Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Categoría: Nuevas comunicaciones (página 1 de 4)

El comportamiento no verbal en entornos virtuales (Parte II). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos la segunda parte del resumen del estudio “Cyber-Flirting: An Examination of Men’s and Women’s Flirting Behaviour Both Offline and on the Internet” de Mónica Whitty, estudio en donde se explican las formas de comunicación online y las diferencias y similitudes entre el comportamiento no verbal tradicional y el que se establece a través de Internet y Redes Sociales.

En la primera parte del artículo resumimos algunas de las características comunes en el coqueteo fuera y dentro de la red según el género del individuo. A continuación se busca respuesta a las siguientes hipótesis:

Hl: El cuerpo (o la descripción del mismo) se usa para coquetear con la misma frecuencia en salas de chat que en situaciones cara a cara.

H2: Las mujeres coquetearán tanto en salas de chat como en situaciones cara a cara con más frecuencia que los hombres al emplear señales no verbales (o sustitutos en línea para estas señales).

H3: Los hombres coquetearán tanto en las salas de chat como en las situaciones cara a cara con más frecuencia que las mujeres al describir su estado socioeconómico y al iniciar el contacto.

Para responder a estas hipótesis, los participantes que habían utilizado salas de chat fueron invitados a participar en el estudio. 5.697 individuos completaron la encuesta, de los cuales 3554 (62%) eran mujeres y 2143 (38%) eran hombres. Aunque es una limitación de la encuesta, para eliminar el sesgo solo se invitó a los heterosexuales a participar. Las edades variaron de 18 a 70 con una media de 23. El 70% de la muestra tenía una educación secundaria, el 14% había completado un diploma o un certificado, 13% un título y 3% calificaciones de postgrado. El 55% de la muestra eran solteros, 29% tenían novio o novia, 11% estaban casados, 4% estaban separados o divorciados, y 1% no respondieron. El 74% en algún momento de sus vidas, formaron una relación romántica con alguien que conocieron fuera de línea, mientras que el 23%, en algún momento de sus vidas, formaron una relación romántica con alguien que conocieron en línea. El 35% se había encontrado con alguien cara a cara a quien se habían encontrado por primera vez en línea. El 59% de la muestra declaró que coqueteaba con más frecuencia fuera de línea, 22% más frecuentemente en línea, 13% lo mismo y 6% no coqueteaba. La muestra consistió en individuos de una variedad de países, con 69% de América y Canadá, 16% de Australia y Nueva Zelanda, 6% del Reino Unido, 2% de Europa, 2% de Asia, 1% de América del Sur, 0.5% de Medio Oriente y 0.2% de África (el resto no indicó su país de residencia).

Se construyó una encuesta que se centró en las formas en que las personas coquetean en situaciones cara a cara y cómo coquetean en las salas de chat. Aunque se pudo haber seleccionado una gran cantidad de conductas de coqueteo para este estudio, dado que los objetivos eran examinar si el cuerpo puede reconstruirse en línea para coquetear y examinar si los hombres y las mujeres coquetean de maneras tradicionalmente definidas, este estudio se enfocó en conductas no verbales y sus sustitutos en línea, descripciones de atractivo y estado socioeconómico, y el inicio del contacto con otro.

A los participantes se les pidió que calificaran en una escala de Likert de 7 puntos (1 = nunca, 7 = todo el tiempo) con qué frecuencia coqueteaban al mostrar comportamientos particulares para indicar atracción por otro. A los participantes se les pidió que consideraran el comportamiento coqueto en situaciones cara a cara y el comportamiento coqueto en las salas de chat. Algunos ejemplos de ítems incluyen: ‘¿Alguna vez te has esforzado por parecer físicamente atractivo para que puedas atraer a otro / a otros?’ y ‘¿Alguna vez utilizas emoticones, como caras sonrientes : ) o un guiño ; ) para indicar a alguien en línea que te sientes atraído por ellos?’ A los participantes se les preguntó si coqueteaban describiendo el ingreso y / o la educación y / o la ocupación; haciendo un esfuerzo por parecer físicamente atractivo; iniciar una conversación con alguien que encontraron atractivo; mostrar gestos no verbales, como sonreír o mirar; y riendo y tocando. A los participantes se les preguntó si coqueteaban en línea al describir el ingreso y / o la educación y / o la ocupación; describiéndose a sí mismos como físicamente atractivos; iniciar contacto con alguien que conocieron en línea; mostrar sustitutos no verbales, como emoticones ( :O ,  ; )  , XD); y usando acrónimos, como LOL (reír a carcajadas, muchas risas).

Los resultados fueron los siguientes:

Para probar la primera hipótesis, se realizaron pruebas pareadas en los ítems que evaluaron el grado en que el cuerpo se representó en el comportamiento de flirteo. La mayoría de los participantes (59%) afirmaron que coqueteaban con más frecuencia fuera de línea, y los datos revelan que las personas que coqueteaban con más frecuencia cara a cara eran más propensas que las que coqueteaban en línea para flirtear en situaciones cara a cara a usar señales no verbales y reír, e iniciar el contacto o la charla. Las comparaciones también mostraron que las personas que coqueteaban con mayor frecuencia en línea enfatizaban el atractivo más que las personas que coqueteaban cara a cara o coqueteaban tanto en línea como fuera de línea. Además, las personas que coqueteaban con más frecuencia en línea eran más propensas que las personas que coqueteaban más frecuentemente cara a cara para destacar su  nivel socioeconómico.

Con los datos obtenidos en las encuestas se investigaron también las diferencias sexuales en el comportamiento de flirteo. Las variables dependientes incluyeron elementos que medían el comportamiento coqueto en línea y fuera de línea.

La Hipótesis 2 fue parcialmente respaldada por los resultados. Las mujeres coqueteaban más que los hombres en situaciones cara a cara, al mostrar señales no verbales, reír, tocar y hacer un esfuerzo con su apariencia. En línea, las mujeres coqueteaban más que los hombres al usar sustitutos de señales no verbales (como emoticones) y risas (como acrónimos como LOL) y describiéndose a sí mismas como físicamente atractivas.

La hipótesis 3 también fue parcialmente respaldada. Los hombres coqueteaban más que las mujeres en situaciones cara a cara enfatizando su estatus socioeconómico. Sin embargo, contrariamente a las expectativas, los hombres no eran más propensos a iniciar contacto fuera de línea. En línea, sin embargo, los hombres eran más propensos que las mujeres a iniciar contacto (iniciando la conversación).

Por tanto, podemos concluir que a pesar de las afirmaciones de algunos investigadores de que Internet es más una reunión de mentes que de cuerpos, este estudio encontró alguna evidencia de que el cuerpo desempeña un papel importante en el coqueteo cibernético en las salas de chat. Los datos sugieren que las personas son más propensas a usar el cuerpo para coquetear fuera de línea. Sin embargo, dado que la mayoría de la muestra declaró que flirteaba más fuera de línea, se requirió un segundo análisis. En este segundo análisis, las personas que afirmaron coquetear más cara a cara se compararon con las personas que afirmaron coquetear más en línea, y con las personas que afirmaron coquetear en línea tanto como lo hicieron fuera de línea. Esto resaltó algunas diferencias significativas. Los resultados sugirieron que aquellos que coquetean más en línea pueden traducir el cuerpo a través de texto, usando, por ejemplo, cinética (en forma de acrónimos, como LOL), ocular (en forma de emoticones, como un guiño), y háptica (a través de descripciones en el texto). De hecho, la representación de las señales no verbales y la risa parece ser una forma popular para las personas para ciber-ligar. Este estudio respalda de alguna manera los argumentos teóricos previos de que el cuerpo puede traducirse con éxito en línea. Sin embargo, es posible que cuanto mejor se manejan en Internet, más capaces de hacerlo.

En general, los hombres y las mujeres coqueteaban en formas distintivamente definidas por el género, tanto en encuentros cara a cara como en salas de chat. Aunque los pequeños tamaños de efecto sugieren que debemos tratar estos resultados con precaución, como se predijo, las mujeres eran más propensas que los hombres a coquetear en línea y fuera de línea empleando señales no verbales, riéndose y enfatizando el atractivo físico.

El comportamiento no verbal en entornos virtuales (Parte I). Club del Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “Cyber-Flirting: An Examination of Men’s and Women’s Flirting Behaviour Both Offline and on the Internet” de Mónica Whitty, estudio en donde se explican las formas de comunicación online y las diferencias y similitudes entre el comportamiento no verbal tradicional y el que se establece a través de Internet y Redes Sociales.

Dado el creciente número de relaciones que se inician en línea, ahora existe una necesidad adicional de comprender exactamente cómo estas relaciones comienzan. Algunas investigaciones han considerado cómo las relaciones románticas progresan en línea; por ejemplo, Whitty y Gavin sostuvieron que las relaciones a menudo no permanecen en línea, sino que tienden a progresar del chat al al teléfono o cara a cara. McKenna, Green y Gleason  concluyeron a partir de su investigación que la capacidad de autodescubrir más en un entorno anónimo fueron razones importantes por las que las relaciones en Internet se desarrollan rápidamente y suelen ser íntimas y cercanas. Sin embargo, aunque su investigación apoya en parte sus afirmaciones, estos investigadores no exploraron en detalle los tipos de conversaciones que tienen lugar en línea. Por ejemplo, ¿fueron algunas de estas conversaciones sobre la apariencia? Whitty ha argumentado que, aunque los cuerpos físicos no están presentes en línea, el cuerpo sigue siendo importante. Por ejemplo, una persona puede coquetear en línea al describir cómo se ve, siente y huele su cuerpo.

Dado el fuerte énfasis de los teóricos sobre la ausencia del cuerpo en línea y los argumentos para que la atracción en Internet sea el resultado de una “reunión de mentes”, uno de los objetivos de este estudio fue examinar si se ha pasado por alto el papel del cuerpo. Además, este estudio tuvo como objetivo explorar si los hombres y las mujeres coquetean en línea de maneras tradicionalmente definidas. Si bien se reconoce aquí que hay una gran variedad de comportamientos de flirteo que los científicos sociales deberían considerar, este estudio limitó su enfoque a lo siguiente: comportamientos no verbales, como sonreír, mirar y tocar; sustitutos de comportamientos no verbales, como emoticones (sonrisas, guiños), acrónimos (LOL – reír a carcajadas), descripciones de atractivo físico, descripciones de estado socioeconómico e inicio de contacto.

En ocasiones se ha argumentado que las discusiones sobre la ausencia del cuerpo en Internet son contraproducentes y los científicos sociales deben cambiar su enfoque a cómo se retrata el cuerpo en línea. Hasta hace poco se creía que el comportamiento de flirteo cara a cara consiste principalmente en señales no verbales, especialmente en las primeras etapas de las relaciones. El lenguaje corporal puede señalar la atracción sin la obviedad de la palabra hablada. Esta ambigüedad protege a las personas de cualquier humillación si la persona a la que señalan atracción no comparte sus sentimientos. Algunos códigos básicos que son importantes a considerar en el coqueteo incluyen cinética, miradas, apariencia física, olor, voz, aspectos proxémicos y hápticos… Si bien los individuos pueden ser hábiles para mostrar estas señales de flirteo en encuentros cara a cara, la pregunta es cómo se replican estas señales tradicionales sin conexión en línea, si es que lo hacen. Este documento ahora considera estos códigos básicos de flirteo con mayor detalle y especula sobre cuáles podrían ser los equivalentes en línea.

Las exhibiciones tradicionales de gestos cinéticos incluyen sacudir el cabello, lamerse los labios, sonreír, reír o reírse tontamente. Los movimientos oculares, incluyen dilatación de la pupila, miradas recatadas, miradas cortas, destellos de cejas a menudo acompañados de una sonrisa y contacto visual. Las formas olfativas de flirteo se ejemplifican por el uso de perfume y para después del afeitado. El lenguaje coqueto es típicamente un discurso más animado con una cantidad moderada de risa, menos silencios y pausas y mayor calidez e interés. Proxémica es la cantidad de distancia personal mantenida entre individuos. Las personas que se inclinan una hacia la otra y que están en el mismo ángulo corporal son percibidas como más coquetas que las que se alejan unas de otras. La háptica, o el uso del tacto, es una forma común de comunicación, particularmente en el comportamiento de flirteo. Otro signo de comportamiento seductor es el uso del ajuste innecesario de la ropa.

Para que el coqueteo ocurra en el ciberespacio, el cuerpo debe representarse a través del texto. Por ejemplo, en lugar de esforzarse por verse bien, como se haría tradicionalmente en una cita fuera de línea, las personas pueden crear una primera impresión al describir a través del texto qué tan atractivas son. Sin embargo, a diferencia de las interacciones tradicionales, esto no se limita a la apariencia del cuerpo real. Como se argumentó en documentos anteriores, el ciberespacio permite a una persona crear un cuerpo nuevo y atractivo a través del texto. De hecho, podemos idear un ser completamente nuevo y atractivo; uno que tiene un buen trabajo, gana enormes sumas de dinero y es bien educado. Incluso si las fotos se intercambian en línea, estas no son fotos necesariamente de la persona real, o alternativamente, las personas pueden seleccionar cuidadosamente imágenes de sí mismos que salen especialmente bien (posiblemente seleccionando sus mejores fotos, o incluso sus fotos siendo mucho más jóvenes).

Las miradas y movimientos de las cejas no se replican tan fácilmente en línea. Sin embargo, hay algunas alternativas a estos gestos no verbales. Por ejemplo, los emoticones, que son dibujos hechos a partir de símbolos de puntuación, podrían ser una alternativa útil. Expresiones faciales como caras sonrientes, guiños y besos como un sustituto del lenguaje corporal. Además, en lugar de utilizar risas audibles, las personas pueden usar acrónimos, como LOL (“lot of laughts”, es decir, reír a carcajadas o muchas risas). Otro dispositivo que se puede agregar al repertorio de comportamientos de flirteo en línea es el uso de nicks seductores. Aunque el contacto físico no es posible en línea, puede describirse cómo se siente y cómo se puede imaginar.

Algunos comportamientos de flirteo fuera de línea son aún menos fáciles de traducir en línea. Por ejemplo, es difícil encontrar sustitutos de la proxémica. Los participantes en línea no saben cómo huele la persona con la que están hablando, y las sutilezas de la voz, como el tono y el timbre, no son evidentes en línea. Las pausas en la conversación pueden atribuirse a una mala conexión a Internet o malas habilidades de escritura en lugar de una falta de interés. Las personas tampoco pueden indicar atracción en línea inclinándose más cerca de la otra persona o reflejando sus movimientos corporales.

Además de considerar cómo se representa el cuerpo en un comportamiento coqueto en línea, este estudio examinó si las diferencias de género características del coqueteo sin conexión eran evidentes en el coqueteo en línea. Los psicólogos evolutivos sugieren que las mujeres aportan información de sus cuerpos físicos, lo que debería indicar una buena salud, juventud y fertilidad. Por el contrario, algunas de las características deseables importantes para los hombres incluyen el dominio físico y la capacidad de producir recursos (por ejemplo, estatus social, ambición y altos ingresos). De hecho, la investigación ha encontrado evidencia para respaldar estos supuestos. Los hombres califican el atractivo físico como una cualidad importante en una pareja más que las mujeres, y las mujeres otorgan calificaciones más altas a los rasgos que reflejan dominio y estatus social.

Si los hombres y las mujeres le dan más importancia a algunas cualidades atractivas que a otras, a su vez esperaríamos que los hombres y las mujeres coqueteasen de diferentes maneras para acentuar las características deseadas. La investigación ha observado a las mujeres en lugares como bares de solteros. Se identificaron 52 muestras no verbales diferentes por parte de las mujeres, señales de coqueteo que servían para atraer y provocar el acercamiento de los hombres. Estos incluían gestos tales como patrones faciales y de la cabeza, sonreír, reír, tocar, inclinarse y arreglarse discretamente. A diferencia de las mujeres, los hombres eran más propensos a coquetear mediante el estado de señalización y el dominio, que a menudo se consigue gastando dinero, exagerando sus ingresos, vistiendo ropas costosas, alardeando de su inteligencia superior y exagerando su nivel de popularidad sexual.

Estas diferencias de género no se limitan simplemente a los encuentros cara a cara. Una investigación realizada en la década de 1970 descubrió que las mujeres en los anuncios personales eran más propensas a ofrecer atractivo y buscar seguridad financiera, mientras que los hombres eran más propensos a ofrecer seguridad financiera y buscar el atractivo. El atractivo físico era la calidad de mayor rango deseada por los hombres, y de hecho aparecía más del doble de frecuencia en los avisos de los hombres que en las mujeres. Las mujeres, por el contrario, tenían más probabilidades de esperar a un hombre comprensivo, emocionalmente sano y financieramente estable.

Algunos teóricos han sugerido que el Ciberespacio es un lugar donde las personas se liberan para ser quienes quieran. El ciberespacio es posiblemente un lugar donde los individuos pueden trascender los roles de género cuando se trata de un comportamiento coqueto. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que las tendencias de las relaciones fuera de línea se replican en línea. Por ejemplo, se ha encontrado que en las salas de chat los hombres mienten o exageran más detalles sobre su educación, ocupación e ingresos que las mujeres.

Scharlott y Christ en 1995 hicieron la primera investigación sobre las diferencias de género y la atracción en un sitio de citas en línea. Estos investigadores encuestaron a personas utilizando un sitio de citas por Internet llamado Matchmaker. En ese momento, las fotos y los videos no eran una característica del servicio, sin embargo, los participantes pudieron calificar su atractivo en una escala de apariencia ‘muy buena’ a ‘inferior a la media’. Estas personas también incluyeron otros detalles sobre ellos mismos, incluidos los ingresos. Scharlott y Christ  encontraron que «muchos usuarios heterosexuales de Matchmaker se ajustan en gran medida a los roles específicos de género tradicionalmente atribuidos a hombres y mujeres». En su estudio, los hombres eran más propensos a iniciar contacto y las mujeres tenían más probabilidades de asumir un rol pasivo. Además, las mujeres que calificaron su apariencia como superior a la media o muy buena recibieron más mensajes de los hombres que las mujeres que se calificaron a sí mismas como promedio. Curiosamente, lo mismo no ocurrió para los hombres.

Para los propósitos de este estudio, los investigadores eligieron las salas de chat, ya que el texto era el modo primario de comunicación en estos espacios al momento del estudio; a diferencia, por ejemplo, de los sitios de citas en línea que generalmente muestran fotografías. Basándose en la investigación descrita en el artículo que resumimos, se generaron las siguientes hipótesis:

Hl: El cuerpo (o la descripción del mismo) se usa para coquetear con la misma frecuencia en salas de chat que en situaciones cara a cara.

H2: Las mujeres coquetearán tanto en salas de chat como en situaciones cara a cara con más frecuencia que los hombres al emplear señales no verbales (o sustitutos en línea para estas señales).

H3: Los hombres coquetearán tanto en las salas de chat como en las situaciones cara a cara con más frecuencia que las mujeres al describir su estado socioeconómico y al iniciar el contacto.

Los resultados de las hipótesis, así como el método de investigación empleado, será explicado en el siguiente artículo.

La importancia de la empatía y de la comunicación no verbal en las interacciones médico-paciente. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Empathic nonverbal behavior increases ratings of both warmth and competence in a medical context” de los autores Gordon T. Kraft-Todd, Diego A. Reinero, John M. Kelley, Andrea S. Heberlein, Lee Baer y Helen Riess, que analizan si  la importancia de la empatía y del comportamiento no verbal en las interacciones médico-paciente.

En medicina, es fundamental que los médicos demuestren empatía (percibida como calidez) y competencia. Las percepciones de estas cualidades a menudo son intuitivas y se basan en el comportamiento no verbal. Definimos la empatía como una capacidad socioemocional que tiene dos componentes distintos: uno afectivo (la capacidad de compartir las emociones de los demás) y otro cognitivo (la capacidad de comprender las emociones de los demás), pero dado que la empatía es fundamentalmente una habilidad relacional, también es útil comprender la cognición del sujeto. Existe una amplia evidencia de que la empatía (expresada por el sujeto) se percibe (por el objeto) como calidez, por lo tanto, hablamos de empatía y calidez como dos caras de la misma moneda, ya que están funcionalmente vinculadas en el contexto de la interacción social. La empatía es particularmente importante en el contexto de la medicina, donde la evidencia sugiere que está relacionada con numerosos resultados que incluyen una mayor satisfacción del paciente, buena relación con el paciente, mayor adherencia al tratamiento, mayor precisión diagnóstica, reducción de los errores médicos y resultados de salud positivos. Los modelos de atención centrados en el paciente o la relación han demostrado una mayor eficacia en el tratamiento y mejores resultados de salud, por lo tanto, se sabe que el comportamiento empático no verbal aumentará las percepciones de la calidez y la competencia de los médicos.

En el presente estudio, se evalúa si se producirá una relación de calidez / competencia en respuesta al comportamiento no verbal de los médicos. También se evalúan las interacciones del género participante con variables independientes, ya que los hallazgos previos han indicado diferencias de género en los juicios de calidez y competencia. Específicamente, aunque hombres y mujeres juzgan que los rasgos relacionados con la calidez son más importantes que los rasgos relacionados con la competencia en la formación de impresiones de los demás, las mujeres juzgan la importancia relativa de los rasgos relacionados con la calidez de una forma significativamente más importante que los hombres. Existe un estereotipo de rol de género en el que las mujeres son más cálidas que los hombres, y estos hallazgos podrían explicarse parcialmente por las mujeres que internalizan este estereotipo que se transfiere a su percepción de los demás. Finalmente, el estudio que analizamos pretende comprobar que cualquier efecto que se encuentre en el estudio no esté impulsado por el estado de ánimo, evitando que las manipulaciones pusieran a los participantes en un estado de ánimo positivo o negativo, lo que luego influiría en sus percepciones de los médicos. Por lo tanto, se incluye el estado de ánimo de los participantes como una covariable en los  análisis para asegurar que las calificaciones de los clínicos de los participantes sean atribuibles a las manipulaciones propias del estudio.

En el estudio participaron 1,377 participantes estadounidenses (60% mujeres, 80% blancos, edad media 36 años, rango 18-80) como pacientes análogos en un estudio en línea que requiere 7 minutos de tiempo. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a 1 de 4 condiciones en un diseño factorial. Este estudio se ejecutó en 2 carreras; en la primera carrera (N = 194), no se manipuló la variable “bata blanca” (variable para estudiar la competencia percibida con tan solo ver la bata blanca del médico), por lo que los sujetos fueron asignados aleatoriamente a una de estas 2 condiciones: empático, o comportamiento no verbal no empático (los médicos usaban la bata blanca en ambas condiciones). En la segunda carrera (N = 1,177), se usó la variable de la bata blanca, por lo que los sujetos fueron asignados aleatoriamente a 1 de 4 condiciones en los 2 completos (empatía ó Comportamiento no verbal no empático) x 2 (bata blanca o No bata blanca).

Los participantes vieron una serie de 6 fotografías de médicos hombres o mujeres (asignados aleatoriamente) que mostraban diversos comportamientos no verbales que eran empáticos o no empáticos. Cada fotografía se combinó con 2 líneas de una conversación con guión de paciente y médico (todos los participantes vieron el mismo guion), y se les pidió a los participantes que imaginaran que eran el paciente. En la condición empática, cada fotografía representaba al mismo médico que mostraba diversos comportamientos no verbales implicados en la empatía del médico (contacto visual, nivel de ojos médico-paciente igual, sin barrera física, postura abierta, tacto y expresión facial preocupada). En la condición no empática, el mismo médico mostró comportamientos no verbales opuestos (sin contacto visual, nivel desigual de los ojos, barrera física, postura cerrada, ausencia de contacto y expresión facial despreocupada). En la condición de bata blanca, cada fotografía representaba al mismo médico con una bata blanca sobre la ropa, mientras que en la condición de no bata blanca, simplemente se quitó la bata blanca. Todas las escenas progresaron automáticamente en 3 fases: solo fotografía (2 segundos); fotografía y guión (6 segundos); fotografía solamente (2 segundos). Esta progresión permitió a los participantes enfocarse en la imagen y los comportamientos no verbales mostrados por el médico al mismo tiempo que incorporaba el contenido de la comunicación verbal. Después de ver las 6 escenas en la interacción, los participantes completaron 3 escalas de calificación en orden aleatorio para evaluar su estado de ánimo actual, las percepciones de empatía clínica y las percepciones de calidez y competencia del médico. Finalmente, los participantes completaron varias medidas demográficas. Los resultados fueron los siguientes:

En cuanto a la relación entre las calificaciones de los participantes sobre empatía, calidez y competencia de los médicos

Se evaluaron las correlaciones entre las puntuaciones de empatía, calidez y competencia de los participantes , y se encontró que existía una fuerte correlación entre calidez y empatía, calidez y competencia, y competencia y empatía.

En la evaluación de calificaciones de los participantes sobre la empatía de los médicos.

Ajustándonos al estado de ánimo, encontramos un efecto principal significativo del comportamiento no verbal en las puntuaciones de empatía, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran una conducta empática no verbal como más empáticos que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. También hubo un efecto principal significativo, aunque muy pequeño, del género del sujeto, de modo que los participantes masculinos calificaron a los médicos en ambas condiciones como más empáticos  que las participantes femeninas. Hubo una interacción marginalmente significativa de la conducta no verbal con el sexo del participante de manera que en la condición no empática, las mujeres percibieron a los médicos como menos empáticos que los hombres.

El estado de ánimo positivo fue una covariable significativa de estos efectos, de modo que el estado anímico positivo más alto se asoció con puntuaciones más altas de empatía médica. El estado de ánimo negativo no fue una covariable significativa de estos efectos, y no hubo asociación del estado de ánimo negativo con las puntuaciones de empatía del médico.

Evaluación sobre las calificaciones de los participantes sobre la calidez de los médicos

Ajustando el estado de ánimo, encontramos un efecto principal significativo de la conducta no verbal en las calificaciones de calidez, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran comportamiento empático no verbal como más cálido que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. También encontramos una interacción significativa del comportamiento no verbal con el sexo del participante de manera que en la condición no empática, las mujeres perciben a los médicos como menos cálidos que los hombres. El estado de ánimo positivo y negativo fueron ambas covariables significativas de estos efectos, tales que un estado positivo más alto se asoció con puntuaciones más altas de calidez por parte del médico, y un estado de ánimo negativo más alto se asoció con calificaciones más bajas de calidez del médico.

Calificaciones de los participantes sobre la competencia del médico

Ajustando por el estado de ánimo, hubo un efecto principal significativo del comportamiento no verbal en las calificaciones de competencia, de modo que los participantes calificaron a los médicos que muestran comportamiento empático no verbal como más competentes que los médicos que muestran comportamiento no verbal no empático. El estado de ánimo positivo y negativo también fueron covariables significativas de estos efectos, tales que un estado positivo más alto se asoció con mayores calificaciones de competencia del médico, y un estado de ánimo negativo más alto se asoció con calificaciones más bajas de la competencia del médico.

Analizando por tanto todos estos resultados, se proporciona evidencia de que los comportamientos empáticos no verbales aumentan las percepciones del paciente sobre la empatía, la calidez y la competencia del médico, independientemente de si el clínico usa una bata blanca o no. Además, este efecto no se puede atribuir al estado de ánimo y puede ser más fuerte para las mujeres. De acuerdo con investigaciones previas que muestran que la empatía se percibe como calidez, encontramos que las conductas no verbales empáticas aumentan las percepciones de calidez del paciente. Hay que tener en cuenta además que el estado de ánimo fue una covariable significativa de las puntuaciones de empatía, calidez y competencia.

Esto puede servir para reflexionar y pensar en la posibilidad de incorporar la formación empática no verbal en la educación médica. El entrenamiento de empatía no solo es posible, sino práctico, tanto porque los terceros pagadores como los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid enfatizan cada vez más los puntajes de satisfacción del paciente para el reembolso y también porque la relación paciente-médico tiene un efecto positivo en los resultados médicos. El entrenamiento empático puede incluso contribuir a un mejor cuidado intercultural, ya que el sesgo implícito contra las minorías puede comunicarse de forma no verbal. Dadas las importantes consecuencias de la empatía de los médicos, es importante que los médicos aprendan cómo el comportamiento no verbal contribuye a la comunicación empática y la utilicen como otra herramienta para mejorar la salud emocional y física de sus pacientes.

¿Pueden los cerebros «comunicarse» según el entorno social en el que se encuentran? Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en este artículo tomaremos las ideas principales de la investigación «Brain-to-Brain coupling: A mechanism for creating and sharing a social world » de Uri Hasson, Asif A. Ghazanfar, Bruno Galantucci Simon Garrod, y Christian Keysers en donde se investiga el fenómeno del «acoplamiento entre cerebros». En la investigación se defiende que los cerebros en lugar de existir de forma aislada, se acoplan dentro de algunos entornos sociales (como las comunidades). Cuando los cerebros se juntan, los individuos se comportan de acuerdo con, o en contraste con, las actividades de las personas que los rodean. 

Aunque el alcance de la investigación en neurociencia cognitiva es vasto y rico, los paradigmas experimentales utilizados se refieren principalmente al estudio de los mecanismos neuronales de los procesos conductuales de un individuo. Los experimentos típicos aíslan a los humanos de sus entornos naturales colocándolos en una habitación sellada donde las interacciones ocurren únicamente con un programa computarizado, y no con otro humano. En el resumen de este artículo, se busca realizar un cambio de un marco de referencia de cerebro único a uno de cerebro múltiple. La premisa del acoplamiento cerebro-cerebro es que el sistema perceptivo de un cerebro puede acoplarse al sistema motor de otro. Este mecanismo de unión es similar al acoplamiento de acción-percepción dentro de un único cerebro. En la percepción de acción (o estímulo cerebral), el acoplamiento depende de la capacidad de los cerebros para interactuar activamente con el mundo físico. Diferentes objetos en el entorno emiten diferentes formas de energía (mecánica, química, electromagnética) y los receptores convierten estas señales en impulsos eléctricos que el cerebro puede usar para inferir información sobre el estado del mundo y generar comportamientos apropiados. Además, los organismos no son receptores pasivos de la entrada sensorial, sino que mueven activamente sus superficies receptoras sensoriales (manos, ojos, lenguas, etc.) para extraer información del entorno. Por lo tanto, el acoplamiento estímulo-cerebro es fundamental para nuestra capacidad de recuperar información sobre el mundo para guiar las acciones. El acoplamiento cerebro-cerebro también se basa en el acoplamiento estímulo-cerebro como vehículo para transmitir información. Sin embargo, en el acoplamiento cerebro-cerebro, la señal es generada por otro cerebro y cuerpo que se asemejan a los nuestros, en lugar de por objetos inanimados en el entorno físico.

El acoplamiento cerebro a cerebro es análogo a un sistema de comunicación inalámbrico en el que dos cerebros se acoplan a través de la transmisión de una señal física (luz, sonido, presión o compuesto químico) a través del entorno físico compartido. La coordinación del comportamiento entre el emisor y el receptor permite que mecanismos específicos para el acoplamiento cerebro-cerebro no estén disponibles durante las interacciones con el mundo inanimado. Por ejemplo, ver o escuchar las acciones, sensaciones o emociones de un agente desencadenan representaciones corticales en el perceptor (llamadas activaciones indirectas [7, 8]). Si el agente tiene un cerebro y un cuerpo similares, las activaciones indirectas en el perceptor se aproximarán a las del agente, y las respuestas neurales se acoplarán [7]. Si el agente, sin embargo, tiene un cerebro y un cuerpo que son fundamentalmente diferentes de los del testigo, este patrón de activación vicario se verá fundamentalmente diferente de la del agente y las respuestas cerebrales no se acoplarán. La activación indirecta, por supuesto, es solo un mecanismo particular mediante el cual las respuestas neuronales pueden acoplarse en dos cerebros. En otros casos, las respuestas neuronales en el receptor pueden acoplarse a las respuestas neuronales en el emisor de una manera legal, pero más compleja [9].

El surgimiento de cualquier sistema de comunicación requiere una comprensión compartida del significado de la señal dentro de un contexto particular entre una comunidad de usuarios. Tal terreno común se establece a través del aprendizaje, que a menudo se lleva a cabo en forma de interacciones tempranas entre el cerebro de un tutor y el cerebro de un alumno. Por ejemplo, muchos comportamientos conjuntos, como el apareamiento, la cohesión grupal y la evitación de personas percibidas como peligrosas, dependen de la producción precisa y la percepción de las señales sociales. Como resultado, el desarrollo de estos comportamientos está fuertemente influenciado por las interacciones con otros miembros del grupo. Los procesos de desarrollo en última instancia deben dar como resultado el acoplamiento entre los sistemas sensoriales de un individuo con las señales producidas por el sistema motor de otro individuo. Pero, ¿Cómo podría ocurrir este acoplamiento?

En la comunicación con bebés humanos, se asume típicamente que las interacciones sociales tienen un rol principal en el aprendizaje del lenguaje de los niños después de que aprenden cómo producir palabras. Sin embargo, resulta que el entorno social también influye en las primeras vocalizaciones prelingüísticas de los bebés. El balbuceo infantil de siete a doce meses exhibe un tono, ritmo e incluso una estructura de sílaba que es similar al lenguaje ambiental. Este cambio acústico en el balbuceo hacia el lenguaje ambiental se produce a través de las interacciones con los cuidadores. Las respuestas constantes del cuidador al balbuceo pueden reforzar ciertas estructuras acústicas, permitiendo que los bebés aprendan de las consecuencias de sus vocalizaciones. De hecho, los cuidadores responden fácilmente al balbuceo durante el primer año de vida, a menudo imitando las vocalizaciones de los bebés y estableciendo turnos durante las interacciones cara a cara. Además, es más probable que los cuidadores respondan a las vocalizaciones que contienen más elementos similares al habla, como las sílabas estructuradas de consonante-vocal. Se sabe por diversos estudios que los bebés se preocupan por estas reacciones; estos estudios han demostrado fuertes efectos de las respuestas de los cuidadores en la producción vocal infantil.

Quizás los datos más convincentes que muestran que la comunicación surge a través de la interacción provienen de los adultos que intentan comunicarse con señales totalmente originales. En una serie de experimentos que analizaron el surgimiento de nuevos sistemas de comunicación, se invitó a pares de participantes humanos a jugar juegos cooperativos a través de computadoras interconectadas. Los juegos requerían que los jugadores se comunicaran, pero los jugadores no podían verse, oírse ni tocarse. Los únicos medios de contacto eran dispositivos que permitían el intercambio de señales visuales pero que no podían usarse para intercambiar formas gráficas estándar (como letras o números). Por lo tanto, para comunicarse, los jugadores tenían que crear un novedoso sistema de comunicación visual. Tales experimentos mostraron que, cuando había interacción directa entre dos (o más) jugadores, los símbolos (es decir, los signos que tienen una relación convencional con sus referentes) surgieron rápidamente. Sin embargo, estas marcas registradas de comunicación humana no surgieron cuando los signos fueron desarrollados por individuos aislados que jugaron con un compañero fuera de línea. Esto proporciona una clara evidencia del papel crucial de la interacción conductual para la generación de de la comunicación. Los datos de ese experimento muestran que el desarrollo de la comunicación está fundamentalmente integrado en las interacciones sociales entre cerebros individuales.

El acoplamiento cerebro-cerebro también es posible a través de gestos y expresiones faciales. Esto se demostró por primera vez en un experimento en el que los participantes jugaban a un juego en el que un señalador tuvo que transmitir señales no verbales sobre la identidad de una palabra mientras se medía su actividad cerebral y sus gestos con las manos se grabaron en video. Más tarde, a un observador se le mostró el video mientras se medía su actividad cerebral. El estudio encontró que la variación temporal en la actividad cerebral del observador llevó información sobre la variación temporal en la del señalador, lo que demuestra el acoplamiento de cerebro a cerebro durante la comunicación gestual. En otro estudio, se provocó que las mujeres expresaran emociones en el escáner de resonancia magnética funcional y luego mostraron los vídeos de sus expresiones a sus parejas románticas. Descubrieron que la secuencia temporal de activación se acoplaba a través del cerebro de las mujeres y sus parejas, y los análisis proporcionaron evidencia de una «codificación compartida» de información específica de la emoción en una red distribuida a través de los cerebros del señalizador y el observador.

Por tanto, el estudio parece querer indicar que los sistemas acoplados pueden generar comportamientos complejos que no se pueden realizar de forma aislada. Muchas acciones humanas, como jugar al baloncesto o navegar en un velero, requieren una estrecha coordinación espacio-temporal entre los miembros del equipo. Además, incluso las acciones que se pueden realizar de forma aislada, como tocar un instrumento musical o bailar, son más rápidas y precisas cuando se realizan con otros. Durante las acciones conjuntas, las personas se vuelven implícitamente acopladas a nivel motor, perceptual y cognitivo. En un nivel motor, por ejemplo, los pianistas sincronizan su ejecución durante un dúo con precisiones que rivalizan con las de las dos manos de un solo músico. Además, las acciones coordinadas interpersonalmente de parejas de guitarristas que tocan una melodía juntos van acompañadas de acoplamientos oscilatorios entre el cerebro. En un nivel perceptual, cuando dos personas ven un objeto desde diferentes lados y se les pide que hagan una rotación mental del objeto, adoptan la perspectiva de su compañero. A nivel cognitivo, el acoplamiento implícito ocurre cuando dos personas responden a diferentes aspectos de un estímulo usando las mismas variables (por ejemplo, la misma mano).

En cuanto a la posible influencia en la toma de decisiones conjuntas, las elecciones que hace un individuo a menudo son influenciadas y modificadas por las decisiones de los demás. Las personas que juegan un juego de estrategia no solo siguen las acciones del oponente, sino que también son influenciados en respuesta a sus propias acciones. Por ejemplo, mientras juegan al juego «piedra-papel-tijera», los jugadores imitan automáticamente las decisiones estratégicas de los demás cuando compiten, aunque la imitación en realidad reduce la posibilidad de ganar. La influencia de un cerebro en los procesos de toma de decisiones de otro cerebro se midió a través de un experimento con sujetos que jugaron un juego de intercambio económico entre inversionistas y administradores, en el que las respuestas neuronales, así como las decisiones, del administrador fueron influenciadas por la señal social expresada por el inversionista. Además, después de jugar algunos juegos juntos, la actividad del cerebro en el administrador predijo el comportamiento esperado del inversionista, respondiendo incluso antes de que el inversor revelara su decisión. El experimento reveló que el intercambio de información entre dos observadores con la misma sensibilidad visual mejora su rendimiento, mientras que el intercambio de información entre individuos con diferente nivel de sensibilidad visual puede llegar a empeorar sus actuaciones.

En conclusión, aunque algunos aspectos del entorno están determinados por el entorno físico, otros aspectos están determinados por una comunidad de individuos, que juntos establecen un conjunto compartido de reglas (comportamientos) que dan forma y limitan la percepción y las acciones de cada miembro del grupo. La investigación defiende que los cerebros acoplados pueden crear nuevos fenómenos, que incluyen sistemas de comunicación verbales y no verbales e instituciones sociales interpersonales que no podrían haber surgido en especies que carecen de acoplamiento cerebro-cerebro.

 

Los gestos de manos de los líderes y la influencia en sus seguidores. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “How leaders influence followers through the use of nonverbal communication”, de los autores Samuel Temple, y Linda Talley de la Universidad de Houston, que muestran cómo los líderes pueden influir en los seguidores a través del uso de la comunicación no verbal (en concreto, a través de los gestos de sus manos).

Los expertos, los bloggers y los medios de comunicación han comentado sobre el significado de la comunicación no verbal para las figuras políticas, y los líderes empresariales de todo el mundo utilizan la comunicación no verbal en sus discursos. Los observadores son capaces de interpretar la comunicación no verbal, percibiendo así al comunicador con ideas atractivas o distanciadoras, por lo que se entiende que la atracción entre un líder y su seguidor está determinada por la comunicación no verbal que muestra el líder, y la percepción e interpretación del seguidor del significado de estos mensajes no verbales.

 Algunos investigadores han demostrado que la comunicación no verbal juega un papel más importante que la comunicación verbal debido a la naturaleza espontánea de esta comunicación, mostrando estados emocionales involuntariamente comunicativos o fugaces a través de pantallas o gestos. Por ejemplo, los gestos de las manos de los líderes pueden afectar a los seguidores sin que los líderes sepan en ocasiones lo que transmiten sus gestos, en términos de significado e impacto (aunque cuando los líderes conocen qué significados pueden transmitir, pueden aprovecharlo y así tener una mejor oportunidad de transmitir sus mensajes en función de sus objetivos).

El presente estudio se basa en el significado e impacto de los gestos con las manos, la inmediatez no verbal y la interacción social. Algunas investigaciones sugieren que cuanto más inmediatez no verbal usa una persona, más personas la evaluarán de manera positiva y preferirán estar cerca de él o ella. Aunque este trabajo se basó en evaluaciones de docentes y estudiantes, la misma teoría debería ser válida para una evaluación de líder y seguidor ya que ambos estudios muestran un desequilibrio de poder.

El estudio busca probar las siguientes hipótesis:

H1. Los gestos positivos con las manos tendrán un mayor efecto en la capacidad de los participantes de percibir la inmediatez no verbal en los líderes en comparación con los gestos defensivos de las manos en presencia de un canal de sonido verbal.

H2. Los gestos defensivos de las manos que incluyen un canal de sonido verbal tendrán un efecto menor en la capacidad de los participantes para percibir la inmediatez no verbal en los líderes, en comparación con los gestos que no incluyen gestos manuales que incluyen un canal de sonido verbal.

Para probar ambas hipótesis, se realizó el siguiente experimento: Se prepararon 3 vídeos que muestran a un líder que presenta un mensaje positivo a los seguidores. La variable independiente, gestos con las manos, consta de tres niveles: gestos positivos con las manos, gestos defensivos con las manos, y gestos neutros con las manos.

Se consideran “gestos positivos con las manos” los siguientes gestos: Manos comunitarias (la posición de las manos muestra la palma hacia arriba o vertical al suelo), manos de humildad (las manos se juntan frente a la persona a la altura de la cintura), y manos en pendiente (las manos forman un campanario con las yemas de los dedos tocando).

Se consideran “gestos defensivos con las manos” los siguientes gestos: Manos en los bolsillos (una o ambas manos), brazos cruzados, y manos detrás de la espalda.

Los gestos neutrales con las manos se refieren a los gestos en los que el líder mantiene las manos a su lado durante todo el discurso.

Cada uno de los tres vídeos de un minuto de duración usa uno de los tres tipos de gestos. Todos los vídeos usaron al mismo actor que retrata a un líder de una organización que realiza el mismo discurso de un minuto y que varía solo en el uso de los niveles de gestos de la mano definidos por el experimento. La premisa básica del discurso fue positiva ya que el mensaje verbal usó palabras y mensajes inspiradores, y el contenido del discurso fue la entrega de buenas noticias a la audiencia. El actor memorizó el discurso para que cada tratamiento proporcionara el mismo mensaje verbal y pareciera natural para el actor. El actor se vistió igual para todos los videos.

Los participantes (89 hombres y 121 mujeres) son profesionales comerciales, ya sean empleados o por cuenta propia. Cada participante vio uno de los vídeos (asignado al azar) y respondió a las preguntas de la encuesta. Después, el participante completó el Informe de Observación de la Escala de Inmediación No Verbal (NIS-O), que utiliza una escala de cinco puntos como respuestas, que va de nunca (1) a muy seguido (5), y una puntuación total que van de -52 a 52. Este instrumento mide la atracción o distancia de una persona hacia la otra (este instrumento se utilizó previamente en estudios de liderazgo y comunicación no verbal).

El instrumento NIS-O incluye 26 preguntas que brindaron al participante la oportunidad de evaluar los gestos con las manos de un líder y luego hacer una evaluación. Las preguntas se usaron para determinar el grado de inmediatez de los participantes y cómo los participantes perciben los gestos de la mano del líder.

Los resultados del experimento mostraron que el grupo de gestos manuales positivos obtuvo una puntuación de atracción significativamente más alta que los gestos neutrales o defensivos. En cuanto a los gestos neutrales y defensivos, los resultados no difirieron significativamente los unos de los otros. Por tanto, esto establece que los gestos manuales positivos crean atracción en  los espectadores.

Se concluye por tanto que, debido a que los gestos con las manos en la comunicación se pueden observar fácilmente desde el principio hasta el final de una interacción por parte de un seguidor, si un líder quiere ser más eficaz en la creación de una conexión emocional con los seguidores para crear un cambio, entonces, comprender el significado de los gestos de la mano es fundamental para el éxito. Este estudio revela lo que un líder puede hacer con sus manos para crear más inmediatez con los seguidores simplemente usando gestos positivos específicos y minimizar los sentimientos de falta de inmediatez al no regular los gestos con las manos ni los gestos defensivos de las manos. Al centrarse en gestos específicos de las manos, los líderes pueden ver cómo un pequeño cambio puede tener un impacto positivo en su relación con los seguidores para su aceptación en lugar de rechazo.

Antiguas entradas