Amigos del Club de Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo “TTYL:-)… Nonverbal cues and perception personality and homophily in synchronous mediated communication” de Krishnan A. y Hunt D. S. (2019), en el cual se analizan posibles señales no verbales en la comunicación mediada por tecnología y si estas influyen en la percepción sobre la personalidad del otro y sobre la similitud con el otro.

La percepción humana es un aspecto integral de la comunicación humana. Por eso, también tiene alta relevancia en la comunicación mediada por tecnología (CMT). La facilidad que ofrece la interacción con otros a través de dispositivos móviles y la proliferación de las redes sociales han hecho que la CMT sea la norma.

La comunicación en el contexto de la CMT suele darse en ausencia de señales no verbales regulares. Estas son características de la comunicación cara a cara (CCC), como el tono de voz, el lenguaje corporal o la apariencia física. Las señales no verbales se usan para generar atribuciones sobre el otro. También regulan de manera importante la interaccionan social.

Cuando utilizamos mensajería instantánea (MI) ¿captamos algo que cumpla el mismo papel que las señales no verbales? Si la primera conversación con un desconocido ocurre a través de Whatsapp, ¿de dónde sacamos conclusiones sobre esa persona? ¿De lo que escribe, de su foto de perfil o de algo más que eso?

Algunos investigadores implicados en esta temática defienden que sí hay señales no verbales en la CMT. No son iguales que las de la CCC, pero cumplen la misma función. Algunos sustitutos no verbales en la CMT podrían ser la velocidad de respuesta, emoticonos, acrónimos o la alteración de estructura de las frases.

Las inferencias sobre personalidad y otras características son importantes porque las personas quieren reducir la incertidumbre sobre los otros con los que interaccionan. Las señales no verbales son especialmente útiles para la formación de impresiones porque se consideran menos controlables que el lenguaje verbal. No es que seamos desconfiados de lo que otros nos dicen, pero lo verbal siempre está regulado por ciertas normas sociales.

La formación de impresiones sobre los otros es un proceso interpersonal en el cual las personas emplean información disponible para hacer juicios generales sobre la personalidad de los demás. Inferimos rasgos u otras características y es muy importante en la interacción con desconocidos. Ya desde la primera interacción con alguien, creamos una impresión sobre el otro que persiste bastante tiempo y tarda unas cuantas interacciones en renovarse.

En la CMT, las cosas cambian. Las señales no verbales son distintas, pero es impresionante la cantidad de información sobre el otro que extraemos de cualquier elemento. Como decíamos, pueden ser los emoticonos que utilizan, la forma de escribir, etc., pero incluso los seudónimos pueden influir en nuestra percepción.

La similitud con otros también es clave en las interacciones sociales. Las relaciones y la comunicación entre personas dependen mayoritariamente del grado de similitud entre emisor y receptor. Pueden ser similitudes en cuanto a variables demográficas o personales, como creencias o actitudes. El principio de la similitud dicta que la formación de amistad y contacto regular es mayor entre personas similares que no similares.

Por tanto, de un grupo de personas elegiremos interaccionar más con aquellas que percibamos como más similares a nosotros. Esta percepción de similitud está determinada por nuestras observaciones de lo que los otros dicen, pero más aún de cómo lo dicen.

En base a todas estas ideas y preguntas a resolver, los autores llevan a cabo un estudio con 505 participantes. Estos leen transcripciones de una de tres posibles conversaciones entre compañeros de clase que conversan sobre un proyecto. Las conversaciones pueden ser solo texto (grupo control), positivas o negativas.

En la condición positiva se utilizan 10 emoticonos que denotan emociones positivas y ortografía de exageración (p. ej. wooooow!!). En la condición negativa se utilizan 10 emoticonos que denotan emociones negativas, tales como enfado o tristeza y acrónimos que detonan molestia o aburrimiento (p. ej. grrrrr!). Los emoticonos siempre se sitúan al final del texto, dado que es lo más común.

Después de la lectura de la trascripción que toca a cada uno, los participantes evalúan los rasgos de personalidad de los implicados en la conversación. Los rasgos evaluados son los conocidos Big Five: extraversión, neuroticismo, amabilidad, responsabilidad y apertura a la experiencia (y hacia otros). Los sujetos también evalúan la similitud que perciben entre ellos mismos y los sujetos de la conversación. Por último, se pregunta a los sujetos si tienen deseo de interaccionar con esas personas.

Los sujetos de la conversación positiva fueron percibidos como extrovertidos y más amables, en comparación a las demás condiciones. Aquellos más expresivos y más positivos se perciben igual también en una interacción cara a cara. Además, en otras investigaciones se ha observado que los extrovertidos suben más fotos a las redes y perteneces a más grupos de Facebook. El mayor uso de emoticonos positivos en chats de trabajo también provoca una percepción positiva sobre el emisor del mensaje.

Los sujetos de la conversación negativa fueron asociados más al rasgo de neuroticismo, que denota un estado de ánimo más tristón o mayor estrés. En las investigaciones previas el neuroticismo se encontró asociado a un incremento en el uso de la MI y de los emoticonos negativos.

El rasgo de responsabilidad también se ha percibido de forma diferente a lo largo de las condiciones. Los que más responsabilidad aparentaron fueron los sujetos de la condición control. Aunque este rasgo trate de la autodisciplina, organización o atención al detalle, también puede asociarse a una falta de emociones. Probablemente por eso los sujetos de la condición solo texto fueron vistos como más responsables. Además, parece que los sujetos más positivos son percibidos como los menos responsables.

Curiosamente, los sujetos que leyeron transcripciones solo con texto se percibieron más similares a los actores de la conversación que en las demás condiciones. Es probable que los sujetos no se identificaran con ser más positivo o negativo debido a una expresión emocional extrema en los textos de este estudio. Es decir, solo negativa o solo positiva a lo largo de toda la conversación.

La similitud con otros parece mediar solo entre el rasgo de apertura y el deseo de interacciones futuras. Por un lado, si otros nos perciben como abiertos es probable que quieran volver a interaccionar con nosotros. Por otro lado, si las personas que nos perciben como abiertas también se consideran así, más aún desearán volver a interaccionar con nosotros.

Asimismo, de las tres condiciones, los sujetos del grupo control provocaron más deseo de una interacción futura. En cambio, no se observaron diferencias entre sujetos positivos o negativos. Por lo tanto, la similitud que percibimos entre nosotros y otros es importante a la hora de decidir si queremos volver a hablar con ellos o conocerlos en persona.

Parece que en las señales no verbales que pueden emitirse a través de la CMT permiten inferir rasgos de personalidad de aquellos con los que interaccionamos. Además, la formación de impresiones sobre otros también ocurre en este tipo de interacciones. Así que, si la primera vez que interaccionamos con alguien ocurre en un contexto de CMT, recordemos que aquí también importa la primera impresión.

La similitud percibida entre nosotros y los otros es clave para construir relaciones, tanto en la CMT como en la CCC. Puede que algunos de nosotros pensemos que nos gusta interaccionar con gente diversa y diferente de nosotros. ¿Será así o encontramos similitudes con ellos también? Si nos categorizamos como diferentes (entiéndase como atributo), ya tendríamos algo similar.

 

Si quieres saber más sobre la inferencia de características de otras personas a partir del lenguaje no verbal, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira o nuestro Experto Universitario en Comunicación no verbal y Personalidad, con becas especiales para los lectores del Club del Lenguaje no Verbal.