, Comunicación táctil, Cooperación y Rendimiento. Club Lenguaje No Verbal., Club del Lenguaje no Verbal

Comunicación Táctil, Cooperación y Rendimiento. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje no Verbal, esta semana les proponemos el resumen del artículo “Comunicación táctil, Cooperación y Rendimiento: Un Estudio etológico de la NBA” de los autores Michael W. Kraus, Cassy Huang y Dacher Keltner de la Universidad de California (EE.UU.) que trata sobre la comunicación a través del contacto físico.

El tacto es el sentido más desarrollado al nacer, y es lo que precede al lenguaje en la evolución de los homínidos. Con un breve toque de 1 segundo en el antebrazo, se pueden comunicar emociones prosociales esenciales para la cooperación dentro de los grupos; gratitud, simpatía y amor, con tasas de precisión siete veces mayores al azar. El contacto también promueve la confianza, un componente esencial de los lazos de cooperación a largo plazo. En este artículo se han probado dos hipótesis. En primer lugar, que el contacto al principio de la temporada es un predictor tanto del rendimiento individual como del equipo más adelante en la temporada. En segundo lugar, que el contacto es un mejor predictor del rendimiento del equipo gracias al incremento de conductas de cooperación entre los compañeros de equipo.

Una de las principales funciones del contacto es que promueve la confianza y la cooperación. La confianza es un elemento fundamental de las relaciones interpersonales, y el contacto es un poderoso facilitador de la confianza entre los miembros del grupo. Así pues, el contacto entre jugadores conduce al aumento de la cooperación y la confianza mutua. El contacto reduce igualmente la sensación de amenaza. En vista de cómo el contacto asegura y promueve inferencias de cooperación y confianza, se deduce que el contacto incrementa las conductas cooperativas dentro de los grupos, que a su vez permite un mejor rendimiento del grupo. Por lo tanto, el contacto debería predecir mayores acciones interdependientes y de cooperación entre compañeros de equipo que son esenciales para el funcionamiento del grupo. Respecto al contexto de este estudio, rendimiento de equipos de la NBA, se prevé que el aumento del contacto entre compañeros de equipo es predictor de un mayor rendimiento, y que la asociación entre contacto y rendimiento podría estar mediada por el alcance de la implicación de los compañeros de equipo en conductas de cooperación. En la presente investigación, se ha probado este enunciado a través un estudio etológico longitudinal del contacto y rendimiento de equipos de la NBA. Más concretamente, se examinó si el contacto observado durante un partido al principio de la temporada será predictor de una mayor cooperación y rendimiento individual y de equipo a lo largo de la temporada. Para documentar con más precisión la relación entre contacto, cooperación y rendimiento del grupo, se controlaron el nivel del jugador, las expectativas de pretemporada, y el rendimiento al principio de temporada.

De acuerdo con la primera hipótesis planteada, el incremento de contacto observado al inicio de la temporada sería un predictor del aumento del rendimiento individual y de equipo durante toda la temporada. Para probar esta hipótesis, se examinó primero la relación entre contacto y rendimiento teniendo en cuenta el nivel del jugador, las expectativas de pretemporada, y el rendimiento al inicio de la temporada. En primer lugar, se analizó la relación entre contacto individual y rendimiento considerando el salario del jugador, ya que los individuos más ricos y poderosos tienden a tocar más. En general, el contacto al inicio de temporada predice el desempeño independientemente del salario del jugador. También es posible que la asociación entre contacto al principio de la temporada y rendimiento total de la temporada se deba a las expectativas sobre el probable éxito del equipo antes del comienzo de la temporada. Según la hipótesis planteada, el contacto sigue siendo predictor del rendimiento del equipo, incluso después de tener en cuenta las expectativas de pretemporada de los ejecutivos de la NBA y de los analistas de TV. Asimismo, es posible que el contacto al inicio de temporada varíe según el rendimiento durante el partido en el que se codificó el contacto, y que la asociación entre contacto y rendimiento en la totalidad de la temporada sea simplemente un subproducto de la asociación de este único partido. El contacto es un predictor del desempeño individual durante toda la temporada, incluso después de considerar el rendimiento al inicio de temporada. Por lo tanto, se prevé que el contacto siga siendo un predictor del rendimiento del equipo incluso después de tener en cuenta el nivel, las expectativas de pretemporada y el rendimiento. En este análisis, el salario del equipo y las expectativas de los ejecutivos de la NBA siguen siendo asimismo predictores del rendimiento del equipo.

El principal problema de esta investigación fue determinar si el contacto es predictor de un mayor rendimiento promocionando la cooperación entre compañeros de equipo. En este análisis de mediación, se prevé que la cooperación entre los compañeros de equipo explique por completo la relación entre contacto y rendimiento del equipo durante toda la temporada. En general, los resultados muestran que el contacto indica cooperación entre compañeros de equipo, que a su vez, predice el rendimiento de la temporada. Otra manera de mostrar que el contacto es un predictor de mayor rendimiento, y que esta relación se explica por el comportamiento cooperativo, es examinando el rendimiento en los partidos inmediatamente posteriores al partido en el que se codificó el contacto. Con ese fin, se analizó el contacto en los equipos con un historial de victorias frente a equipos con un historial de derrotas en los siguientes cinco partidos inmediatamente posteriores al partido codificado. Los equipos que registraron victorias tras el partido codificado tuvieron más contacto que los equipos derrotados.

En este estudio etológico del contacto físico en los partidos de la NBA, se ha demostrado que el contacto es crucial para predecir el rendimiento en grupos competitivos. Asimismo, en consonancia con la teorización acerca de la función cooperativa del contacto, los análisis de mediación mostraron que el contacto es un predictor del desempeño fomentando la cooperación entre compañeros de equipo. Es importante tener en cuenta que este estudio evaluó los patrones de contacto físico en grupos competitivos concretos, equipos de la NBA. En una línea similar, el enfoque etológico de la presente investigación deja abierta la posibilidad de interpretaciones alternativas de los resultados, no consideradas en el presente análisis. Esta investigación plantea que el contacto puede potenciar el rendimiento del grupo durante la competición aumentando la cooperación y el rendimiento. Además de asegurar y comunicar emociones, la presente investigación proporciona alguna de las primeras evidencias empíricas que muestran que el contacto mejora el rendimiento grupal mediante la cooperación. El acto de chocar las manos y los puños dice mucho acerca del estilo de cooperación de un equipo, y si ese equipo gana o pierde.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno