, El apretón de manos como interacción social. Club Lenguaje no Verbal., Club del Lenguaje no Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Handshake as interaction”, de los autores Peter M. Hall, Profesor de Sociología de la Universidad de Missouri (Columbia), y Dee Ann Spencer Hall, Profesor asociado de Sociología de la universidad de Missouri Central (Warrensburg), sobre los orígenes del “apretón de manos” y las teorías semióticas que lo rodean.

El apretón de manos es un acto físico y social entendido como una forma de comunicación no verbal que marca los comienzos y terminaciones de nuestra interacción con otros. Los autores del artículo se han centrado en el origen del acto, en el significado asociado a esta acción según los tipos, formas y ocasiones en las que se realiza, y en sus variaciones subculturales.

El origen del apretón de manos data del año 1900, donde en la cultura Árabe se realizaba el ritual de besar la mano del superior y posteriormente retirar la mano de quien besa para no recibir el mismo honor. El conflicto generado entre dos personas que desean mostrar obediencia al contrario besando su mano, y a la vez evitar ser besado en la propia, resultó en el reconocimiento de que “las manos no deben de ser besadas”. El apretón de manos tiene así el significado general de igualdad y expresa el respeto mutuo por ambas partes.

La forma y el significado del apretón de manos ha cambiado históricamente y varía culturalmente. Así, en la antigua Grecia era un signo acogedor de amabilidad, hospitalidad y confianza, y en la Europa medieval era un signo de confianza entre reyes y caballeros. Un ejemplo de variación cultural proviene de Nigeria, donde el típico apretón de manos comienza cuando las personas agarran los pulgares y luego las manos se separan con el chasquido de los dedos de la mano de las otras personas. Mientras tanto, el subordinado en la interacción hace una leve inclinación, dobla una rodilla, y baja la cabeza en deferencia al superior.
Ejemplos de variaciones subculturales son encontrados en los Estados Unidos en los que la población de raza negra se saludan agarrando y entrelazando los pulgares mientras que la población de raza blanca se saluda utilizando el agarre de palma a palma. Tales variaciones claramente representan las expresiones de identidades separadas y valoradas, si bien a menudo, como símbolo de entendimiento e igualdad, individuos de raza blanca usan el apretón de manos agarrando pulgares cuando se encuentran con individuos negros.
Siendo entendido el apretón de manos como una expresión de identidad, encontramos en los rituales secretos de órdenes secretas, hermandades y fraternidades, apretones de manos que no deben revelarse a los forasteros y los no iniciados.

En el apretón de manos es tan importante la manera de realizarlo como la reciprocidad de la otra parte. El inicio del apretón de manos puede volverse problemático si la actividad es interrumpida. Un apretón de manos no recíproco puede definir a la otra persona como socialmente grosera por ejemplo en un mitin político o convención sociológica, mientras que un apretón de manos mal realizado en el que sientes la mano contraria flácida sugiere la falta de interés de la persona contraria en realizar cualquier interacción. Del mismo modo, la variación en la resistencia táctil durante el apretón de manos influirá igualmente en nuestra percepción. Por ejemplo, una palma húmeda sugiere nerviosismo en el otro, y una mano que ofrece una fuerza y resistencia mayor que la propia sugiere que la otra persona es más poderosa o se encuentra más seguro de sí mismo que nosotros. En cualquier caso, cualquier gesto realizado en el apretón de manos afectará en la percepción que tenemos sobre el otro.

Cuando en el apretón de manos ambos se encuentran con la misma resistencia, existirá poca o ninguna alteración en el comportamiento ritual y por tanto ocasionará poca influencia en la percepción que tenemos de la otra persona, y en la que la otra persona tiene de nosotros. Es por ello que, suponiendo que ambas partes estén de acuerdo en el apretón de manos, el acto debe de ser coordinado, anticipando la acción y presión necesaria para dar una visión congruente de uno mismo. Se concluye por tanto, que el apretón de manos es una acción social que influye en la percepción que tenemos de la otra persona y en la imagen que proyectamos sobre nosotros mismos.

Debido a la importancia que tiene el apretón de manos en la comunicación no verbal, se realizará una serie de entradas correlativas sobre este tema, tratando aspectos como el papel de la etnicidad y el género en dicho acto, el poder del apretón de manos, o la influencia existente entre el apretón de manos y los posteriores comportamientos cooperativos.

Recordamos que si desea interpretar la comunicación no verbal con rigor científico y convertirse profesionalmente en analista del comportamiento no verbal, dispone del Máster Online en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira.