de Cornell (Nueva York), que estudian cómo se manifiesta la excitación sexual en la dilatación de las pupilas. 

Una imagen dice más que mil palabras y eso, inequívocamente se puede aplicar al lenguaje no verbal. Un gesto, una mirada, una postura… muchos pequeños detalles que pueden facilitar mucha información de forma inconsciente y que un observador entendido puede interpretar fácilmente. Muchas veces, incluso sin saber sobre lenguaje no verbal, instintivamente sabemos interpretar las señales de los demás por una cuestión puramente evolutiva, incluso sin entender la comunicación que se está dando entre nosotros a un nivel tan primario.

Ese es el caso de la interpretación de señales sexuales, que por lo general, y si uno no es muy torpe en ese campo, puede captar incluso sin que nos hayan enseñado a hacerlo. Una de las señales más comunes en el flirteo es la mirada, como ya hemos visto en otras ocasiones. Sin embargo, la ciencia ha dado un paso más allá y han cuantificado y clasificado la atracción sexual e incluso la propia orientación en función de nuestros ojos. 

La dilatación de la pupila a los estímulos indica la activación del sistema nervioso autónomo. Este sistema está asociado con muchos procesos automáticos como la transpiración, la digestión, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Por esta razón, la dilatación pupilar se ha utilizado como indicador de respuestas automáticas y que no están bajo el control consciente de las personas. Por lo tanto, es poco probable que las personas puedan suprimir la dilatación de sus pupilas a los estímulos a los que se sienten sexualmente atraídos. Lo cual implica que los patrones de dilatación de la pupila podrían reflejar, con alta sensibilidad, la atención automática relacionada con la atracción sexual y la orientación sexual.

Para probar esta hipótesis se contó con un total de 165 hombres y 160 mujeres jóvenes, principalmente caucásicos, que variaban su sexualidad entre «completamente heterosexual» a «completamente homosexual» pasando por los rangos intermedios de flexibilidad y bisexualidad según la escala Kinsey. Los participantes debían ver diversos vídeos de 30 segundos cada uno, en los que iba apareciendo una persona masturbándose mientras se les rastreaba la mirada con un detector infrarrojo que medía la dilatación y constricción pupilar.  En total se veían 12 escenas de hombres y 12 de mujeres. Los vídeos habían sido evaluados en un estudio piloto, seleccionándose los que fueron evaluados como los más atractivos. Además se visualizaban vídeos de la naturaleza de 1 minuto como estímulo neutro entre unos y otros. 

Los datos demostraron para los hombres que efectivamente las pupilas reaccionaban según su orientación sexual, dilatándose para las mujeres en heterosexuales, para hombres en homosexuales y en ambos casos para bisexuales. En cambio, las mujeres mostraron un patrón distinto: las mujeres heterosexuales reaccionaban también a otras mujeres. Quizás, teorizan los autores, como respuesta evolutiva a la cópula forzada para evitar lesiones. 

En definitiva, la dilatación pupilar es un indicador significativo de la orientación sexual y de la atracción. Lo cual implica que una simple mirada puede bastar para que el lenguaje corporal de la persona que tenemos delante delate si se siente atraída por nosotros. La desventaja es que nuestros ojos serán igual de elocuentes si nuestro interlocutor sabe prestar atención a los detalles.