, Detectar de mentiras en niños y adultos, Club del Lenguaje no VerbalEstimados amigos y miembros del Club del Lenguaje no Verbal. Hoy os presentamos una investigación llevada a cabo en la Universidad de California por Edelstein, Luten , Ekman y Goodman en la cual se pretendió comprobar si las personas adultas reconocen mejor las mentiras expresadas por niños que las mentiras expresadas por otros adultos.

En el ámbito forense, será de máxima importancia la capacidad y precisión de detectar mentiras que tengan policías, abogados, jueces o cualquier otra persona con responsabilidad en el esclarecimiento de la verdad. Un aspecto crucial será el estudio de la capacidad de detectar aquellas mentiras incluidas en el testimonio que un niño pueda realizar de un evento. Aun reconociendo esta importancia, pocos son los estudios realizados para determinar la precisión de los adultos para reconocer cuándo un niño está mintiendo.

Según Ekman, mentir es la falsificación deliberada de un hecho cuando el receptor no ha sido advertido de la intención de mentir del emisor, al contrario de otras formas de engaño en las cuales el receptor sabe explícita o implícitamente que podrían estar engañándoles (poker, ilusionismo, …). Los resultados de diferentes investigaciones indican que la capacidad y precisión de los adultos no entrenados en la detección de mentiras rara vez excede de lo que cabría esperar por azar. Estos resultados podrían reflejar la capacidad que tenemos las personas para ocultar los indicadores de engaño y/o nuestra escasa capacidad de detectar mentiras.

La investigación del desarrollo del niño sugiere que a medida que el niño crece, su comprensión del engaño le hace cada vez más capaz en la mentira. Por ejemplo, en un estudio reciente, estudiantes universitarios evaluaron la veracidad de 32 niños (edades 7-8 y 10-11 años). La capacidad global de los participantes para detectar las mentiras de los niños fue sólo ligeramente por encima del azar (59%), una tasa comparable a la encontrada en estudios sobre adultos. El estudio incluyó diferentes experimentos que indicaron que, a partir aproximadamente de 12 años de edad, los niños han adquirido competencias suficientes en el control de su comportamiento no verbal para ocultar los indicadores de la mentira.

Las conclusiones del estudio indican que la precisión en el acierto, en términos generales, fue igual a la concluida en otras investigaciones, es decir, al mismo nivel que el azar. Sin embargo, llamó poderosamente la atención que los adultos fueron más precisos detectando la mentira en niños que en otros adultos, sin embargo, fueron más precisos detectando la verdad en adultos que en niños. Según los autores, este hecho puede producirse motivado por un sesgo, de manera que tendamos a pensar que los adultos dicen más la verdad que los niños. En cualquier caso, los autores concluyen que es necesaria una mayor investigación para determinar los prejuicios existentes en la detección de mentira y su efecto sobre la precisión de la detección.