Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Categoría: Emociones (página 1 de 34)

La Teoría Básica de la Emoción en el siglo XXI. Club de Lenguaje No Verbal.

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal esta semana presentamos el artículo “What basic emotion Theory really says for the twenty First century study of emotion” de Keltner, Tracy, Sauter y Cowen. En este artículo se comentan las críticas recibidas a dicha teoría y los avances que se han producido en los últimos tiempos.

La emoción es un estado breve que surge por la evaluación de eventos interpersonales o intrapersonales. Presenta antecedentes, señalizaciones, fisiología y tendencia de acción y evaluación que demuestran cierta coherencia. Además, se observan de forma relacionada en nuestros parientes primates. Esta ha sido la definición utilizada para la investigación sobre la regulación de emociones, los patrones de emoción en el cerebro, las influencias específicas de la emoción sobre la cognición y las respuestas fisiológicas periféricas relacionadas con las emociones.

La Teoría Básica de la Emoción (BET) proporciona un marco generativo que guía el estudio de diferentes facetas de la emoción. Además, ofrece criterios empíricos abiertos para incursionar en cualquier estado que un ser humano pueda vivir en las diferentes tradiciones culturales.  La BET ha inspirado nuevos enfoques de estudio como el de los primates (por ejemplo: el tacto puede ser una señal de gratitud) o cómo las emociones influyen en el juicio y la toma de decisiones o los nuevos enfoques para estudiar la universalidad de la sensación físicas relacionada con las emociones.

Las experiencias emocionales son complejas, e involucran procesos subconscientes, representaciones de las sensaciones corporales, interpretación del contexto social, asociaciones, memoria y conocimiento semántico. Debido a esta complejidad la técnica utilizada para su estudio ha sido el autoinforme, que obviamente tiene sus limitaciones, pero es la opción más simple ya que hay una ligazón innegable entre las emociones y los sentimientos de las personas. A pesar de las limitaciones que puede tener esto no invalida, como afirman los críticos, el estudio empírico de la emoción a través del mismo, ya que facilita información sobre el estado interno de las personas.

Por otro lado, se ha criticado la taxonomía de las emociones donde se ha llegado a descubrir hasta 20 estados diferentes. Justamente la crítica indica que no se pueden comparar estos estados con las seis emociones básicas descritas por Ekman. Los nuevos descubrimientos son signos inigualables de la idoneidad de la teoría que permite ir generando nuevos conocimientos. En los últimos tiempos, los investigadores de la teoría BET se han centrado especialmente en las funciones sociales de las emociones que parten de dos supuestos básicos. El primero de ellos es que las emociones nos permiten enfrentar los desafíos y oportunidades que definen aquellas relaciones que son críticas para nuestra vida. Ejemplos de ello son: las investigaciones relacionadas con la jerarquía humana y no humana; el análisis teórico de la vergüenza, el orgullo, la culpa y la envidia o el estudio de las emociones que permiten los apegos interpersonales de diferentes tipos. El segundo supuesto es que las emociones cumplen tres funciones importantes dentro de las interacciones sociales: proporcionar información a los demás, sirven de incentivo para el comportamiento social y evocan respuestas específicas en los observadores.

La investigación de la expresión emocional también se ha desarrollado y ha establecido que es posible que cada emoción puede expresarse de varias maneras. Ya Ekman en 1992 adelantó que la ira podría expresarse de 60 formas diferentes. Desde ese momento los diferentes estudios han documentado variantes de risa, orgullo, vergüenza, amor, deseo y contacto táctil relacionado con las más de veinte emociones.

El conocimiento que poseemos sobre los procesos de atribución de significado a la expresión emocional también ha aumentado. Ahora sabemos que estas comunican: el sentimiento actual, lo que esta sucediendo en el contexto presente, las intenciones o tendencias de acción, las reacciones deseadas en otros y las características de la relación social. Cualquier expresión emocional puede comunicar alguna o todas las informaciones ante mencionadas ya que los conceptos emocionales en sí mismos implican secuencias de causa, sensaciones, cursos de acción, reacciones anticipadas y normas culturales.

Las críticas a la BET suelen centrarse solamente en si las personas relacionan las palabras emocionales con las expresiones faciales prototípicas de la emoción, lo que hace que se produzcan varios errores inferenciales. Hay que tener en cuenta que las palabras en sí mismas son intrínsicamente ambiguas y no logran abarcar toda la estructura conceptual en que basan las personas sus experiencias emocionales.

Como ya se ha mencionado la BET plantea que las personas pueden expresar una emoción de diferentes maneras. Incluso ya se ha estudiado la compatibilidad con los múltiples tipos de variabilidad en la respuesta relacionada con las emociones y su significado contextual, conceptual e interactivo para los observadores. También hay estudios que indican que el significado de la expresión facial puede verse modificado por otros canales que se presentan de manera simultánea como puede ser la postura o el gesto.

Se ha criticado mucho la universalidad de las emociones. Es cierto que varias expresiones emocionales no verbales no están respaldadas por pruebas de universalidad intercultural, pero en esos casos los investigadores han concluido que esa expresión concreta no es generalizable a todas las culturas. La BET reconoce que la evidencia de similitud entre culturas puede explicarse por procesos culturales comunes a todo el mundo, que hoy es más probable gracias a la posibilidad de compartir por internet.

En lo referente a sí la expresión está conformada por la propia evolución o se construye culturalmente. Los nuevos métodos empíricos y estadísticos nos ayudan en el avance de la investigación emocional, especialmente en lo relativo a la cultura. Los miembros de una cultura desarrollan dialectos específicos en los que expresan emociones en formas que solamente son reconocidas por los miembros de dicha cultura. Un estudio reciente afirma que el 50% de los comportamientos multimodales específicos de una determinada expresión emocional se comparten entre culturas, dejando otro 50% al dialecto propio de esa cultura específica. Otros estudios afirman que ciertas expresiones vocales emocionales como la risa, son más universales que otras, como la ira. La universalidad de las emociones puede variar dependiendo de la modalidad estudiada.

Avances en la teoría básica de la emoción. Club de Lenguaje No Verbal.

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal esta semana presentamos el artículo “Emotional expression: Advances in basic emotion theory” de Keltner, Sauter, Tracy y Cowen. En este artículo se revisan los estudios recientes sobre la expresión emocional, analizan los procesos de reconocimiento de emociones y como se percibe la expresión emocional.

La Teoría Básica de las Emociones (BET) postula que las emociones son estados breves y distintos que involucran componentes fisiológicos, subjetivos y expresivos que permiten a los humanos responder de maneras que son típicamente adaptativas en relación con problemas evolutivamente significativos. También nos dice que la expresión de las emociones tiene cinco propiedades: son patrones de comportamiento breve y coherente con experiencias subjetivas distintas, señalan el estado emocional actual, tienen similitud intercultural, tiene precursores evolutivos también presenten en otros mamíferos y coinciden con la respuesta fisiológica relacionada con la emoción.

Los primeros estudios fueron los de Ekman y Friesen en Nueva Guinea donde identificaron la forma de expresión facial de las seis emociones básicas: ira, miedo, felicidad, tristeza, asco y sorpresa. Surgieron varias críticas a esta teoría, por ejemplo, que las emociones no solo se expresan a través de la expresión facial. La más importante es la que se llamó Teoría del comportamiento ecológico en la cual se postula que las expresiones faciales lo que realmente señalan son intenciones sociales o motivos. Estos estudios favorecieron el desarrollo de tres grandes áreas: la naturaleza de la expresión emocional, la percepción emocional y la coordinación de las interacciones entre individuos en base a las expresiones.

En la primera de ellas, la expresión emocional, asumimos que las emociones permiten que las personas respondan de manera adaptativa a las amenazas y a las oportunidades que se presentan en el entorno. Esto es así debido a cambios en la fisiología periférica, patrones de cognición, movimientos del cuerpo y comportamientos expresivos.

Los primeros estudios de esta rama se centraron en descubrir si las personas eran capaces de detectar las emociones básicas en una imagen estática de la cara. Durante 20 años de estudios en el área se ha descubierto que las expresiones emocionales son multimodales, con patrones dinámicos de comportamiento que incluyen no solo la expresión facial sino también vocalizaciones, movimientos corporales, miradas, gestos, tacto e incluso el olor. Por ejemplo, se ha comprobado que las personas son capaces de juzgar la ira, el miedo, la felicidad, la tristeza y la ternura con una precisión del 70% sólo a través de la prosodia siendo más efectivos cuando son miembros de su propia cultura. También se ha comprobado la efectividad de los estallidos vocales para transmitir hasta doce emociones. Además, en lo relativo al tacto se comprobó que se es capaz de transmitir de manera confiable la ira, el disgusto, el miedo, el amor, la gratitud y la simpatía con toques en el brazo.

Hay tres líneas de estudios dentro de este campo que son los que codifican emociones, los que producen emociones y los que reconocen emociones; gracias a ellos se han descubierto hasta 24 emociones diferentes. También hay que añadir que las emociones no solo se expresan de una manera prototípica, sino que cuentan con diferentes variaciones.

La segunda gran área de estudio ha sido la percepción emocional. Primero se empezó por el reconocimiento de la emoción en la expresión facial, donde se han conseguido resultados de un 58% de precisión en la percepción de la emoción. Después se estudió el reconocimiento de la emoción en la voz, diciendo una sola palabra se han conseguido juzgar la emoción de la ira, el miedo, la felicidad, la tristeza y la sensibilidad con una precisión de entorno al 70%. Estos estudios han llevado a preguntarse qué es lo que realmente se transmite por la voz, si son sentimientos, intenciones, acciones probables o propiedades.

Se plantea que lo primero que se hace al ver expresar una emoción a alguien a través de un movimiento postural o táctil, es inferir el patrón de evaluaciones que llevaría a la otra persona a expresar esa emoción, y de ahí ya se sacaría como conclusión la emoción que está sintiendo. Por ejemplo, vemos que alguien pone una expresión facial de sorpresa y lo primero que inferimos es que ha recibido una información novedosa e inesperada y concluimos que lo que siente es sorpresa.

En esta línea, la teoría de la pragmática afectiva dice que las expresiones faciales o posturales expresan cuatro tipos de información: el sentimiento del individuo, lo que sucede en el contexto actual, el curso de acción deseado y la intención y planes acerca de lo que la persona puede hacer.

La percepción de las emociones va más allá de etiquetarlas, es también la forma en que las distintas expresiones emocionales se relacionan entre sí. También hay que atender a cómo afecta el contexto social a la percepción de las emociones, ya que las personas no perciben la cara de manera aislada, sino dentro de un contexto que condiciona sus inferencias.

Por último, la tercera área es la coordinación de las interacciones entre individuos en base a las expresiones. Aquí nos dicen que las expresiones emocionales desencadenan inferencias sistemáticas y respuestas de comportamiento en otros para ello hay que observar no desde la visión individual sino desde la diádica o grupal.

¿Cómo se produce esta coordinación? Hay tres líneas de pensamiento: la primera de ellas es que las expresiones emocionales proporcionan rápidamente información importante y relevante para los preceptores y es una guía útil para su comportamiento posterior, al igual que también señalan la confiabilidad de remitente.  La segunda es que evocan respuestas específicas en los preceptores sociales, ya que hay algunas expresiones emocionales que desencadenan emociones complementarias en los otros. Por último, las expresiones emocionales sirven como incentivos para las acciones de los demás, al recompensar determinadas medidas, por ejemplo, cuando los padres sonríen frente a un comportamiento que consideran como adecuado en sus hijos.

Por tanto, se presupone que en una primera etapa la función adaptativa de la expresión de emociones fue la regulación fisiológica pero que más tarde evolucionó para cumplir con las funciones comunicativas.

Distrés auditivo, sesgo atencional y caras temerosas. Club de Lenguaje No Verbal.

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal esta semana concluimos el artículo “Auditory Distress Signals Potentiate Attentional Bias to Fearful Faces: Evidence for Multimodal Facilitation of Spatial Attention by Emotion” de Carlson, Conger y Sterr. En este artículo hablan sobre cómo el distrés auditivo potencia la captación de atención hacia caras temerosas.

En nuestro a día nos vemos atacados por un montón de estímulos que luchan por nuestra atención, de ahí que el cerebro haya diseñado métodos de selección de dichos estímulos ya que nos sería imposible atender a todos. Los estímulos con una carga emocional sobresalen del resto y capturan la atención rápidamente. Estos estímulos con carga emocional han sido ampliamente estudiados cuando se presentan en formato visual, se comprobó que las señales de amenaza como pueden ser las caras de miedo o de ira, así como las armas, los actos violentos o los animales peligrosos captan instantáneamente nuestra atención. También hay estímulos más relacionados con emociones positivas, como pueden ser caras felices o bebés, que captan la atención rápidamente. Pero, generalmente estos han sido estudiados desde un punto de vista unimodal, cuando por ejemplo se comprobó que las señales de amenaza auditiva mejoran el procesamiento visual y las señales de amenaza visual mejoran el procesamiento auditivo.

A día de hoy se desconoce cuanto mejoran las señales emocionales multimodales la atención en relación con las señales emocionales unimodales. Nosotros estamos programados para que tanto la señal auditiva como la visual se integren en una sola audiovisual por ello es razonable pensar que aquellas señales audiovisuales emocionales tengan un mayor efecto que las que se presenten sólo desde una perspectiva unimodal.

Una señal de peligro como puede ser una cara con una expresión de miedo, en el medio natural, por lo general, estará acompañada de una señal de distrés auditivo como sería unos gritos. Esto plantea dos posibilidades, que la presentación de ambas señales juntas provoque que se capten mejor o que la respuesta programada sea de “todo o nada” y por tanto sea indiferente el número de fuentes por las que se presente. La hipótesis que se maneja en este estudio es que, si se presenta el estímulo de una manera multimodal, auditivamente y visual, se captará más la atención que si se presenta de una manera unimodal.

Para comprobar la hipótesis se realizó un experimento 58 estudiantes (31 mujeres y 27 hombres; 53 diestros y 5 zurdos) con edades comprendidas entre los 18 y los 33 años, siendo la media de 20 años.

Para la realización del experimento se seleccionaron cuatro caras con expresiones neutras y de miedo en escala de grises y diez archivos auditivos que incluían sonidos de angustia humana (gritos), así como otros sonidos (risas, bostezos, silbidos). Los archivos de sonido tenían una duración de 6000 ms que fueron recortados quedado en segmentos de 1200 ms. Resultando en nueve archivos de angustia y nueve de no angustia, con los mismos decibelios, pero diferentes frecuencias fundamentales. Debido a esta diferencia de frecuencia fundamental se estudió previamente la relación entre la frecuencia y la atención y no se puedo encontrar ninguna relación consistente.

Cada prueba comenzaba con la fijación de un blanco sobre un fondo negro durante 1000 ms, después se presentaban dos caras simultáneamente durante 200 ms, la exposición era corta porque estudios anteriores afirmaban que los tiempos cortos y la asincronía en la presentación estímulos hacía que la atención fuera más fuerte. En un tercio de los ensayos no se presentaba ningún estímulo auditivo, otro tercio era con sonidos de angustia y otro con sonidos no relacionados con la angustia. Los sonidos se presentaban biauralmente durante 1200 ms, era más largo el estímulo auditivo porque la significación emocional es más compleja de transmitir por medios no visuales.  En total se realizaron 480 pruebas.

Se obtuvo que los sonidos de no angustia y angustia produjeron una facilitación no específica del tiempo de reacción, que fue mayor para los sonidos de angustia. Las caras temerosas atrajeron la atención siempre, pero fue mayor cuando se presentó con sonidos de angustia como predecía la hipótesis. Las respuestas más rápidas en los ensayos congruentes sugieren que el distrés auditivo facilita la captura inicial de la atención.

Estos resultados están en línea con las investigaciones existentes que afirmaba que la atención emocional opera en una naturaleza intermodal, de modo que las señales emocionales de una modalidad sensorial mejoran la atención y la percepción en otras modalidades.

Al encontrar una mejora inespecífica del tiempo de reacción con los sonidos humanos no verbales, y mayor para los sonidos de angustia, sugiere que el presentar multiples fuentes de señales sensoriales convergentes aumentan el nivel de alerta.

Estos resultados concuerdan con las investigaciones que afirmaban que los estímulos multimodales de voz y cara mejoran automáticamente el procesamiento emocional.

Hay que tener en cuenta que la utilización solo de caras con expresión de miedo y neutras así como el uso de audios con angustia y sin ella puede dejar limitada la generalización de los resultados a otros estímulos emocionales.

Atribución de emociones en la comunicación vocal dirigida a bebes prematuros. Club de Lenguaje No Verbal.

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal esta semana presentamos el artículo “Emotion Attribution in Nonverbal Vocal Communication Directed to Pretern Infants” de Filippa, Monaci y Grandjean. En este artículo hablan de la relación de las características no verbales de la comunicación vocal de las madres con los bebés prematuros.

Cuando un bebé nace las interacciones sociales más tempranas las tiene con sus progenitores, las cualidades dinámicas de la voz del adulto pueden modular las respuestas del bebé. A su vez el comportamiento que este adopta afecta a la manera que su madre les habla. Cuando el bebé es prematuro esto afecta al proceso de comunicación, ya que la prematuridad influye en la espontaneidad y la reciprocidad del intercambio socioemocional. Los progenitores tienen dificultades para leer el comportamiento y las emociones del bebé y éste tolera menos las interacciones cara a cara. Se ha demostrado que las madres de bebés prematuros tienen menos contactos sociales coordinados con ellos que las madres con bebés nacidos a término. Esto es problemático ya que se ha demostrado que los contactos piel con piel son importantes y tienen efectos a largo plazo.

Hay pocos estudios donde analicen los comportamientos de las madres con los bebés prematuros. Se ha demostrado que las madres modulan su voz de acuerdo con los comportamientos que ven en el bebé como que abra los ojos o sonría a partir de las primeras semanas de la vida del niño.

En el caso de los bebés a término los adultos instintivamente modifican sus expresiones y las características vocales cuando se dirigen a los bebés, ajustándolas a la edad y al estado subjetivo que le otorgan, que varia en tono, estructura temporal con la que se dirigen a los adultos.

Los bebés se sienten atraídos por las emociones positivas expresadas en el habla. Lo mismo ocurre con el canto, prefieren canciones que expresen un contenido emocional feliz. El canto le mantiene interesados y tiene importantes efectos sobre la excitación de los niños, es importante no solo para calmarle sino también para involucrarle en juegos que afectan a su desarrollo temprano.

Cuando las personas se dirigen a los niños utilizan una expresión más generalizada de sus emociones y no tan inhibida como cuando se dirigen a adultos. Se ha demostrado que las madres usan un tono más alto cuando ven que su bebé de cuatro meses produce expresiones de felicidad en una pantalla de video.

En este estudio se pretende investigar las cualidades emocionales de las voces de las madres cuando ven una expresión como una sonrisa o la apertura de los ojos en sus bebés prematuros. Se pretende determinar los niveles de emoción y la sonrisa de la madre a través de la observación de oyentes ajenos y no sólo a nivel acústico. Por tanto, se pretende combinar el análisis acústico con la calificación emocional. Los oyentes adultos pueden percibir las emociones en la voz con un alto grado de precisión. Al igual que, también, son capaces de detectar la sonrisa en la voz humana, ya que al sonreír se altera el tracto vocal y esto tiene efectos en la voz.

La hipótesis del estudio es que la voz materna se modula cuando ve a su bebé sonreír o abrir los ojos y se percibe como más emocional y sonriente. También se plantea que esto es más fácil de percibir cuando se habla que cuando se canta. Por último, se plantea la hipótesis de la existencia de una asociación entre el grado de emoción y la atribución de la sonrisa por parte de los adultos y los parámetros acústicos específicos asociados con comportamientos de los bebés prematuros.

El estudio contó con 31 participantes (20 mujeres y 11 hombres) con edades comprendidas entre los 23 y los 32 años. Ninguno de ellos entendía el idioma en el que se habla para evitar que pudiera interferir la comprensión del mensaje verbal.

Como materiales se utilizaron unas grabaciones recopiladas en la unidad de cuidados neonatales del Hospital de Aosta (Italia). Los oyentes juzgaron solo a través de las características acústicas presentes en el habla ya que no hablan el idioma (italiano). Por otro lado, se analizaron las conductas de los bebés, en este caso, abrir los ojos y sonreír, también se analizó acústicamente el audio de las madres.

Se identificaron 31 comportamientos infantiles específicos entre 10 bebés registrados. Por cada comportamiento se identificó una secuencia de audio que contenía tres muestras maternas extraídas en tres condiciones: en presencia del comportamiento facial del bebé, en ausencia del mismo y los cinco segundos anteriores. Los dos comportamientos del bebé (abrir ojos y sonreír) se dieron de manera simultánea.

Los participantes tenían que responder a algunas preguntas relativas a ellos mismos (edad, género, lengua, relación con el cuidado de bebés…) y después podían realizar unas escuchas de prueba que no eran incluidas en el experimento para familiarizarse con ellas, y posteriormente ya entraban en la prueba.  Tenían que clasificar el grado de emotividad transmitida por la voz y el grado de percepción de sonrisas en la voz.

Los resultados muestran que el habla y el canto materno dirigida a los recién nacidos prematuros presentan características acústicas cuando son concomitantes con una expresión facial particular (ojos abiertos o sonrisa) en el lactante prematuro. La calidad de la voz de una madre se coordina con la expresión infantil prematura.

Esto sugiere un efecto de la retroalimentación de los bebés sobre la calidad del habla. La expresión del bebé prematuro, pudiendo ser accidental o a consecuencia de lo percibido, aumenta la participación emocional materna y ayuda a crear lazos de sintonización emocional por la mayor interacción entre los progenitores y los bebés en los primeros meses de vida.

Se ha descubierto también que, aunque ocurre tanto cuando se habla como cuando se canta, es más fácil de percibir en el primero de ellos que en el segundo. Esto es así porque el canto viene limitado por la estructura melódica de la canción y por tanto no tiene tanta flexibilidad estructural como el habla.

En cuanto a la importancia se le asigna más al hecho de que el bebé abra los ojos a que sonría. El abrir los ojos es un indicador de interés por parte del bebé. La sonrisa en bebés prematuros se ha visto que se producen de manera endógenos, de manera espontánea mientras duermen, aún así los interlocutores las perciben como atractivas y relacionadas con emociones positivas y generalmente las madres tienen a imitarles.

En lo relativo al análisis acústico se concluye que el tono medio se puede considerar como un parámetro acústico clave para predecir la atribución de emociones. La atribución de la sonrisa a través de la voz se asocia al aumento en el tono y en la intensidad.

Se necesitan más investigación para determinar si el contacto temprano, el grado y precocidad de la imitación materna de las expresiones faciales de los bebés tienen repercusión en el desarrollo de las competencias sociales en los bebés prematuros.

Correspondencia entre las respuestas fisiológicas y no verbales: comportamiento no verbal que acompaña el desafío y la amenaza. Club Lenguaje No Verbal

Estimados suscriptores y seguidores del Club del Lenguaje No Verbal, en esta ocasión les presentamos un resumen del estudio “On the Correspondence Between Physiological and Nonverbal Responses: Nonverbal Behavior Accompanying Challenge and Threat”, de los autores Max Weisbuch, Mark D. Seery, Nalini Ambady y Jim Blascovich, quienes investigan la correspondencia entre las respuestas fisiológicas y las no verbales en las situaciones de desafíos y amenazas.

Se sabe que los marcadores fisiológicos son propensos a estar acompañados por un comportamiento no verbal psicológicamente significativo, y esto ha sido estudiado en el caso de las situaciones estresantes. Investigadores como Darwin y Cannon estuvieron de acuerdo en que las respuestas a las situaciones estresantes (por ejemplo, el terror) se caracterizan por patrones específicos fisiológicos y no verbales (temblor del cuerpo, piel pálida, pelo erizado…).

Aunque esta idea sugiere que la actividad fisiológica y no verbal constituyen una respuesta integrada a las demandas ambientales, hay pocas investigaciones que respalden esta teoría, y estas ausencias de investigaciones pueden deberse a la posibilidad de que las respuestas fisiológicas y no verbales ante situaciones ambientales sean independientes. Por ejemplo, las expresiones no verbales pueden funcionar como respuestas comunicativas que no dependen de la actividad autónoma subyacente. Además, la dificultad de medir respuestas fisiológicas complejas puede explicar la falta de evidencia fisiológica-no verbal.

La investigación realizada en el presente estudio examina el grado en que una situación estresante (desafío o amenaza) provoca la covarianza entre los patrones de actividad no verbal (comportamiento no verbal) y fisiológica (medición de marcadores cardiovasculares).

Los marcadores de desafío y amenaza son relevantes dentro de contextos que requieren respuestas cognitivas para cumplir un objetivo relevante. Ejemplos de tales situaciones de rendimiento motivado incluyen realizar un examen, dar un discurso y causar una buena impresión. Por lo tanto, las situaciones de rendimiento motivado incluyen muchas de esas situaciones que comprendemos como «estresantes». Los estados motivacionales de desafío y amenaza se producen del siguiente modo: El desafío se produce cuando se evalúa que los recursos de afrontamiento (por ejemplo, habilidades, disposiciones, soporte externo) cumplen o superan las demandas de la situación (por ejemplo, esfuerzo requerido, peligro, incertidumbre). La amenaza se produce cuando las demandas de la situación se evalúan como recursos superiores a la superación. Por lo tanto, el desafío y la amenaza pueden entenderse como niveles de «confianza» específica del contexto.  Más de 30 estudios diferentes demostraron que el desafío incluye más confianza en el afrontamiento de tareas y una mayor movilización de energía que la amenaza, factores que deberían mejorar el rendimiento.

En cuanto al comportamiento no verbal estudiado en la investigación, los autores son conscientes de que el comportamiento facial parece ser especialmente susceptible de control consciente, por lo que las respuestas faciales pueden reflejar más la deseabilidad social que la experiencia subjetiva o fisiológica (de hecho, las expresiones faciales positivas a veces pueden ser más probables entre las personas que experimentan un afecto negativo que entre las personas que experimentan un afecto neutral. En este caso, ante una amenaza, quienes experimentan dicha amenaza pueden esforzarse especialmente por crear una expresión facial segura y, por lo tanto, pueden parecer más seguros que los individuos desafiados). En contraste, la voz parece ser menos susceptible al control consciente y puede ser un indicador más verídico de la experiencia psicológica (Ekman y Friesen). Por lo tanto, los canales faciales y vocales pueden diferir con respecto a su relación con los procesos fisiológicos.

En el estudio realizado participaron de forma remunerada 90 mujeres estudiantes de psicología de la Universidad de California. De estas 90 mujeres, 30 fueron seleccionadas para el análisis no verbal sobre

Par la medición fisiológica se usaron dispositivos de medición fisiológica para registrar señales cardíacas, presión arterial y rendimiento cardíaco. Para la medición no verbal se usó un micrófono y cámara de vídeo detrás del cristal tintado situado directamente frente al participante.

Se registró el comportamiento de los participantes a través de las mediciones nombradas, y digitalmente se crearon 2 tipos de packs: Un primer pack de vídeos silenciados en donde se observaba el comportamiento no verbal del participante, enfocándose únicamente la cara, y un segundo pack en donde se eliminó el vídeo y los sonidos de alta frecuencia para que finalmente solo se pudiese percibir la prosodia.

Los participantes completaron el experimento individualmente. Al llegar al laboratorio, un experimentador saludó al participante y la acompañó a una sala de preparación. Se aplicaron los sensores necesarios para el registro fisiológico y se llevó al participante a una sala de control. Allí, se inició un período de descanso de 5 minutos cuando el experimentador abandonó la sala, durante el cual se evaluaron los niveles basales de las respuestas fisiológicas. Después del período de descanso, se informó al participante que un miembro del equipo de investigación entraría ahora en la sala para involucrar al participante en un ejercicio. Una experimentadora desconocida para el participante entró en la sala de grabación, se presentó y se sentó para comenzar una conversación. La conversación duró 3 minutos, durante los cuales se registraron las mediciones fisiológicas. El entrevistador le hizo al participante un conjunto de preguntas predeterminadas sobre sí misma. Las preguntas incluidas generaban sensaciones de desafío o de amenaza dependiendo del participante.

Tras realizar las grabaciones a las participantes, 18 estudiantes de pregrado fueron asignados aleatoriamente para juzgar los clips de video o clips de sonido resultantes, puntuándolos en escalas de 0 a 5 según la confianza y dominio visto u oído en los clips.  Los resultados fueron los siguientes: Autoconfianza facial (a = .81), autoconfianza vocal (a = .59), dominio facial (a = .74) y dominio vocal (a = .56) .

Estudiando las mediciones fisiológicas de las participantes se comprobó que en los casos de sensación de desafío se aumentan las pulsaciones, se dilatan las arterias (disminuye TPR, que es la resistencia vascular), y se produce un mayor flujo sanguíneo. Durante la sensación de amenaza, aumentan las pulsaciones pero disminuye el flujo sanguíneo y la dilatación de arterias es mucho menor.

Se comprobó por tanto que los participantes que exhibieron una amenaza consistente con experimentar una menor confianza, mostraron una confianza vocal menor y una confianza facial mayor. Para los participantes que exhibieron una amenaza, estos resultados son consistentes con el intento de enmascarar una falta subyacente de confianza (indicada por sus respuestas vocales) con un comportamiento no verbal facial relativamente controlable. Por el contrario, el patrón no verbal asociado con el desafío es consistente con la realidad que experimenta una mayor confianza, junto con la falta de preocupación por aparecer con confianza. Las reacciones fisiológicas de los participantes fueron diferentes entre los que sintieron desafío y los que sintieron amenaza. Por tanto, la diferencia entre la confianza vocal y facial que percibían los observadores indicaba un patrón cardiovascular que sólo podría ser observable a través de dispositivos de medición fisiológica.

En términos más generales, estos resultados demuestran que existe covarianza en las respuestas fisiológicas y no verbales, pero que esta covarianza puede observarse mejor con un patrón significativo de actividad fisiológica. Por el contrario, las expresiones faciales a menudo pueden ser engañosas, especialmente en comparación con las expresiones vocales, y pueden estar particularmente sujetas a preocupaciones motivacionales, como la gestión de impresiones. Estas consideraciones resaltan la importancia de utilizar patrones de reactividad fisiológica complejos y validados empíricamente al examinar la relación entre las respuestas fisiológicas y no verbales.

Antiguas entradas