Política archivos - Página 2 de 9 - Club del Lenguaje no Verbal

Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Categoría: Política (página 2 de 9)

Lenguaje no verbal aplicado al mundo de la política

Comportamiento No Verbal y Liderazgo: Elementos comunes. Club Lenguaje No Verbal.

lider1 - Comportamiento No Verbal y Liderazgo: Elementos comunes. Club Lenguaje No Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Nonverbal Elements of Leadership Behaviour” de los autores Birgit Schyns y Fisela Mohr, que analizan aquellos elementos relativos al comportamiento no verbal de los líderes hacia sus seguidores. Dividiremos el contenido del artículo en el comportamiento no verbal de los líderes (en la presente entrada), la influencia de la manipulación del comportamiento no verbal por parte del lider sobre los seguidores, y por último la influencia de los factores contextuales y de las características individuales de los líderes y seguidores en el comportamiento no verbal en el liderazgo en las siguientes entradas.

Este artículo investiga la importancia del comportamiento no verbal en el contexto del liderazgo. La investigación sobre la decodificación de las interacciones sociales ha demostrado que la calidad o el tipo de relación, así como los estados emocionales relevantes se transmiten de forma no verbal. Con esto en mente, revisamos la literatura existente sobre el comportamiento del liderazgo no verbal. Los comportamientos no verbales examinados en estas áreas de investigación muestran una consistencia notable y, por lo tanto, concluimos que es posible deducir comportamientos efectivos de liderazgo no verbal.

El comportamiento no verbal es de interés en la investigación del liderazgo porque la interacción es una de las principales actividades de los líderes. Gran parte de la investigación existente se ha centrado en los “resultados” de las interacciones sociales, como la satisfacción de los subordinados con los líderes, su compromiso con los objetivos de la organización, la realización de tareas, la calidad de las relaciones entre líderes y seguidores, etc. Rara vez, sin embargo, se han examinado los medios utilizados en estas interacciones. En este artículo, nos enfocaremos precisamente en estos medios, específicamente, en el comportamiento del liderazgo no verbal.

Las señales no verbales son un elemento importante en la interacción social. Los elementos importantes de la comunicación no verbal son los gestos, los movimientos corporales, las posturas, las expresiones faciales, la mirada, etc. Sin embargo, la comunicación no verbal también puede incluir señales auditivas como prosodia, volumen, tempo, tono, ritmo, pausas, etc. En la psicología social, el papel de la expresión facial en la formación de impresiones es bien conocido.

Los estudios muestran que la impresión general hecha por una persona está conformada por los siguientes componentes: contenido del mensaje, tono de voz y expresión facial. Se sabe además que en los casos de inconsistencia entre el comportamiento verbal y el no verbal, la información no verbal es la que tiene mayor importancia. Estos resultados de investigación respaldan la noción de que la comunicación no verbal es un medio importante para enviar y recibir información y que la expresión facial es una parte importante de este proceso.

Para entender el comportamiento no verbal en el liderazgo, el artículo se apoya en las investigaciones sobre el liderazgo realizadas por Pigmalión, quien sostiene que los líderes actúan de acuerdo con sus expectativas y, por lo tanto, se comportan de manera diferente con cada seguidor en línea con sus expectativas. Este comportamiento, a su vez, conduce a diferencias en el rendimiento de los seguidores. La investigación de Pigmalión se basa en investigaciones realizadas en aulas, en donde se encontró que los profesores trataban a sus alumnos de forma diferente según sus expectativas (evocadas experimentalmente) sobre el rendimiento de los alumnos. Con esta idea se asumió que las expectativas de los líderes sobre sus seguidores podrían estar influenciadas por información (verdadera o falsa) tal como las expectativas de los maestros en el estudio mencionado anteriormente.

Por lo tanto, en un contexto organizacional, los líderes adaptarán su comportamiento hacia sus seguidores de acuerdo con sus expectativas. Esto, a su vez, influye en las creencias de eficacia de los seguidores (es decir, su sensación de competencia en la ejecución de ciertos comportamientos) y, por lo tanto, su rendimiento. Esto significa que las expectativas del líder se vuelven autocumplidas a través de las diferencias en su comportamiento con respecto a cada seguidor. Es importante tener en cuenta que los líderes cambian su comportamiento más o menos inconscientemente cuando se alteran sus expectativas.

La pregunta central es saber qué exhiben los líderes del comportamiento y, especialmente, qué tipo de conductas no verbales han demostrado ser relevantes en el contexto del liderazgo. Como se mencionó anteriormente, la investigación original sobre el efecto Pigmalión se realizó en el aula. Se revisaron varias conductas no verbales que están conectadas con altas expectativas y que fueron exhibidas por los profesores: parece que los profesores sonríen más a los alumnos de los que tienen mayores expectativas; mantienen el contacto visual con más frecuencia y más tiempo con estos alumnos; se acercan físicamente a ellos y muestran diversas formas de postura y lenguaje corporal transmitiéndoles calidez, aceptación y aprobación. Se sabe además que los profesores que se inclinan por sus alumnos son evaluados como mejores profesores. Una disminución en el contacto visual entre el maestro y los alumnos se correlaciona con un aumento en las interrupciones.

El comportamiento conmovedor solo se relaciona con un mejor rendimiento de los alumnos cuando este comportamiento fue acompañado por una sonrisa. La investigación también ha demostrado que los maestros mantienen una mayor distancia de los alumnos rechazados que de los demás. Por lo tanto, es evidente que las actitudes de los profesores hacia sus alumnos se muestran de forma no verbal.

El comportamiento no verbal en el liderazgo se ha investigado usando los términos de “liderazgo transformacional” y “liderazgo carismático”. Los conceptos de liderazgo transformacional / carismático se han usado durante mucho tiempo para describir a los líderes extraordinarios. Mientras que originalmente, el carisma se refería a los atributos de los líderes, las investigaciones más recientes se centran en el lado conductual del carisma, es decir, en el liderazgo transformacional. A continuación, se hace referencia a los conceptos tal como se usan en los estudios revisados en el artículo, pero se debe de tener en cuenta que ambas etiquetas, ya sea que se usen como atributo (carisma) o comportamiento (liderazgo transformacional), se refieren al mismo fenómeno.

El liderazgo transformacional es un término que resume el comportamiento de liderazgo excepcional, por lo que se aparta de las teorías más tradicionales orientadas a los rasgos sobre el carisma. La concepción del liderazgo transformacional incluye cuatro dimensiones: (1) influencia idealizada, (2) motivación inspiradora, (3) estimulación intelectual y (4) consideración individualizada. Los líderes transformacionales se caracterizan por el uso de visiones para influenciar a sus seguidores. Motivan a través de la inspiración y estimulan a sus seguidores intelectualmente. Los líderes transformacionales hacen uso de la consideración individualizada, lo que significa que consideran las necesidades individuales de cada uno de sus subordinados.

En la siguiente entrada se mostrarán estudios en los que se manipula el comportamiento no verbal de los líderes para descubrir qué conductas son relevantes en el contexto del liderazgo transformacional o carismático.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes seguir leyendo artículos de comportamiento no verbal en nuestro blog de Comportamiento No Verbal

 

La influencia del Comportamiento No Verbal de los oponentes en los debates. Club Lenguaje No Verbal

debate - La influencia del Comportamiento No Verbal de los oponentes en los debates. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Role of Background Behavior in Televised Debates: Does Displaying Nonverbal Agreement and/or Disagreement Benefit Either Debater?” de los autores John Seiter, Harry Weger y Andrea Jensen Harold, que analizan los efectos del comportamiento no verbal de fondo que muestran los oradores de los debates televisados con el propósito de debilitar al oponente.

Es un hecho que las personas intentan controlar sus conductas comunicativas, especialmente las señales no verbales, para crear las impresiones deseadas de sí mismas, y también de los demás. Estos intentos pueden ser más frecuentes en algunos contextos que en otros. Por ejemplo, en las campañas políticas, los candidatos a vicepresidente pueden gastar más energía promoviendo imágenes favorables de sus compañeros de carrera que de ellos mismos. Al mismo tiempo, los candidatos pueden tratar de retratar a sus oponentes bajo una contexto negativo.

Dada la naturaleza altamente competitiva de las campañas políticas, la mayoría de los candidatos entienden lo importante que es aprovechar las oportunidades para gestionar las impresiones de ellos mismos y de los demás. Aunque se puede pensar que se presta más atención a lo que los candidatos dicen durante las campañas que a sus gestos, las oportunidades para gestionar las impresiones no se limitan al mundo de las palabras.

Por ejemplo, en los últimos años, las transmisiones de debates políticos han seguido utilizando tecnología como pantallas divididas y subpantallas, proporcionando a los espectadores acceso a señales no verbales que de otro modo no verían (por ejemplo, las señales no verbales del hablante y el oponente en el fondo). Como tal, a los que debaten se les ha brindado la oportunidad de influir en sus audiencias incluso cuando no están hablando.

Una forma en que los polemistas televisados ​​podrían verse tentados a participar en tales intentos persuasivos implica expresar el desacuerdo de manera no verbal durante el turno de su oponente al hablar. Dadas las limitaciones de tiempo inherentes a los medios televisados, intentar responder al argumento de un oponente de forma no verbal podría parecer una táctica atractiva cuando las oportunidades de respuestas verbales son limitadas.

Sin embargo, este comportamiento no siempre es agradable para los espectadores. Por ejemplo, los pesados ​​suspiros, las sacudidas de cabeza y las expresiones faciales doloridas del vicepresidente Al Gore durante las respuestas de George W. Bush en la campaña de 2000 dieron como resultado la percepción de que Gore era menos agradable. En la campaña de 2004, las expresiones faciales, muecas y contorsionadas del presidente Bush durante las respuestas del candidato John Kerry redujeron su atractivo para los votantes indecisos.

El desacuerdo no verbal parece disminuir las percepciones de credibilidad, las percepciones de lo apropiado, y las percepciones de simpatía hacia el polemista que expresa desacuerdo. Teniendo en cuenta tales críticas junto con la investigación empírica que apunta a las consecuencias negativas del comportamiento de fondo antagónico (lo explicaremos más adelante), una pregunta importante sigue siendo: ¿cómo podría un candidato obtener una ventaja al mostrar desacuerdo no verbal durante el turno de palabra de un oponente y al mismo tiempo evitar el efecto negativo de dicho comportamiento?

El propósito del estudio que resumimos a continuación es examinar la suma de comportamientos no verbales que expresan el acuerdo junto con los signos de desacuerdo no verbal como una táctica para mitigar las posibles consecuencias negativas de expresar únicamente el desacuerdo. Además, este estudio amplía el trabajo existente al explorar si el comportamiento de fondo mostrado por los participantes en el debate afecta las percepciones de la audiencia sobre el resultado del debate.

Hay al menos dos razones por las cuales una combinación de acuerdo y desacuerdo podría ser una táctica efectiva. En primer lugar, en lugar de ser percibido como una acción intencional de frustrar al que habla, un equilibrio entre el acuerdo y el desacuerdo podría simplemente verse como una reacción natural abierta a lo que el hablante está diciendo. Como resultado, el comunicador no verbal podría ser visto como menos antagónico y, a su vez, más creíble y apropiado. En segundo lugar, la investigación sobre conflictos maritales sugiere que la influencia de conductas negativas sobre las percepciones mutuas de los socios y la relación puede reducirse cuando los socios también muestran comportamientos positivos. Uno de esos comportamientos positivos identificados en la investigación conyugal es el acuerdo de comunicación.

Eso si, hay que estudiar si cuando el oponente (que no tiene turno de palabra) realiza comportamientos de estar de acuerdo, la audiencia puede llegar a percibir que el hablante es especialmente creíble y persuasivo. Para analizar todo esto, el estudio toma las siguientes hipótesis:

Hipótesis 1: un polemista será percibido como significativamente (a) menos creíble, y (b) menos apropiado cuando muestre un desacuerdo no verbal moderado o constante durante el discurso de un oponente que cuando muestre una expresión neutral durante el discurso del oponente.

Hipótesis 2: un polemista será percibido como significativamente (a) más creíble, y (b) más apropiado cuando el oponente del hablante muestra un desacuerdo no verbal moderado o constante que cuando el oponente del hablante muestra una expresión neutral.

Cuestión 1: ¿Se considerará que el polemista es más o menos creíble, apropiado y / u objetivo cuando un polemista muestra tanto el acuerdo no verbal como el desacuerdo durante el discurso del oponente en comparación con mostrar solo un desacuerdo no verbal?

Cuestión 2: ¿Se verá al polemista como más o menos creíble, apropiado y / u objetivo cuando un polemista muestra tanto el acuerdo como el desacuerdo durante el discurso del oponente en comparación con mostrar una expresión facial neutral?

Cuestión 3: ¿El comportamiento no verbal de un polemista televisado durante el discurso de un oponente afecta las percepciones de la audiencia acerca de las habilidades de debate de los debatientes?

Cuestión 4: ¿El comportamiento no verbal de un polemista televisado durante el discurso de un oponente afecta las percepciones de la audiencia sobre quién ganó el debate?

Cuestión 5: ¿El comportamiento no verbal de un polemista televisado durante el discurso de un oponente afecta las percepciones de la audiencia de la medida en que se ganó un debate?

Cuestión 6: ¿La percepción de sesgo media la asociación entre el comportamiento no verbal y la credibilidad percibida?

Para resolver todas estas cuestiones, se consiguió la participación de 151 alumnos (72 hombres y 79 mujeres, rango 18-36 años, edad media: 22 años) de cursos universitarios de comunicación. Cada participante recibió 1 crédito por ser voluntario para juzgar un debate televisado y completar un cuestionario después.

Dos estudiantes femeninas (ambas de 21 años), que habían completado un curso de argumentación en el semestre anterior y que eran aproximadamente equivalentes en sus habilidades de debate, se ofrecieron como oponentes en cuatro versiones de un debate grabado en vídeo. Las cuatro versiones contenían la misma toma de introducción de 7 segundos que mostraba a ambos debatientes sentados en lados opuestos de una tribuna. Las cuatro versiones también compartieron las mismas imágenes de ambos debatientes hablando.

El primer polemista abogó por una legislación que exija que las estaciones de televisión cumplan con sus responsabilidades educativas con los niños; su oponente argumentó en contra de este plan. Debido a consideraciones prácticas (por ejemplo, queríamos dejar suficiente tiempo para que los participantes vean el debate y completen cuestionarios), cada participante debatió una sola vez. El discurso del orador 1 duró 6 min 47 s. El orador 2 duró 6 min 59 s. Con el fin de proporcionar a la audiencia vistas de ambos debatientes al mismo tiempo, este estudio utilizó subpantallas, mostrando al polemista en un formato de pantalla completa, mientras que el oponente que no hablaba se mostró en subpantallas más pequeñas que aparecían en la esquina inferior izquierda o derecha de la pantalla completa. Cada vez que el Orador 2 aparecía en la pantalla secundaria, no mostraba ninguna reacción no verbal (es decir, mostraba una expresión neutral denominada “cara de piedra”).

En contraste, cada versión del debate difería en el papel que le otorgaba el Orador 1. Una de las versiones no mostró desacuerdo de fondo por su parte, dos mostraron diferentes grados de desacuerdo de fondo, y una mostró una combinación de acuerdo y desacuerdo. Específicamente, las versiones del debate representaban las siguientes cuatro condiciones: (1) subpantallas mostraban que el Orador 1 permanecía impactado durante el discurso de su oponente; (2) subpantallas mostraron al Orador 1 demostrando un nivel moderado de desacuerdo no verbal durante el discurso de su oponente; (3) subpantallas mostraron al Orador 1 demostrando un desacuerdo no verbal casi constante durante el discurso de su oponente; y (4) subpantallas mostraron al Orador 1 demostrando tanto el acuerdo no verbal como el desacuerdo no verbal durante el discurso de su oponente.

El Orador 1 comunicó el desacuerdo con el Orador 2 mediante el uso de comportamientos silenciosos, como sacudir la cabeza de izquierda a derecha, poner los ojos en blanco, sonreír y pronunciar palabras (por ejemplo, “¿Qué?” Y “No”). En la cuarta condición, el Orador 1 expresó su acuerdo con el Orador 2 ya sea por un simple asentimiento con la cabeza o expresando consideración reflexiva usando una expresión facial contemplativa que termina con una mirada hacia arriba seguida de un leve movimiento de cabeza y apretando los labios como diciendo ” Ok, estoy de acuerdo con eso “.

En las cuatro condiciones, las subpantallas que muestran al Orador 1 aparecieron cinco veces durante el discurso de su oponente (a aproximadamente 35 s, 1 min 56 s, 2 min 53 s, 5 min 15 s, y 6 min 33 s en el discurso) y duraron un promedio de 36 s.

En condición 2 (desacuerdo moderado), el presentador 1 mostró desacuerdo no verbal (durando unos 6 s) mientras se mostraba en las dos primeras y dos últimas subpantallas apareció durante el discurso de su oponente. Ella permaneció con cara de piedra durante el resto de su aparición en las subpantallas.

En la Condición 3 (desacuerdo constante), el Orador 1 mostró un desacuerdo no verbal en las cinco subpantallas durante casi toda la duración de cada subpantalla.

En la Condición 4 (acuerdo más desacuerdo), el Orador 1 mostró un desacuerdo no verbal (que duró unos 6 s) en la primera y última subpantalla y acuerdo no verbal (que duró unos 6 s) en la segunda y cuarta subpantallas.

Los estudiantes seleccionaron uno de cuatro períodos de tiempo para ver un debate. Cada versión de debate fue asignada aleatoriamente a una de las cuatro sesiones. Los estudiantes, en grupos de aproximadamente 12 a 20, vieron una de las cuatro versiones del debate (cara de piedra = 19 hombres, 17 mujeres y 2 que no informaron el género; desacuerdo moderado = 18 hombres y 22 mujeres; desacuerdo constante = 15 hombres y 25 mujeres, acuerdo más desacuerdo = 18 hombres y 15 mujeres). Cada versión de debate se proyectó en color en una pantalla grande (178 cm2). A los estudiantes solo se les dijo que debían juzgar el debate. Después del debate, completaron un cuestionario que contenía las medidas dependientes, y luego se les agradeció por participar.

Los factores medidos fueron los siguientes:

Credibilidad del orador. La credibilidad de los debatientes se midió utilizando un instrumento cuya escala está compuesta por 15 elementos diferenciales semánticos de 7 puntos que miden cinco dimensiones de credibilidad: Carácter, Sociabilidad, Competencia, Composición y Extroversión. La escala para cada dimensión se calculó sumando los ítems.

Oportunidad. Se utilizó una herramienta capaz de evaluar las percepciones de la audiencia acerca de la idoneidad de los debatientes. La medida incluye cinco ítems semánticos diferenciales de 7 puntos (por ejemplo, el comportamiento del polemista fue apropiado / inapropiado o apropiado / impropio).

Habilidad de debate. Las percepciones de los participantes sobre las habilidades de debate de los oradores se evaluaron con elementos del “Cuestionario de Debates de la Asociación Americana de Medicina Forense” utilizada comúnmente por los jueces en los torneos de debate intercolegial. El cuestionario incluye una serie de ítems con escalas de 5 puntos, cada una de las cuales evalúa Análisis, Razonamiento y Evidencia.

Objetividad. El grado en que un polemista parecía objetivo se evaluó mediante respuestas a dos ítems semánticos diferenciales de 7 puntos (sesgado / imparcial y unilateral / considera otros puntos de vista). Debido a que esta variable es interesante para aplicaciones prácticas, aunque las escalas con solo dos ítems generalmente tienen puntuaciones de confiabilidad más bajas, la variable se mantuvo para el análisis.

Resultado del debate. Finalmente, los participantes informaron sus percepciones sobre el resultado del debate al indicar a quién creían que habían ganado (Orador 1 o 2) y al indicar en una escala de 7 puntos el grado en que acordaron que un debate fue el ganador del debate ( 1 = ganó el primer orador, 7 = ganó el segundo orador).

Los resultados fueron los siguientes:

Las hipótesis 1a y 1b predijeron que mostrar un desacuerdo no verbal de fondo (a diferencia de una expresión neutral, es decir, “con la cara de piedra”) llevaría a percepciones menos favorables de la credibilidad y adecuación del Orador 1. Para probar esta hipótesis, los análisis de contraste se calcularon comparando la combinación de calificaciones en las condiciones de desacuerdo moderado y constante con las de la condición de “cara de piedra” enfrentada para cada una de las variables dependientes. Los análisis de contraste indicaron que el Orador 1 recibió valoraciones significativamente más bajas sobre la adecuación y las dimensiones de credibilidad de sociabilidad, competencia y carácter cuando mostraba desacuerdo durante el discurso de su oponente que cuando permanecía con cara de piedra.

Las hipótesis 2a y 2b predijeron que el Orador 2 se percibiría como más creíble y apropiado cuando su oponente mostrara un desacuerdo moderado o constante en comparación con el oponente que permanecía con la cara de piedra. No se encontraron efectos significativos para las percepciones de sociabilidad, compostura, competencia o carácter del Orador 2. Contrario a la predicción inicial, el desacuerdo no verbal mostrado por parte del polemista que no hablaba redujo la percepción del público de la extroversión del Orador 2. Y también, contrariamente a la predicción, el desacuerdo del Orador 1 no aumentó las percepciones de la idoneidad del Portavoz 2.

En cuanto a las cuestiones 1 y 2, preguntan si el acuerdo más la condición de desacuerdo, en comparación con las condiciones de desacuerdo y la condición de piedra, aumentarían o disminuirían las calificaciones de la credibilidad del orador y/o oponente. Para responder la primera pregunta de investigación, los análisis indicaron que mostrar tanto el acuerdo como el desacuerdo no dio lugar a diferencias en las percepciones de la credibilidad para cualquier debate en relación con las condiciones de desacuerdo. Para abordar la segunda pregunta de investigación, se calcularon los contrastes que comparaban el acuerdo más la condición de desacuerdo con la condición de “cara de piedra”.

Los resultados indicaron que mostrar acuerdo más desacuerdo se asoció con percepciones de menor sociabilidad, menos carácter y menos adecuación para el Orador 1 en comparación con cuando permaneció con cara de piedra. Para el Orador 2, los resultados indicaron que la muestra de acuerdo de su oponente más desacuerdo, en comparación con el resto de la “cara de piedra”, no afectó las percepciones de su credibilidad. Sin embargo, el análisis de contraste planeado reveló que la conveniencia del Orador 2 se consideró mayor cuando su oponente mostró una mezcla de acuerdo y desacuerdo que cuando su oponente permaneció con cara de piedra.

La tercera pregunta de investigación preguntó si el comportamiento no verbal del Orador 1 estaría asociado con las percepciones de la audiencia acerca de la habilidad del argumento de los debatientes. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre las condiciones en los juicios sobre las habilidades de argumentación del Orador 1. Sin embargo, la presentación de acuerdo más desacuerdo del Orador 1 se asoció con un aumento percibido en las habilidades de argumentación de su oponente (es decir, el Orador 2) en relación con cuando el Orador 1 mostró desacuerdo moderado. Las diferencias entre el acuerdo más la condición de desacuerdo, la cara de piedra y las constantes condiciones de desacuerdo se aproximaron, pero no alcanzaron, los niveles de significancia convencionales para las percepciones de la habilidad de debate del Orador 2 (p = .081 y .079 respectivamente)

La cuarta pregunta de investigación pregunta si el comportamiento no verbal mostrado por el Orador 1 estaba relacionado con las percepciones de quién ganó el debate. Las percepciones de quién ganó el debate son independientes de las condiciones experimentales. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que, si bien el valor crítico no alcanzó los niveles convencionales de importancia, el público tuvo 10 veces más probabilidades de juzgar al Orador 2 como el ganador del debate en el comportamiento de acuerdo más desacuerdo, mientras que en las tres condiciones restantes, el Orador 2 tenía solo tres veces más probabilidades de ser juzgado como el ganador del debate.

La quinta pregunta de investigación preguntó si la conducta de fondo del Orador 1 estaba asociada con las percepciones de la audiencia acerca del grado en que el debate fue ganado por cualquiera de los debatientes. El público percibió que el Orador 2 ganó el debate por un margen mayor en la condición de acuerdo y desacuerdo en comparación con el desacuerdo moderado y las condiciones de constante desacuerdo. La condición de la cara de piedra no difirió significativamente de ninguna de las otras condiciones en este análisis.

Para responder a la sexta pregunta de investigación, para probar el efecto del comportamiento no verbal de fondo sobre la credibilidad del hablante, la variación del orador 1 en el comportamiento no verbal de fondo predijo las percepciones de la audiencia sobre su sociabilidad, carácter y adecuación. Las condiciones de desacuerdo moderado y constante se asocian con percepciones de objetividad de la audiencia significativamente más bajas que las condiciones de enfrentamiento y acuerdo más desacuerdo. Sin embargo, las condiciones de cara de piedra y acuerdo más desacuerdo no difieren entre sí. La sociabilidad, el carácter y la idoneidad percibidos están todos asociados positivamente con la objetividad percibida.

Teniendo en cuenta estos resultados concluimos que es desaconsejable expresar demasiados desacuerdos no verbales mientras un oponente tiene la palabra. Los resultados e investigaciones previas indican que una pequeña cantidad de desacuerdos no verbales podría ser aceptable para la mayoría de los miembros de la audiencia, pero el uso frecuente de comportamientos como sacudidas de cabeza, suspiros, y similares empeoran las percepciones de la audiencia sobre la propia credibilidad a lo largo de muchas dimensiones. Peor aún, un desacuerdo no verbal fuerte y frecuente puede aumentar las percepciones de la audiencia sobre algunas dimensiones de la credibilidad del oponente.

También encontramos que agregar algunas expresiones de acuerdo no verbales al tiempo que expresaba desacuerdo no parecía crear una ventaja para el polemista que participaba en tales conductas. De hecho, agregar expresiones de acuerdo no verbal parece ser contraproducente y, en algunos casos, empeorar la reacción de la audiencia hacia el polemista.

Por último recordar, si como lector estás interesado en comprender el comportamiento no verbal y aprender a detectar la mentira de una forma rigurosamente científica, abarcando de forma profesional todas las áreas de conocimiento necesarias para convertirte en un profesional en el ámbito del comportamiento no verbal, que cuentas con el Master 100% Online de Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira de Behavior & Law. No olvides consultar la web, el programa del Master, y no dudes en contactar con nosotros si tienes cualquier duda. También puedes leer artículos relacionados con la detección de mentiras en nuestro blog

Los gestos de manos de los líderes y la influencia en sus seguidores. Club Lenguaje No Verbal

manos2 1024x224 - Los gestos de manos de los líderes y la influencia en sus seguidores. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “How leaders influence followers through the use of nonverbal communication”, de los autores Samuel Temple, y Linda Talley de la Universidad de Houston, que muestran cómo los líderes pueden influir en los seguidores a través del uso de la comunicación no verbal (en concreto, a través de los gestos de sus manos).

Los expertos, los bloggers y los medios de comunicación han comentado sobre el significado de la comunicación no verbal para las figuras políticas, y los líderes empresariales de todo el mundo utilizan la comunicación no verbal en sus discursos. Los observadores son capaces de interpretar la comunicación no verbal, percibiendo así al comunicador con ideas atractivas o distanciadoras, por lo que se entiende que la atracción entre un líder y su seguidor está determinada por la comunicación no verbal que muestra el líder, y la percepción e interpretación del seguidor del significado de estos mensajes no verbales.

 Algunos investigadores han demostrado que la comunicación no verbal juega un papel más importante que la comunicación verbal debido a la naturaleza espontánea de esta comunicación, mostrando estados emocionales involuntariamente comunicativos o fugaces a través de pantallas o gestos. Por ejemplo, los gestos de las manos de los líderes pueden afectar a los seguidores sin que los líderes sepan en ocasiones lo que transmiten sus gestos, en términos de significado e impacto (aunque cuando los líderes conocen qué significados pueden transmitir, pueden aprovecharlo y así tener una mejor oportunidad de transmitir sus mensajes en función de sus objetivos).

El presente estudio se basa en el significado e impacto de los gestos con las manos, la inmediatez no verbal y la interacción social. Algunas investigaciones sugieren que cuanto más inmediatez no verbal usa una persona, más personas la evaluarán de manera positiva y preferirán estar cerca de él o ella. Aunque este trabajo se basó en evaluaciones de docentes y estudiantes, la misma teoría debería ser válida para una evaluación de líder y seguidor ya que ambos estudios muestran un desequilibrio de poder.

El estudio busca probar las siguientes hipótesis:

H1. Los gestos positivos con las manos tendrán un mayor efecto en la capacidad de los participantes de percibir la inmediatez no verbal en los líderes en comparación con los gestos defensivos de las manos en presencia de un canal de sonido verbal.

H2. Los gestos defensivos de las manos que incluyen un canal de sonido verbal tendrán un efecto menor en la capacidad de los participantes para percibir la inmediatez no verbal en los líderes, en comparación con los gestos que no incluyen gestos manuales que incluyen un canal de sonido verbal.

Para probar ambas hipótesis, se realizó el siguiente experimento: Se prepararon 3 vídeos que muestran a un líder que presenta un mensaje positivo a los seguidores. La variable independiente, gestos con las manos, consta de tres niveles: gestos positivos con las manos, gestos defensivos con las manos, y gestos neutros con las manos.

Se consideran “gestos positivos con las manos” los siguientes: Manos comunitarias (la posición de las manos muestra la palma hacia arriba o vertical al suelo), manos de humildad (las manos se juntan frente a la persona a la altura de la cintura), y manos en pendiente (las manos forman un campanario con las yemas de los dedos tocando).

Se consideran “gestos defensivos con las manos” los siguientes: Manos en los bolsillos (una o ambas manos), brazos cruzados, y manos detrás de la espalda.

Los gestos neutrales con las manos se refieren a los gestos en los que el líder mantiene las manos a su lado durante todo el discurso.

Cada uno de los tres vídeos de un minuto de duración usa uno de los tres tipos de gestos. Todos los vídeos usaron al mismo actor que retrata a un líder de una organización que realiza el mismo discurso de un minuto y que varía solo en el uso de los niveles de gestos de la mano definidos por el experimento. La premisa básica del discurso fue positiva ya que el mensaje verbal usó palabras y mensajes inspiradores, y el contenido del discurso fue la entrega de buenas noticias a la audiencia. El actor memorizó el discurso para que cada tratamiento proporcionara el mismo mensaje verbal y pareciera natural para el actor. El actor se vistió igual para todos los videos.

Los participantes (89 hombres y 121 mujeres) son profesionales comerciales, ya sean empleados o por cuenta propia. Cada participante vio uno de los vídeos (asignado al azar) y respondió a las preguntas de la encuesta. Después, el participante completó el Informe de Observación de la Escala de Inmediación No Verbal (NIS-O), que utiliza una escala de cinco puntos como respuestas, que va de nunca (1) a muy seguido (5), y una puntuación total que van de -52 a 52. Este instrumento mide la atracción o distancia de una persona hacia la otra (este instrumento se utilizó previamente en estudios de liderazgo y comunicación no verbal).

El instrumento NIS-O incluye 26 preguntas que brindaron al participante la oportunidad de evaluar los gestos con las manos de un líder y luego hacer una evaluación. Las preguntas se usaron para determinar el grado de inmediatez de los participantes y cómo los participantes perciben los gestos de la mano del líder.

Los resultados del experimento mostraron que el grupo de gestos manuales positivos obtuvo una puntuación de atracción significativamente más alta que los gestos neutrales o defensivos. En cuanto a los gestos neutrales y defensivos, los resultados no difirieron significativamente los unos de los otros. Por tanto, esto establece que los gestos manuales positivos crean atracción en  los espectadores.

Se concluye por tanto que, debido a que los gestos con las manos en la comunicación se pueden observar fácilmente desde el principio hasta el final de una interacción por parte de un seguidor, si un líder quiere ser más eficaz en la creación de una conexión emocional con los seguidores para crear un cambio, entonces, comprender el significado de los gestos de la mano es fundamental para el éxito. Este estudio revela lo que un líder puede hacer con sus manos para crear más inmediatez con los seguidores simplemente usando gestos positivos específicos y minimizar los sentimientos de falta de inmediatez al no regular los gestos con las manos ni los gestos defensivos de las manos. Al centrarse en gestos específicos de las manos, los líderes pueden ver cómo un pequeño cambio puede tener un impacto positivo en su relación con los seguidores para su aceptación en lugar de rechazo.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes seguir leyendo artículos de comportamiento no verbal en nuestro blog de Comportamiento No Verbal

¿Salud o inteligencia? La elección de un líder según sus rasgos faciales. Club Lenguaje no Verbal.

salud o inteligencia. la elección de un líder según sus rasgos faciales. club lenguaje no verbal.. club lenguaj 1024x481 - ¿Salud o inteligencia? La elección de un líder según sus rasgos faciales. Club Lenguaje no Verbal.

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “A face for all seasons: searching for context-specific leadership traits and discovering a general preference for perceived health”, de los autores Brian R. Spisak, Nancy M. Blaker, Carmen E. Lefevre, Fhionna R. Moore y Kleis F. B. Krebbers, de la Universidad de Amsterdam, que estudian la preferencia por rasgos faciales saludables antes que intelectuales en la elección de un líder.

Nuestra cara muestra una cantidad significativa de datos que los demás pueden leer incluso a nivel subconsciente. Por ejemplo, altos niveles de estrógeno se asocian tanto con una cara más femenina como con comportamientos más amigables, de manera que cuando buscamos personas amistosas inconscientemente buscamos ese tipo de señales en los demás.

Una de las utilidades de evaluar los rasgos faciales es la elección de un líder. A todos nos gusta ver fotos de nuestros políticos, sentir la confianza que transmiten unos y otros y evaluamos aspectos de ellos que ni siquiera sabríamos explicar pero que tenemos bien aprendidos. El rostro puede darnos información de la aptitud genética y de rasgos del carácter y otros experimentos ya han mostrado que la simple exposición a una fotografía permite evaluar el liderazgo de una persona por encima del azar. Estos resultados se repitieron con niños de tan sólo cinco años, una edad en la que se tiene total ignorancia de conocimiento político o de liderazgo, por lo que estos estereotipos por los que juzgamos a los demás parecen tener que ver con un sesgo cognitivo más instintivo y menos relacionado con el aprendizaje.

Saber elegir adecuadamente un líder aumenta la eficiencia y eficacia de la acción colectiva, mientras que elegir mal puede obstaculizar seriamente el progreso del grupo. Es por ello que en el siguiente experimento se evaluó la forma de valorar a un líder en función de distintos aspectos faciales y situaciones de cooperación y competición, en un intento de aumentar el conocimiento sobre el liderazgo y la elección de líderes.

Para este estudio se contó con 148 participantes (79 hombres y 69 mujeres) con una media de edad de 33 años, que completaron el experimento de manera online. El diseño consistía en hacerles imaginar que estaban eligiendo al nuevo CEO de una empresa y para ello debían evaluar varias caras de hombre en función de la salud percibida, la inteligencia, la masculinidad y el atractivo en diversas situaciones (de competición o de cooperación, entre otras).

Los resultados mostraron que las caras saludables frente a las no saludables, también eran más vistas como inteligentes, atractivas y masculinas, a pesar de ser la misma cara con pequeñas modificaciones. Ocurría lo mismo con las caras más y menos inteligentes, salvo en la masculinidad, donde ser muy inteligente se veía como poco masculino. Pero a la hora de elegir, los participantes anteponían que su líder fuera saludable antes que inteligente independientemente del contexto.

Es posible que estos resultados muestren un sesgo subconsciente de aquella época en la que un líder saludable equivalía a un líder fuerte y era el factor físico lo más importante para el éxito de la especie. Sin embargo, ahora se traduce en interés por los políticos que dedican tiempo y esfuerzo a cuidar su aspecto. Al parecer aún nos queda mucho que evolucionar para empezar a dar importancia a la mente de nuestro líder por encima de su fuerza o su belleza.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes seguir leyendo artículos de comportamiento no verbal en nuestro blog de Comportamiento No Verbal.

En el ojo del espectador: el contacto visual aumenta la resistencia a la persuasión. Club del Lenguaje No Verbal.

mirarse-a-los-ojos-convencer-persuasion-club-lenguaje-no-verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “In the Eye of the Beholder: Eye Contact Increases Resistance to Persuasion”, de los autores Frances S. Chen, Julia A. Minson, Maren Schöne y Markus Heinrichs, en un estudio conjunto de la Universidad de Freiburg, la Universidad de Columbia y la Universidad de Harvard, que aborda la posibilidad de que mantener el contacto visual con el interlocutor aumente la resistencia a ser persuadidos.

Existe la creencia popular de que mirar a los ojos a otra persona es la mejor forma de hablar con ella y que es un punto a favor a la hora de hacerles llegar nuestro punto de vista, especialmente cuando no están de acuerdo con nosotros. Sin embargo, el estudio de Chen y sus compañeros ha demostrado que se produce un efecto contraproducente: el oyente se hace más resistente a la persuasión.

Para llevar a cabo dicho estudio, se realizaron dos experimentos. En el primero, los investigadores recurrieron a tecnología de seguimiento ocular y les pidieron a los participantes que viesen un vídeo de una persona que hablaba sobre determinados temas políticos. Encontraron que mientras más prolongado era el contacto visual, menos convincentes resultaban los argumentos a los participantes. Mantener la mirada únicamente se asoció positivamente con los participantes que ya estaban de acuerdo con el orador previamente.

Para confirmar el efecto de la mirada en la persuasión, se llevó a cabo un segundo experimento. En esta ocasión a un grupo de participantes se le pidió que mirara directamente a los ojos del orador mientras que al otro grupo se le indicó que evitarán el contacto visual y se centraran en los movimientos de la boca.

Curiosamente, quiénes establecieron el contacto visual se mostraron menos convencidos con el discurso político y menos abiertos a la interacción con los oradores, por tanto, eran más difíciles de persuadir.

En conclusión, estos resultados nos muestran el hecho de que el contacto visual puede enviar diferentes tipos de mensajes, que varían en dependencia de la situación. Por un lado, mirar directamente a los ojos puede ser un signo de conexión y confianza y ayudar al orador, pero otras veces se puede asociar al dominio y la intimidación, sobre todo cuando existe una confrontación. Como resultado, las personas reaccionarían retrayéndose a su propia postura con más convicción y cerrándose a argumentos diferentes.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y su aplicación, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira. También puedes seguir leyendo artículos de comportamiento no verbal en nuestro blog de Comportamiento No Verbal.

Antiguas entradas Recientes entradas