Amigos del Club del Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo “The detection of deception during trials: Ignoring the nonverbal communication of witnesses is not the solution—A response to Vrij and Turgeon (2018)” de Denault, V.; Dunbar, N. E. y Plusquellec, P. (2019), en el cual se argumenta por qué los jurados sí deberían tener en cuenta el comportamiento no verbal de los testigos, informándose asimismo sobre información errónea.

Cuando los testigos testifican durante los juicios, incluso si están bajo juramento, algunos de ellos no dirán la verdad.

En los sistemas legales contradictorios, como los de Canadá y Estados Unidos, si los miembros del jurado o el tribunal no identifican correctamente a los testigos honestos y deshonestos, las consecuencias pueden ser sustanciales. En los juicios penales, la libertad de los acusados o incluso su vida (en países donde todavía existe la pena de muerte) puede depender de la capacidad de detección de mentiras de los jurados. A pesar de estas terribles consecuencias, se ha prestado muy poca atención a la detección del engaño durante los juicios.

Vrij y Turgeon (2018) abordan este tema tan importante. Los autores argumentan que se debe advertir a los miembros del jurado de que no consideren la conducta al tratar de evaluar si los testigos son honestos o deshonestos. Esto es debido a una “evidencia científica abrumadora”. Asimismo, reflexionan sobre dos posibles razones por las que las personas confían excesivamente en las señales no verbales para detectar el engañar. También detallan técnicas para mejorar la precisión de la detección del engaño utilizando señales verbales.

Sin embargo, en la respuesta de los autores a Vrij y Turgeon, se sostiene que, si bien se debe advertir a los miembros del jurado sobre creencias erróneas y conceptos dudosos sobre la comunicación humana, también se les debe advertir de que consideren la conducta como una forma de enriquecer su comprensión general de los testigos y su testimonio verbal.

Si bien el público en general, y también los profesionales de la justicia, tienen creencias erróneas sobre las señales no verbales del engaño, también tienen creencias erróneas sobre los mensajes verbales y vocales. La coherencia de los testimonios y la espontaneidad de los testigos, por ejemplo, se asocian con la veracidad. Sin embargo, no son indicadores confiables de honestidad. Si se aconseja a los miembros del jurado que ignoren las expresiones faciales y los gestos debido a dichas creencias erróneas, ¿no se les debería recomendar que ignoren los testimonios en su conjunto?

El uso de señales vocales y verbales estereotipadas del engaño es un peligro para los jurados, sobretodo considerando que los abogados en contrainterrogatorios pueden atraer a los testigos a estas señales, para que parezcan nerviosos y mentirosos. Además, las valoraciones de los testimonios pueden verse distorsionadas por otras suposiciones incorrectas, como en falsas confesiones.

La comunicación humana es un proceso complejo. La importancia de la comunicación no verbal durante los juicios se extiende mucho más allá de la detección del engaño. Por ejemplo, la aversión a la mirada no es un indicador confiable de engaño. Sin embargo, la mirada sirve para una plétora de otras funciones de regulación, seguimiento y expresión que se han documentado durante décadas. De ahí la importancia de la mirada en las interacciones cara a cara.

Durante los juicios, la responsabilidad principal de los jurados es averiguar los hechos, no determinar quién miente y quién dice la verdad. No siempre hay un testigo mintiendo y un testigo diciendo la verdad. Los testimonios pueden ser diversos

Advertisement
engaño, Detección del engaño en los tribunales. Club del Lenguaje No Verbal, Club del Lenguaje no Verbal, Club del Lenguaje no Verbal
y parecer irreconciliables, pero siendo veraces; pueden contar la historia desde sus propias perspectivas.

Tanto Vrij como Turgeon abogan por el uso de técnicas desarrolladas para entrevistas de investigación, utilizadas para provocar señales verbales de engaño. Sin embargo, durante los juicios con jurado, el uso de tales técnicas es muy poco probable. Esto se debe, principalmente, a que los jurados no pueden hacer a los testigos preguntas abiertas y de seguimiento. La naturaleza y el objetivo de las preguntas formuladas por los abogados durante los interrogatorios y contrainterrogatorios son completamente diferentes de las que formula la policía durante las entrevistas de investigación.

Por tanto, no parece que ignorar la comunicación no verbal de los testigos sea la solución, más aún cuando las alternativas sugeridas no sirven durante los juicios. En contraposición, el entrenamiento para mejorar la precisión de los juicios de emoción, intención y personalidad mediante el uso de señales no verbales ofrece resultados notables.

En consecuencia, considerando que la responsabilidad primordial de los jurados no es determinar quién miente y quién dice la verdad, se debe abandonar la idea de que deben ser capaces de esto. Pedirles que ignoren la conducta, como sugieren Vrij y Turgeon, es una tarea imposible y, probablemente, resultará en frustración y confusión por parte de los miembros del jurado.

Vrij y Turgeon reflexionan correctamente sobre las creencias erróneas de que la comunicación no verbal es más reveladora y espontánea que la verbal. Estas son dos posibles razones por las que las personas confían demasiado en las señales no verbales para engañar. Sin embargo, el impacto de tales creencias erróneas puede extenderse mucho más allá de la detección del engaño. Desafortunadamente, otras creencias erróneas también podrían ser perjudiciales. Por ejemplo, aquellas que afirman que los movimientos corporales tienen significados absolutos para saber lo que otros piensan, pero no dicen.

El significado de los comportamientos no verbales puede variar, dependiendo de factores contextuales y culturales, entre otras cosas, y lo mismo se aplica a los mensajes verbales.

Las palabras no tienen el mismo significado todas y cada una de las veces que se pronuncian, lo que respalda aún más la importancia de apreciar adecuadamente la comunicación humana. Por ende, la importancia de la comunicación no verbal durante los juicios se extiende mucho más allá de la detección del engaño.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su relación con la detección de la mentira, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira o nuestro Experto Universitario en Comunicación No Verbal y Personalidad, con becas especiales para los lectores del Club del Lenguaje no Verbal.