Club del Lenguaje no Verbal

Por cortesía de la Fundación Universitaria Behavior & Law

Mes: septiembre 2010 (página 1 de 3)

Lenguaje no verbal y liderazgo 1/8

Independientemente de las aptitudes y actitudes que pueda tener un gran líder, es evidente que el liderazgo es algo que está en la mente de los demás. Todos los grandes líderes lo son o han sido porque el resto de la humanidad les hemos otorgado ese galardón. Hay una serie de elementos que nos hacen decir “esta persona es un líder” y la gran mayoría de estos son elementos que se perciben a través de la vista. La clave estará en lo que digan y hagan, pero siempre canalizado a través del “cómo lo digan y cómo lo hagan”, es decir, a través de las señales no verbales.

Cuando una persona es un líder, su comportamiento es diferente al de los demás. Algo se ve o se siente en él que es diferente. Pero este hecho no es único en el hombre, algunas especies de peces cambian de color una vez que se conviertan en los líderes del grupo y en el mono, el macho dominante tiene una mayor formación de nuevas células cerebrales.

En los seres humanos, a menudo se dice, «los líderes viven más tiempo» y también se observan cambios en su lenguaje corporal.

En esta serie de pequeñas perlas sobre el lenguaje no verbal del líder vamos a ofrecerte cuales son los signos no verbales que denotan el liderazgo.

No es de extrañar que algunos de los líderes más carismáticos de nuestro tiempo, como Barak Obama o Steve Jobs, son maestros del lenguaje corporal. Han dominado la capacidad de sincronizar su lenguaje verbal y los mensajes no verbales. Controlan sus gestos corporales, y en consecuencia, su capacidad de influir en su audiencia y transmitir su mensaje con eficacia.

Lenguaje no verbal y liderazgo 2/8 – Preparando una reunión

Uno de los elementos imprescindibles a la hora de preparar un reunión es evidentemente la definición clara del objetivo que pretendemos conseguir. Es algo obvio que en muchos casos deberíamos recordar. ¿Qué quiero conseguir?

Ahora bien, la diferencia entre un líder y alguien que no lo es la utilización de las emociones. Las emociones se transmiten como la pólvora. Cuando alguien tensa una negociación, la respuesta por la otra parte suele ser también tensa. Cuando ofrecemos un trato cordial, solemos encontrarnos con el mismo trato por parte de la otra persona. Por tanto, el ejercicio que todo líder realiza, en  muchos casos sin darse cuenta, es utilizar las emociones para conseguir el objetivo.

A partir de ahora ya sabe que a la pregunta ¿qué quiero conseguir? debe unirle ¿qué emociones me van a ayudar a conseguirlo?

El uso y la expresión de las emociones es algo con lo que el ser humano nace. Viene de serie. Sin embargo muy pocos de nosotros sabemos interpretar esa expresión de manera consciente. Interpretar el lenguaje no verbal consistirá en educar a nuestra mente para decodificar estos mensajes y utilizarlos como herramienta del liderazgo.

Una vez establecido el objetivo y las emociones a utilizar, el siguiente paso es saber cómo expresarlas.

Lenguaje no verbal y liderazgo 3/8 – La postura del líder

¿Te imaginas a un líder andando con desgana? ¿arrastrando los pies? ¿encorvado? ¿con la cabeza baja?

Tu mismo de estás respondiendo. El líder camina como si fuese a dirigirse al podio a recibir su premio. Grandes, rápidos y firmes pasos hacia el éxito. Evite desplazar el cuerpo hacia los lados al andar, dé pasos firmes.

El líder mantiene una postura erguida, ampliando su cuerpo. En cualquier especie animal cuando el macho quiere demostrar su liderazgo separa los brazos del cuerpo, saca pecho, se posiciona erguido, mostrando su cuerpo, diciendo “aquí estoy” “no tengo miedo”. Esta es la misma postura del líder humano.

Mantenga su cuerpo abierto, muestre las palmas de la mano, no cierre los puños. Además de demostrar la tranquilidad inequívoca del líder, transmitirá sinceridad, “no tengo nada que ocultar”.

Los grandes líderes salen de detrás del atril, son cercanos, muestran su cuerpo, transmiten sinceridad y honestidad.

Lenguaje no verbal y liderazgo 4/8 – Contacto visual

Los ojos son la ventana del alma, y no hay mayor poder de liderazgo que mostrar su más profunda y verdadera esencia de sí mismo.

¿El líder es guapo o feo? ¿alto o bajo? ¿rubio o moreno?  ¿hombre o mujer? ¿joven o mayor? La verdad es que todas estas características carecen de importancia. Lo que verdaderamente es coincidente en todos los grandes líderes es su transparencia. Son personas auténticas. Se muestran tal y como son.

Por tanto, dado que los ojos son la ventana del alma, un líder mira siempre a los ojos de sus interlocutores. Mirar a los ojos de tu interlocutor incrementa notablemente la escucha activa por su parte, te prestarán más atención.

En un auditorio el líder se dirige a todas las zonas. Evidentemente no podrá mirar a todos sus interlocutores uno por uno, pero mirando a todas las zonas del auditorio, las personas allí sentadas percibirán que el líder les miran personalmente a cada uno de ellos.

Lenguaje no verbal y liderazgo 5/8 – Señales de acuerdo

El líder es transparente, y así lo hace saber. Cuando esté de acuerdo con una idea transmítalo a través de gestos de acuerdo.

Si está en una conversación con pocas personas asienta con la cabeza. Apóyelo repitiendo parte de la última frase mencionada por su interlocutor.

Utilice las manos. Si está en un auditorio y alguien del público realiza un comentario con el que está de acuerdo dígaselo con un breve aplauso. Muéstrele el signo de “OK”.

Antiguas entradas