Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Cuatro oportunidades para la detección de mentiras en una entrevista.

, Cuatro oportunidades para la detección de mentiras en una entrevista., Club del Lenguaje no Verbal“Ojos que no ven, corazón que no siente” o “el amor es ciego” son dos dichos populares que anuncian que la mayoría de las personas buscamos la felicidad, aunque sea a costa apartar la vista ante las evidencias. En 1969 Frijda enunció sus leyes emocionales. Entre ellas, se encuentra la ley de la realidad aparente, según la cual la intensidad emocional será mayor cuanto más real le parezca la situación al individuo. Este mecanismo psicológico tiende a desvirtuar la realidad haciéndola más asumible en términos de felicidad. Quizá sea este el motivo por el cual las personas somos tan ineficaces a la hora de detectar mentiras. Desde pequeños, preferimos no ver la realidad antes de asumir que nos están mintiendo. Este hecho hace que, cuando vamos madurando, seamos realmente “malos” detectando mentiras, aun cuando éstas estén delante de nuestras narices.

Un reciente artículo publicado en Psychology Today por Joe Navarro, hace mención a la investigación de 261 casos en los cuales se declaraba, a diferentes imputados, como inocentes a consecuencia de la aparición de pruebas irrefutables de ADN. En estos casos, investigados por diferentes cuerpos de seguridad estadounidenses, el 100% de los inspectores de policía se equivocaron.

Según el autor, esta situación se puede modificar actuando sobre el entorno y la formación como claves fundamentales a la hora mejorar la precisión en la detección de mentiras.  Sólo en un entorno donde el entrevistador domine la situación y tenga el control del tiempo podríamos hablar de posibilidad de éxito en la detección. El entrevistador, en este entorno, deberá ser el que dirija la conversación haciendo preguntas. Cuando se le otorgue al entrevistado la libertad total de expresar sus opiniones, la posibilidad de detectar una mentira será mucho menor. Sin embargo, cuando se le hagan preguntas en una secuencia adecuada y por parte de un entrevistador bien formado, se dispondrá de 4 elementos a través de los cuales detectar el engaño. Durante cualquier proceso de entrevista, especialmente en un entorno forense, hay básicamente cuatro oportunidades por pregunta, para evaluar si la persona está ocultando algo.

Primera oportunidad. Durante la enunciación de la pregunta.

A medida que el entrevistado escucha la pregunta se puede ver el comportamiento que indica que el individuo se bloquea, restringe sus movimientos o se ve afectado negativamente por la pregunta (labios apretados, retracción de la barbilla, etc), por el contrario podría comenzar a relajarse. Un buen entrevistador formula la pregunta y observa sin mostrar duda o sospecha. Una vez que se hace la pregunta, el entrevistador espera y observa. Ahora bien, para el culpable, no todas las palabras tendrán el mismo peso. Un asesino que utiliza un punzón va a reaccionar a esta palabra de manera diferente que si se le pregunta por un machete, un cuchillo o una pistola. Esas palabras no tendrán el mismo efecto emocional, porque sólo la palabra «punzón», el arma del crimen, es una amenaza para él.

Segunda Oportunidad – Durante el procesamiento de la pregunta.

La segunda oportunidad para evaluar el engaño es cuando la persona entrevistada procesa la pregunta que acaba de oír. Algunas personas procesan muy rápidamente las preguntas, mientras que otros se toman su tiempo. No importa cuál sea la forma de procesar la pregunta, la clave será la variación respecto de su forma habitual de procesamiento, así como los efectos de la pregunta sobre el entrevistado (repetir la pregunta, cierre de tobillos, mirada fija hacia adelante, variación en la velocidad de parpadeo, …) Cambios en el comportamiento o la expresión facial implican cambios cognitivos o emocionales. La cuestión a plantearse por el entrevistador será la de averiguar el “por qué”.

Tercera oportunidad – Durante la respuesta

Cómo responde, su convicción, los titubeos, la voz firme, los movimientos de brazos de cierre o apertura, cerrar los puños ocultando los dedos, las palmas hacia arriba o hacia abajo, la posición de la barbilla, y los hombros subiendo hacia las orejas son elementos a observar. Si se comprueba un cambio de estado o intensidad emocional, estaremos ante una pregunta sobre la que profundizar.

Cuarta oportunidad. Después de la respuesta.

La cuarta oportunidad para evaluar el engaño será después de que haya respondido a la pregunta. En ese momento, un buen entrevistador va a esperar creando una pausa de aspecto natural, pero que será tensa para el entrevistado. Se podrá observar si hay alguna expiración de alivio, relajación en el comportamiento, movimientos en la silla, o respiración agitada. Después de una pregunta, el entrevistado, si cree que no le han detectado su engaño, desarrollará un comportamiento tendente a la relajación del estrés soportado al escuchar, procesar y responder a la pregunta (movimientos, exhalación con carrillos hinchados, exhalación prolongada, tocarse a uno mismo o auto-calmarse).
Evidentemente, al igual que el resto de autores que estudian, desde la seriedad, el ámbito de la detección de mentiras, Navarro plantea que estos elementos son tan sólo indicadores, meramente sugieren que hay problemas sobre los cuales habrá que profundizar. Puede que no haya indicadores concluyentes de engaño, pero hay cosas que podemos observar, tanto en lo que se dice, como en el lenguaje corporal del entrevistado.

11 Comentarios

  1. Es verdaderamente increible observar como lo que aqui se explica tiene efectos reales en entrevistas y comportamiento.
    Aun siendo simplemente un aficionado , observando alguna entrevista a camara lenta y aplicando estas tecnicas se pueden ver expresiones realmente interesantes.

    Gracias por el aporte.

    jGonzalez

  2. Rafael López Pérez

    22 diciembre, 2011 at 10:34

    Muhcas gracias por tu comentario. Por supuesto, cualquier aportación con material sobre el que trabajar será de gran valía para nosotros, entrevistas, interrogatorios, etc. Te agradeceríamos mucho que nos hicieras llegar cualquier video que consideres interesante.
    Un abrazo y felices fiestas.

  3. El mayor error que existe para las entrevistas es el espacio que se crea entre el entrevistador y entrevistado en el 95% de los casos, así como el detenido y policía que realiza una toma de declaración. Se crea una manta, sea esta la mesa, que le sirve al que se le pregunta de cobijo para enmascarar cualquier atisbo de incertidumbre.
    Esto es porque a día de hoy en estos campos no hay conciencia y formación de la información que se pierden a tal efecto. A su vez, esto es debido a la poca formación (en general, ya que hay pequeñas excepciones), sobre psicología y lenguaje no verbal de estos profesionales.
    Está interesante este espacio y siempre me lo leo. Gracias.

  4. Rafael López Pérez

    25 diciembre, 2011 at 0:55

    Qué razón tienes! Esperemos que con el trabajo de todos, contribuyamos a una mejor formación de los cuerpos de seguridad.

  5. Cuidado con estas reflexiones. Cada persona reacciona de una manera distinta en ese moomento de tensión que significa una entrevista (y más hoy en días), según su momento, cómo se encuentre, qué circunsatancias personales atraviese, su personalidad, etc..
    Busquemos el fondo (con apoyo de la forma), el contenido de su respuesta. Durante las entrevistas se tocan varias veces los mismos puntos y, a través de su concordancia, sentido … podemos averiguar si «cuadra»

  6. Rafael López Pérez

    12 enero, 2012 at 17:10

    Totalmente de acuerdo contigo. En el Club vamos volcando diferente información respecto a la detección de mentiras. Lo que hasta el momento hemos publicado se refiriere casi en exclusiva a indicadores no verbales. Estos son un complemento a los verbales que nos indicas en tu comentario. Muchas gracias

  7. Pablo Sánchez

    27 enero, 2012 at 17:09

    Me parece un articulo estupendo y muy practico para los tecnicos de RRHH ya que en este pais nos falta cultura sobre el lenguaje no verbal y nos centramos demasiado en escuchar lo que nos cuentan, espero que sigas deleitandonos con estos articulos tan magnificos.
    Muchas gracias,

  8. Rafael López Pérez

    27 enero, 2012 at 18:01

    Un placer. No dudes en compartir con nosotros cualquier anécdota o situación de interés desde el punto de vista no verbal. Muchas gracias

  9. Miguel Pérez

    7 junio, 2012 at 5:13

    Un articulo muy bueno, a la vez una feliz coincidencia, nuestro equipo de Investigación desde hace 2 años viene empleando estos cuatro momentos pero con otros nombres: Base, Pregunta, Latencia, Respuesta y Rastro, así como la entrada y salida del «Tema Caliente» para comparar señales de procesamiento cognitivo, señales de sinceridad, tono de voz e incongruencias no verbales, todo esto bajo el empleo del FACS de Paul Ekman, con muy buenos resultados.

    Saludos y muchas gracias por la información

  10. Rafael López Pérez

    7 junio, 2012 at 6:19

    Estimado Miguel. Es un placer leer tu comentario y lo será aún más conocer mejor vuestro trabajo

  11. Un estupendo artículo, como todos los que suelen aparecer, comentar que el vídeo que ha recomendado merece mucho la pena.

    La investigación a la que hace referencia Miguel tiene muy buena pinta.

    gracias y saludos para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Cuatro oportunidades para la detección de mentiras en una e…

por Rafael Lopez Perez Tiempo de lectura: 4 min