Don't Worry, Be Sad! Club Lenguaje No Verbal.

Don’t Worry, Be Sad! Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, en esta ocasión les ofrecemos un resumen del artículo “Don’t Worry, be sad! Beneficios Cognitivos, Motivacionales e Interpersonales del estado de ánimo negativo”, del autor Joseph P. Forgas de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), acerca de los beneficios que conlleva el estado de ánimo negativo.

El ser humano tiene un carácter cambiante y este variable estado de ánimo sirve para informar de las estrategias cognitivas y motivacionales. Actualmente, las funciones adaptativas del estado de ánimo negativo están levantando cada vez más el interés en el campo de la psicología. Se pueden definir los estado de ánimo como de baja intensidad, difusos y estados afectivos relativamente duraderos sin una causa relevante y, por tanto, poco contenido cognitivo consciente. Las teorías actuales identifican dos tipos de influencias afectivas: (a) efectos informativos (como la congruencia de la emoción), cuando un estado emocional influye en el valor de las reacciones, y (b) efectos de procesamiento, cuando la emoción influye en la forma en que la información es procesada. La emoción está totalmente vinculada a una red asociativa de representaciones de la memoria y los estados emocionales pueden asociar constructos que más bien suelen ser usados en subsiguientes tareas cognitivas constructivas. La emoción puede asimismo influir en las estrategias de procesamiento. Las primeras evidencias revelan que el estado de ánimo positivo conduce a un menor esfuerzo de procesamiento. Teorías más recientes muestran sin embargo, que el estado de ánimo más que influir unicamente en el esfuerzo de procesamiento tiene una función adaptativa al emplear estilos de procesamiento cualitativamente diferentes.

La evidencia de los beneficios del estado de ánimo negativo se resume en cuatro partes: (a) beneficios para la memoria, (b) beneficios a la hora de emitir juicios, (c) beneficios motivacionales, y (d) beneficios interpersonales. En los experimentos que se llevaron a cabo, a los participantes primero se les indujo un estado de ánimo positivo o negativo y se midieron los efectos del estado de ánimo en las posteriores tareas congnitivas y conductuales. En cuanto a la memoria, es probablemente, la habilidad cognitiva más fundamental. El estado de ánimo negativo, empleando un procesamiento más adaptable y externamente centrado, debería mejorar la atención y la codificación. Por otra parte, los juicios sociales están sujetos a una variedad de sesgos constructivos ya que se crea una “Gestalt” con un significado de la información que se recibe. Un procesamiento más atento en un estado de ánimo negativo debería asimismo reducir la probabilidad de que una persona se vea influida por un sesgo de inferencia, como el error fundamental de atribución (la tendencia a inferir una intencionalidad sin tener en cuenta los factores situacionales).Varios experimentos han demostrado igualmente que los estados de ánimo negativo influyen en la reducción de la credulidad y el aumento del escepticismo en lo relacionado con mitos urbanos y rumores. La subjetiva facilidad del procesamiento, o fluidez, es una de las señales implícitas más influyentes que se utilizan a la hora de juzgar la verdad. Puesto que una emoción negativa mejora la atención hacia los detalles estimulantes, también puede mejorar la capacidad para detectar el engaño. El estado de ánimo negativo también puede inhibir el uso implícito de los estereotipos. Otros estudios han demostrado asimismo que mientras que la emoción positiva aumenta los estereotipos a la hora de emitir juicios, “los estados de ánimo negativos (en concreto, la tristeza) se asocian con una disminución o eliminación de prejuicios”. La emoción negativa puede igualmente reducir la tendencia a crear desventajas artificiales cuando el éxito es incierto en una tarea, y la emoción positiva incrementarla. La emoción negativa puede asimismo producir una variedad de beneficios interpersonales, ya que conduce a interpretaciones más prudentes y consideradas, lo que conlleva estrategias interpersonales más educadas y atentas. Resulta que el estado de ánimo negativo proporciona expectativas más prudentes y cautelosas y conduce a peticiones más educadas y elaboradas, mientras que el estado de ánimo positivo produce acercamientos menos educados y más asertivos. El modelo de asimilación/adaptación implica que el estado de ánimo positivo puede incrementar el egocentrismo y el egoísmo, y el estado de ánimo negativo puede mejorar la atención en las normas de ecuanimidad. Una mayor atención hacia la información externa puede mejorar también la eficacia interpersonal, como la calidad de los mensajes persuasivos.

Estos estudios demuestran los beneficiosos efectos de las emociones negativas para la cognición, la emisión de juicios, la motivación y el comportamiento social. Los resultados son consistentes con las teorías evolutivas que sugieren que todos los estados emocionales, incluyendo los desagradables, funcionan como “módulos mentales” que producen ventajas adaptativas en algunas circunstancias. Cuando las personas se encuentran en un estado de ánimo negativo pueden ser menos propensas a errores de juicio, más resistentes a distorsiones de testigos presenciales, más motivadas, más sensibles a normas sociales, y mejores elaborando mensajes persuasivos eficaces y de gran calidad. Por supuesto, las emociones negativas no siempre son deseables. Los efectos beneficiosos de la disforia son más evidentes cuando las emociones negativas conllevan una mayor atención a las demandas situacionales o aumenta la motivación. La evidencia indica que en muchas situaciones, las emociones negativas pueden incrementar la capacidad de las personas para controlar y adaptarse a los requerimientos de una situación, y las emociones positivas pueden reducirla. Así pues, estos resultados plantean que la búsqueda incesante de la felicidad a menudo puede ser contraproducente, y desde hace tiempo debería haberse hecho una valoración más equilibrada de los costes y beneficios de las emociones positivas y negativas tanto en la práctica profesional como en la cultura popular.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno