Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Mes: octubre 2019

Evidencias sobre el uso y la interpretación del lenguaje no verbal en la práctica clínica. Club de Lenguaje No Verbal

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo“Reading and using body language in your medical practice: 25 research findings” de Hills L. (2011),  que resume las evidencias más relevantes sobre la importancia del comportamiento no verbal en la interacción médico-paciente.

Por lo general, podemos elegir cuidadosamente las palabras que decimos. En cambio, nuestro lenguaje no verbal a menudo nos traiciona. Se podría decir que la expresión no verbal en gran parte es imposible de controlar, dado que ocurre a múltiples niveles: movimientos, gestos, expresiones faciales, orientación del cuerpo, etc. Del 60 a 93% de la comunicación es de naturaleza no verbal. Por lo tanto, en las interacciones con otros, transmitimos e interpretamos multitud de mensajes de naturaleza no verbal.

En el contexto médico expresar e interpretar el lenguaje no verbal adecuadamente impacta de diversas maneras. Por ejemplo, los profesionales de la salud que son más sensibles a las señales no verbales y que expresan mas empatía generan mayor satisfacción general en el paciente y reciben menos demandas legales. También suelen tener relaciones más positivas con sus compañeros. Aquellos que se encuentran en posiciones de liderazgo pueden utilizar el comportamiento no verbal (CNV) para incrementar la eficacia de su liderazgo y fomentar un mejor trabajo en equipo. Dada la importancia del CNV, se resumen a continuación las evidencias más relevantes en el contexto laboral, con gran utilidad en el contexto de la atención sanitaria.

Si un superior nos da una palmadita de apoyo en la espalda, puede que no sea buena idea devolvérselo. En EE. UU., en el contexto de trabajo se utiliza el tacto como símbolo del estatus socioeconómico. Por eso, un superior puede utilizar gestos de este tipo con sus subordinados, pero no es recomendable hacerlo recíprocamente. El estatus también se expresa según el sitio para sentarse. Cada profesional debe discernir si es mejor sentarse detrás de un escritorio, al lado de un paciente, etc. según qué se quiere transmitir. Al sentarse, se debe tener en cuenta en ángulo del cuerpo con respecto al interlocutor. Por ejemplo, si un paciente se mantiene reclinado en la silla durante la conversación con el médico puede que no tome muy en serio lo que se le dice. Por lo general, cuánto más cerca se sienta, más interés tiene en escuchar.

La comunicación no verbal puede revelar 6 aspectos que otros podrían esconder: interés y compromiso, gusto/disgusto, emociones, la naturaleza de la relación, qué se prefiere mantener oculto y sentimientos que ni uno mismo es capaz de admitir. En cualquier caso, es importante observar con atención y no asumir nada. Conocer esto sirve para que los profesionales observen y, posteriormente, expongan algunas de esas observaciones a los pacientes, facilitando las conversaciones más complicadas. También se debe tener en cuenta que algunas cosas que los pacientes quieren esconder no tienen nada que ver con la relación médico-paciente o las prácticas médicas.

En este proceso de observación del lenguaje no verbal, se debe considerar si este concuerda con el lenguaje verbal. Cuando no concuerdan, el lenguaje no verbal es el que domina las percepciones. Por eso, si alguien dice no estoy enfadado, pero respira rápido y de modo audible, tensa los hombros, cierra los puños, etc., no creemos lo que dice, sino lo que expresa de manera no verbal. No obstante, cuando creemos que el CNV de alguien nos indica algo diferente de lo verbal, se debe comparar el CNV con la línea de comportamiento base de dicha persona. La razón de ser de esta comparación es la posible presencia de hábitos no verbales, que no expresan algo en particular. Por ejemplo, un paciente puede tener el hábito de dar golpecitos dedos contra dedos que no expresa ningún estado en particular. De no ser un hábito, podría indicar nerviosismo, aburrimiento y otros, pero si lo es, no debe interpretarse como tal.

Además de tener en cuenta la línea de comportamiento base de una paciente, un profesional sanitario debe tener en cuenta que, indudablemente, hay diferencias culturales en la expresión no verbal. Si se encentra con pacientes de otras culturas debe interpretar cuidadosamente el CNV de dichos pacientes. Todos solemos interpretar el lenguaje no verbal a través de lente de la cultura en la que vivimos y, aunque sea difícil conocer todas las diferencias culturales, se debe tener cuenta su posible existencia. Además, cualquier profesional debería adecuar su propia expresión no verbal a lo culturalmente aceptado en la cultura en la que practica su profesión. En la misma línea, se destaca el carácter contextual del lenguaje corporal. Si el contexto cambia, el CNV puede expresarse de la misma manera, pero con significado diferente. Por ejemplo, frotarse la frente puede indicar un dolor de cabeza, cansancio o estoy estresado.

Las señales no verbales no deberían ser interpretadas de manera aislada, porque un solo gesto puede tener múltiples significados y es difícil discernir cual es el más adecuado. En la expresión de cualquier significado, los gestos suelen darse de manera agrupada. Por ejemplo, hay varias señales no verbales que indican incomodidad: una alta tasa de parpadeo, morderse los labios, movimientos de inquietud, gestos rápidos con las manos, etc. y suelen agruparse.

Observar si hay agrupaciones de gestos no verbales que indican lo mismo lleva a maximizar la precisión en la interpretación y a minimizar el riesgo de una mala interpretación. En el ejemplo, detectar la incomodidad del paciente de manera precisa facilita poner en marcha acciones que hagan que el paciente se sienta mejor. Analizar el CNV de la manera más global posible también facilita detectar mentiras. La expresión corporal es un mejor indicador que la expresión facial en esta labor y atender al movimiento del cuerpo de manera global mejora la detección de las mentiras.

El lenguaje corporal puede dar indicios sobre relaciones y control. Quien tiene mayor estatus, quien respeta a quien, quien domina y quien es sumiso, etc. Estos indicios relacionales y de control son especialmente relevantes cuando a consulta acuden pacientes acompañados de pareja, hijos/as, amigos/as (u otros familiares. Por ejemplo, puede observarse si un paciente se siente incomodo al contar algo delante de un acompañante y el lenguaje corporal facilitaría al profesional el darse de cuenta de la necesidad de atender al paciente en ausencia de terceros.

El CNV como indicador de confianza y control también se puede dar a la inversa. El paciente puede observar el lenguaje no verbal del profesional y si este se siente confiado y en control de la situación que se le expone. La autora sugiere poner la espalda recta, respirar desde la tripa y relajar la mandíbula generando así mensajes de autoconfianza, tanto interna como externamente. También es importante mirar a los ojos del paciente, porque evitarlo lleva a una interpretación de falta de interés en el paciente.

Expresar confianza y control podría evitar ser víctima de acoso sexual. Por un lado, las personas con tendencia a llevar a cabo acciones de acoso sexual suelen tener un comportamiento dominante y se aprovechan de ambigüedades de los roles de otros. Por ejemplo, un profesional puede comportarse de manera más sumisa, acorde a un rol de subordinación y un superior con tendencia al acoso sexual puede aprovechar esa situación para exculparse y culpar al otro por invitarle al acoso. También puede ocurrir algo similar en relaciones médico-paciente o paciente-familiar, por lo que es importante detectar las señales no verbales que indican riesgo de acoso sexual y buscar/ofrecer protección.

Muchas partes del cuerpo transmiten información valiosa a través del lenguaje no verbal. La posición de las manos y brazos y tocarse revelan sentimientos. Tocarse o jugar con los accesorios puede indicar nerviosismo, baja autoconfianza o necesidad de más apoyo emocional. Alguien que se toca la cara puede expresar un estado de aburrimiento o ansiedad. Cruzar los brazos puede indicar el tener frio, necesidad de más atención, falta de interés o enfado.

La velocidad del movimiento de la cabeza (típico de la afirmación) también comunica cómo se sienten las personas con respecto a lo que se les está contando. Un movimiento regular en la conversación (p. ej. después de exponer cada posible causa de un síntoma) puede indicar que se está entendiendo/de acuerdo con lo que se escucha. Si el movimiento se enlentece sustancialmente puede indicar presencia de dudas. Por lo contrario, si aumenta de velocidad, puede señalar pérdida de interés y/o el deseo de que la charla se acelere y finalice pronto.

Mover o afirmar demasiado con la cabeza es uno gesto que se desaconseja en el caso de las mujeres líderes. Otro gesto a evitar es esperar demasiado para tomar el turno en una conversación. La autora menciona varios gestos como importantes solo en el caso de las mujeres líderes porque consideran que ser mujer y líder a la vez suele llevar más trabajo para mantener ese rol en la percepción de terceros, debido a la asignación de un rol sumiso a la mujer en la sociedad. También se aconseja un apretón de manos firme tanto para hombres como para mujeres profesionales, con una posición del cuerpo de frente al interlocutor y mirar a los ojos. Esta agrupación de gestos genera percepciones más favorables sobre los profesionales y se les juzga como más confiables y agradables.

Leemos constantemente las caras de las personas. Hay diferentes marcadores faciales a tener en cuenta. Los que se pueden controlar son los rasgos de apariencia (maquillaje, piercings, peinado, etc.) y los rasgos indicadores de emociones (movimientos musculares de la cara acordes a las emociones) pueden entrenarse en caso de no ser los adecuados. Controlar estos marcadores (especialmente los últimos) en la práctica profesional pueden ser clave, porque influirán inevitablemente en la percepción que el paciente tenga del profesional (si es de fiar o no, entre otras) y, posiblemente, en la interacción con él.

En cuanto a las expresiones faciales del paciente, destacan las sonrisas exageradas, fuera de lugar, que pueden indicar la disposición a empezar una discusión, o un empuje muy corto de la lengua hacia fuera, que puede indicar un desacuerdo o disgusto. Este ultimo es un acto inconsciente que observamos ya en los bebés cuando rechazan la comida que no les gusta.

Por último, el lenguaje no verbal también impacta en el clima laboral. Al relacionarse con compañeros o superiores es mejor sentarse en frente de ellos. Tener solo un cuarto del cuerpo girado hacia otro lado puede indicar falta de interés. Para construir y mantener un buen equipo a menudo se hace necesaria la eliminación de barreras físicas y tecnológicas. Se debe facilitar el contacto visual, gesticular con las palmas abiertas más hacia arriba al hablar y afirmar con la cabeza para animar a los demás a que participen y se comuniquen con libertad. Ser capaz de interpretar el lenguaje no verbal de los compañeros de trabajo y percibir que ellos también pueden interpretar el nuestro genera un espacio de trabajo menos estresante.

En conclusión, atender al comportamiento no verbal en el contexto profesional sanitario puede mejorar la comunicación tanto en relaciones simétricas (compañeros) como en relaciones asimétricas (profesional-paciente, empleado-superior). La consecuencia más directa sería el aumento de la efectividad de las prácticas médicas y, no menos importante, el aumento de la satisfacción de todas las partes implicadas.

Si quieres saber más sobre el comportamiento no verbal y la utilidad de una interpretación adecuada de las señales no verbales en el contexto sanitario, no te pierdas nuestro Curso de Perfeccionamiento Universitario sobre Análisis de Comportamiento no Verbal en Atención Primaria.

Señales no verbales de vulnerabilidad en relación a la Tétrada Oscura. Club de Lenguaje No Verbal

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo “Evil intentions: examining the relationship between the Dark Tetrad and victim selection based on nonverbal gait cues” de Ritchie M. B., Blais J. y Forth A. E., en el cual se explora la relación entre rasgos pertenecientes a la Tétrada Oscura (psicopatía, maquiavelismo, narcicismo y sadismo) y la detección de señales no verbales que indican vulnerabilidad.

Algunos estudios han establecido que ciertas señales no verbales, como la forma de caminar, pueden ser indicadores precisos de la vulnerabilidad de ser la víctima de un delito. Basándose en estas señales, los sujetos con un alto nivel de rasgos psicopáticos son capaces de identificar la vulnerabilidad de una persona. Esa información influiría en la decisión del delincuente de atacar o no, según si la posible víctima le parece más o menos vulnerable. No obstante, cabe destacar que guiarse por las señales no verbales no implica dar atención a unas señales específicas y de manera voluntaria. La detección de la vulnerabilidad en base al comportamiento no verbal es un proceso más bien intuitivo, los sujetos simplemente saben que una persona es vulnerable.

La psicopatía no es el único trastorno de personalidad asociado a un mayor número de  víctimas y a más manipulación y engaño. Por lo tanto, es posible que haya sujetos con otros trastornos de personalidad (o con rasgos relacionados) capaces de detectar a las víctimas más vulnerables en base a señales no verbales. Por esta razón, el estudio extiende la relación entre psicopatía y detección de señales no verbales indicadoras de vulnerabilidad a los rasgos asociados a la Tétrada Oscura.

Las señales del comportamiento no verbal que más indican vulnerabilidad a ser víctima es el movimiento del cuerpo, y específicamente, la forma de caminar. En un estudio con delincuentes encarcelados por atacar a extraños se observó que estos, al mirar varios videos de personas caminando, son capaces de determinar los targets más fáciles y a aquellas personas que es mejor evitar atacarlas. Las diferencias en la forma de caminar entre los targets fáciles y difíciles se daban en: la longitud de zancada (corta, larga o media), el cambio de peso en el caminar (de arriba hacia abajo o lateral), coordinación entre brazos y piernas y colocación de los pies.

También hay diferencias de género en los agresores:  los hombres con rasgos psicopáticos son mejores que las mujeres en detectar mujeres vulnerables a través de señales no verbales. Esta capacidad se ha observado en muestras de estudiantes, delincuentes y de oficiales de policía.

Hasta hace poco, la combinación de rasgos de psicopatía, maquiavelismo y narcicismo se ha considerado como un posible constructo unitario llamado la Tríada Oscura. En cambio, en la Tétrada Oscura se añaden rasgos de un sadismo del a día a día, que hace referencia a la obtención de placer a través de provocar daño a otros y un deseo recurrente de hacerlo. Todos los componentes de la Tétrada Oscura muestran relaciones con comportamientos antisociales, bullying, trolling online y con la obtención de placer a través de las desgracias de los demás.

En el estudio participan 99 estudiantes a las cuales se les aplican varios cuestionarios relativos a los rasgos de la Tétrada Oscura. Los participantes observan 8 videos en los cuales varias mujeres caminan de espaldas a la cámara, para evitar la influencia de las expresiones faciales. De las 8 mujeres grabadas, 4 de ellas fueron víctimas de algún delito en el pasado y 4 no. Para cada grabación, se pide a los sujetos que indiquen si creen que las mujeres del video fueron víctimas de algún delito o no. Además, deben dar una justificación para cada evaluación de la vulnerabilidad, es decir, deben decir en qué se basan para considerar que una mujer fue víctima o no en el pasado (p. ej. en la edad, ropa, género, movimiento al caminar, intuición, etc.).

Al igual que en otros estudios, se encuentra una alta precisión en la detección de la vulnerabilidad en aquellos sujetos con altas puntuaciones en psicopatía. También se observan los mismos resultados en los sujetos con puntuaciones altas en maquiavelismo y en el sadismo del día a día. En cambio, no se encuentra una relación significativa entre tener rasgos de narcisismo y detectar la vulnerabilidad en base a las señales no verbales.

En la psicopatía se consideran dos factores. El Factor 1 se asocia a una predominancia de comportamientos de manipulación y de insensibilidad afectiva. El Factor 2 indica un estilo de vida errático y más comportamientos antisociales. De estos dos factores, se observó que el segundo es el mejor predictor para la precisión en la detección de la vulnerabilidad, por encima de todos los demás rasgos de la Tétrada Oscura.

Cabe destacar que los rasgos de la Tétrada Oscura se solapan (excepto los del narcisismo), por lo que un sujeto con rasgos psicopáticos puede detectar igual de bien la vulnerabilidad que un sujeto con rasgos de psicopatía, maquiavelismo y sadismo.

No se encuentran relaciones entre tener rasgos de la Tétrada Oscura y utilizar las señales no verbales relativas a la forma de caminar para discriminar la, vulnerabilidad. Lo que indican estos resultados es, tal como mencionábamos antes, que los sujetos no analizan la forma de caminar de forma consciente. Los participantes se daban cuenta a través de la intuición de quienes eran víctimas y quienes no.

Aunque los sujetos no sean conscientes de que se fijan en la forma de caminar, sí que valoran de manera correcta a las mujeres de los videos en función de las diferencias en ese aspecto. También parece ser que la forma de caminar destaca por encima de la apariencia física y la vestimenta, un resultado obtenido en este y en otros estudios previos.

La falta de asociación entre rasgos de narcisismo y la precisión en detectar la vulnerabilidad a través de la forma de caminar se puede deber a que en el narcisismo predomina el egocentrismo y la sensación de grandiosidad. Estos rasgos pueden desviar la atención hacia uno mismo e impedir una detección precisa de la vulnerabilidad en otros. En cambio, en los demás componentes de la Tétrada Oscura predominan otros rasgos que pueden facilitar esa detección: la insensibilidad afectiva, la impulsividad, la manipulación, etc.

Cabe destacar que la vulnerabilidad a ser la víctima de un delito no implica culpar a las víctimas. La importancia de este tipo de análisis reside en la detección de factores que podrían ser utilizados en entrenamientos de defensa ante delincuentes potenciales. De hecho, existen estudios que han demostrado que el entrenamiento para cambiar la forma de caminar reduce la percepción de vulnerabilidad de terceros.

 

Si quieres saber más sobre el  comportamiento no verbal y cómo influye en diferentes áreas como la vulnerabilidad o la percepción de los demás no te pierdas nuestro   Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira.

¿Somos conscientes de nuestro comportamiento no verbal? Club de Lenguaje No verbal

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo “Nonverbal self-accuracy: individual differences in knowing one’s own social interaction behavior” de Murphy N. A., Schimd Mast M. y Hall. J. A. (2016), en el cual se analiza si las personas son conscientes del comportamiento no verbal que expresan en las interacciones sociales.

Analizar si los individuos son capaces de recordar el comportamiento o la apariencia de otros con los que han interaccionado ha sido el objetivo de muchos estudios. En cambio, la capacidad de recordar el propio comportamiento no verbal (CNV) no ha tenido tanta suerte. En los pocos estudios que se ha explorado se ha visto que, por lo general, las personas recuerdan con precisión los gestos que expresaron en una interacción social. Algunos gestos se recuerdan más (p. ej. sonreir) y otros menos (p. ej. tocar al otro).

Esta habilidad de traer a la memoria gestos pasados recibe el nombre de nonverbal self-accuracy (NVSA, detección precisa del CNV propio). A nivel interpersonal, se han observado diferencias individuales en la precisión de detectar los estados y rasgos de otros. Por lo que este constructo tendría la misma función, pero a nivel intrapersonal. Algunos autores que han estudiado esta detección precisa del CNV propio, han constatado que es un constructo medible. Con el objetivo de probar esta hipótesis y de replicar los resultados previos, este estudio explora la existencia de NVSA, las diferencias individuales y la utilidad de considerar esta habilidad en teorías basadas en la autoconsciencia o teorías del self (p. ej. autopercepción, meta-percepción, etc.).

En el estudio participaron 84 pares de sujetos, asignados aleatoriamente a los roles de compañero de interacción o target. Solo una persona de cada par, el target, es objeto de análisis. Los sujetos conversaron durante 5 minutos sobre un tema. Se grabó cada interacción para que 6 expertos analicen posteriormente el CNV expresado y compararlo con lo que cada target informa.

Después de la interacción los sujetos valoran (en una escala Likert de 1 a 9) si han expresado los siguientes comportamientos no verbales: sonreír, inclinar la cabeza (p. ej. afirmar), mirar a los ojos, tocarse la cara/el cuerpo y gestos con las manos. Además, se aplican 7 escalas de autoconsciencia y monitorización de uno mismo, expresión emocional, rasgos de neuroticismo y ansiedad para observar si el constructo NVSA se relaciona con otros constructos.

Los resultados mostraron que los sujetos recuerdan el comportamiento no verbal que han expresado de forma precisa y por encima del azar. No obstante, los sujetos no recuerdan con la misma precisión el gesto de inclinar la cabeza. Las puntuaciones de NVSA se relacionan significativamente con una mayor autoconsciencia pública, indicando que la precisión de recordar el CNV propio aumenta cuando los sujetos informan haber prestado más atención a su apariencia y a sus maneras. Además, ser mejor en recordar los gestos no verbales que uno expresa parece estar muy relacionado con detectar mejor las emociones y, especialmente, la ira.

Se detecta también una mayor relación entre puntuar alto en NVSA y mayores niveles de neuroticismo y negatividad en el estilo de expresión, por lo que es probable que los sujetos con un alto nivel de NVSA sean más sensibles a las señales de desaprobación.

Para medir el constructo NVSA de momento requiere algo más que un cuestionario o un test. Aun así, estos resultados permiten crear un esbozo del conjunto de rasgos de personalidad que una persona con alta precisión en recordar su CNV tendría. Una persona con puntuaciones altas en NVSA sería algo ansiosa, consciente de sus maneras, con pocas intenciones o ganas de expresar emociones positivas y sensible a la detección de la ira de otros sujetos.

En contra de los esperado, no se han encontrado relaciones de NVSA con autoconsciencia, ni con una monitorización del self. Por esta razón, se plantea que NVSA no es tanto un constructo basado en la autoconsciencia, ni una habilidad interpersonal. Dada su relación con variables sociales negativas (p. ej. alto neuroticismo) parece que NVSA refleja un enfoque exagerado hacia uno mismo, acompañado de miedo a la evaluación social.

Esta última conclusión tiene sentido especialmente si tenemos en cuenta que el comportamiento no verbal supone una expresión bastante automática y con poco procesamiento racional de por medio. Cuando hay mayor autoconsciencia y autocontrol sobre el CNV es, por ejemplo, cuando se intenta mentir, una situación en la cual la evaluación de otros también se hace importante. En ese caso, el CNV se puede ver modificado de manera autocontrolada y consciente, siendo necesario estar centrado en uno mismo con el fin de intentar controlar la expresión no verbal.

Esta analogía indica que ser capaz de recordar un comportamiento no verbal podría ser una habilidad interpersonal pero en términos más bien negativos. Es posible que por eso se encuentren relaciones entre NVSA y la detección de emociones negativas, como la ira. También se plantea un posible carácter contextual de la habilidad de recordar el CNV expresado en una interacción. Se recordarán más algunos comportamientos no verbales y se recordarán más en algunos contextos. Y si tenemos en cuenta el mentir como contexto especifico u otros ejemplos, como las situaciones de interacción con superiores, tendría sentido que en dichos contextos un sujeto se centre más en sí mismo y en las señales no verbales que expresa.

Por último, en el estudio se destaca la duración corta de las interacciones. Se desconoce si la precisión de recordar el propio CNV se mantendría por encima del azar en interacciones más largas, típicas de la vida real. Otras limitaciones residen en el tipo de muestra utilizado (estudiantes) y en el uso de escalas de medición (medición del CNV distinta entre sujetos y observadores).

Si quieres saber más sobre el amplio campo de estudio del comportamiento no verbal y la aplicación práctica de estos conocimientos, visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira.

Marcadores no verbales de la mentira en edades tempranas. Club de Lenguaje No Verbal

Amigos del Club de Lenguaje No Verbal, esta semana presentamos el artículo “Nonverbal markers of lying during children’s collective interviewing with Friends” de Sen H. H. y Küntay A. C. (2018), en el cual se analiza y compara el comportamiento no verbal de niños/as que mienten con el de los que dicen la verdad. ¿Harán lo mismo que los adultos?

Detectar a aquellos que engañan es una labor que recibe mucha atención dada la importancia que tiene en contextos sociales y jurídicos. En el estudio de la detección de la mentira existen herramientas diversas, tanto para analizar el comportamiento verbal, como no verbal. Todas son necesarias, dado que niños/as y adultos/as, expresan multitud de comportamientos que pueden indicar engaño.

En el caso del comportamiento no verbal (CNV), hay señales que pueden delatar más que otras, pero no son tan fácilmente reconocibles como se desearía. Las señales no verbales relativas al engaño se apoyan principalmente en los movimientos de la cara y del cuerpo, además de elementos paralingüísticos del discurso. En el primer caso, las evidencias muestran que en el comportamiento del engaño se da una disminución de la expresión del lenguaje corporal y un mayor contacto visual. En el segundo caso, lo más indicativo de engaño ha mostrado ser un discurso más lento, con menos detalles y una mayor latencia de respuesta ante las preguntas de un entrevistador.

Una herramienta útil para analizar el CNV relacionado con el engaño es la entrevista grupal. En los últimos años, se ha mostrado mucho interés en el uso de esta herramienta con adultos. A modo general, en una entrevista grupal, se espera una mayor interacción entre los miembros del grupo (o pares) cuando dicen la verdad. La razón es que parten de recuerdos compartidos y, por eso, cuando cuentan una historia se completan, se corrigen, se miran más, etc. En cambio, contar mentiras implica que cada uno de los miembros de un grupo se basará en su capacidad individual de construir una historia en la misma línea con la de otros compañeros. No interaccionan tanto, se esfuerzan para crear una historia coherente, añaden menos información y se miran menos.

En el caso de los/as niños/as, la entrevista grupal no se ha utilizado para detectar señales no verbales relacionados con el engaño. Pero hay evidencias relativas a lo verbal, a como cuentan una historia compartida (co-narración). Se ha visto que en estas interacciones los/as niños/as utilizan la confirmación, la negación, modifican la información del otro espontáneamente y añaden información nueva.

Cuando se ha analizado el CNV relativo al engaño (de manera individual) en niños/as, este análisis venía precedido por la presentación de instrucciones explícitas o algún tipo de motivación a priori para que ocurra un comportamiento de engaño. Es decir, los/as niños/as tenían tiempo para preparárselo, no era puramente espontáneo. Posiblemente sea esa la razón por la cual se ha observado que, en edades tempranas, los que dicen la verdad no expresan un CNV muy diferente de los que mienten.

Dado que existen evidencias limitadas sobre señales no verbales de engaño a edades tempranas, uno de los objetivos de este estudio es cubrir estas carencias. Por tanto, utilizan la entrevista grupal en niños/as y se analiza el CNV espontáneo relativo al engaño. Otro objetivo es observar si el CNV es distinto cuando se miente por omisión o por acción (by commission). En el primer caso, lo que se cuenta no es falso, pero se omite información crítica. En el segundo caso, se expone una mentira intencional, un enunciado falso.

Los participantes del estudio son 45 pares de niños y niñas (pares del mismo sexo), con edades comprendidas entre 4 y 7 años. Se utiliza una versión modificada del paradigma Resistencia a la tentación, en la cual los/as niños/as tienen prohibido tocar unos juguetes, pero no otros. Un experimentador lleva a cada par de sujetos a una sala, donde hay tres mesas. Encima de una de ellas están los juguetes prohibidos, justo al lado de un espejo unidireccional, detrás del cual hay un investigador que graba. Encima de otra mesa, a la otra punta de la sala, hay juguetes con los que sí se puede jugar. En el medio de la sala, está la tercera mesa, donde los pares de sujetos se pueden sentar, hablar y jugar.

El experimentador lleva a los sujetos a la sala de juego y expone unas reglas. No se pueden tocar ni los juguetes que están encima de la mesa del espejo, ni la mesa. Sí pueden jugar con los juguetes que están encima de la mesa opuesta y tocar todo lo que quieran de ese lado. También se aplican pruebas de evaluación de correlatos sociocognitivos de la mentira (p. ej. teoría de la mente, funciones ejecutivas) para asegurar que los/as niños/as son capaces de mentir. Al final de la evaluación, cada par de sujetos vuelve a la sala de juego y el experimentador explica que se tiene que ir.

A partir de este punto, el estudio se desarrolla en cuatro fases. En la primera, los sujetos permanecen solos durante un minuto en la sala. En la segunda, una mujer desconocida entra y juega (otro minuto) con los juguetes prohibidos, sin interaccionar con los sujetos. Lo seis minutos siguientes (fase 3), los sujetos vuelven a quedarse solos. En la fase 4, el experimentador entra en la sala y les entrevista. Se les pone 4 preguntas: qué han hecho mientras han estado solos (1), si han tocado los juguetes (2, pregunta target), si se han movido de la mesa del centro (3) y si los juguetes prohibidos están cambiados de sitio (4).

En el análisis de variables demográficas (sexo, edad, etc.) se encontró una interacción con la edad: la mayoría de los que han mentido eran mayores que los que dijeron la verdad. Solo mintió una pequeña parte de los sujetos. Ante la pregunta 1, respondieron con una mentira por omisión, ocultando que han tocado los juguetes prohibido (p. ej. hemos hablado). Para mantener la coherencia, estos mismos se vieron forzados a responder con una mentira por acción ante la pregunta 2 (no hemos tocado los juguetes prohibidos).

El CNV observado al decir una mentira por omisión no mostró diferencias del CNV observado en quienes dijeron la verdad. En cambio, en las respuestas a la pregunta 2 emergen las diferencias en el CNV. En este caso, los sujetos que mintieron tardaron dos veces más en responder a la pregunta. Este hallazgo es coherente con lo que se ha observado en adultos.

En el estudio también se registró la tendencia o el acto de mirar al compañero cuando se contestaba a las preguntas. Lo que se observó es que los sujetos que mintieron tenían más tendencia de mirar hacia el compañero justo después de responder a la pregunta target, pero no en el resto de la entrevista. Esta tendencia en un momento específico tiene sentido, dado que ante esa pregunta se podía emitir una mentira como tal. No se puede saber cuál es el significado exacto de esa mirada, pero podría señalar un esfuerzo o petición de colaboración en la mentira.

En cuanto a la expresión de gestos en el discurso, se observó que los sujetos que mintieron gesticularon menos que los que dijeron la verdad. El control del lenguaje corporal puede ser un intento de crear credibilidad. Pero se destaca la dificultad de interpretar una mayor o menor expresión del lenguaje corporal, dado que, a veces, los sujetos que mienten gesticulan más para apoyar aquello que dicen y, así, parecer más creíbles.

La mayoría de los sujetos no incumplieron la regla. De los que lo hicieron, solo 2 tocaron los juguetes prohibidos en el primer minuto. Ocho sujetos incumplieron la regla cuando la mujer desconocida estaba presente. Y, por último, 33 de ellos tocaron los juguetes después de que la mujer desconocida se fuera. Esta variedad, aunque limitada por una muestra demasiado pequeña, muestra que los/as niños/as no incumplen las reglas necesariamente por tener un ejemplo, también lo hacen por su cuenta. Lo más destacable es que no hubo ningún ejemplo de la acción de mentir a lo largo del experimento, por lo que cuando se mintió fue por volición propia.

Una de las aportaciones más interesantes de este estudio es observar que, cuando se puede mentir por omisión, la detección de la mentira a través del comportamiento no verbal se complica. Las diferencias en CNV entre los que dicen la verdad y los que mienten no salieron a la luz cuando estaba presente la posibilidad de mentir por omisión. No es necesario fingir a lo largo de toda la entrevista, mientras se pueda omitir información y no mentir per se. Tener en cuenta las características de la entrevista y del contexto en el cual se examina la veracidad de unas declaraciones puede ser clave en la detección de la mentira.

Si quieres conocer las múltiples utilidades del análisis de la comunicación no verbal, visita nuestra Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira.